El Racing de Santander cumple 102 años
El Racing de Santander cumple 102 años

Hoy, Santander y gran parte de Cantabria han amanecido lloviendo. Otro amargo lunes más que, unido al gris cielo que cubre a la comunidad autónoma que da nombre al mar que baña la costa norte de España, forma una metáfora que concuerda a la perfección con la difícil sitación por la que atraviesa en la actualidad el club de fútbol representativo de Cantabria. No obstante, a pesar de la mala dinámica de resultados -que ha provocado que este mismo fin de semana el equipo regrese a los puestos de descenso- y la crisis económica e institucional, el racinguismo hoy está de celebración.

Todo comenzó en la Plaza Pombo

A lo largo de 1913 y de los años anteriores, un grupo de chavales que solía reunirse en la Plaza Pombo (Santander) para jugar al fútbol tuvo un sueño. Este consistía en constituir, en pleno apogeo del balompié en España, un equipo de fútbol para competir en los recién inaugurados Campos de Sport de El Sardinero. Sí, ese estadio que hasta su demolición en 1988 fue el segundo campo español más antiguo, solo superado por El Molinón (Gijón, 1908). Pues bien, ese 'I Have a Dream' incubado por aquel grupo de chavalucos (y del que cincuenta años después se copiaría Martin Luther King Jr. en su discurso antiracista) se hizo realidad un frío domingo de febrero.

En la Plaza Pombo de Santander jugaban los chavales que gestaron al Racing. Foto: santanderantiguo.usace.es

Una semana antes del partido que dio comienzo a la leyenda verdiblanca, el Strong y el Nueva España (dos de los conjuntos santanderinos más importantes del momento) inauguraron los Campos de Sport. Siete días más tarde, serían el propio Strong y el Santander Racing Club quienes continuaran con el rodaje del nuevo templo santanderino. A las 15:30 horas de la tarde, horario intempestivo que por culpa de las dichosas televisiones y del gigante asiático hoy día sigue existiendo en el fútbol profesional español, arrancaba el primer partido de la historia del Real Racing Club. Al filo de las cinco y media de la tarde de aquel 23 de febrero de 1913, el partido ya había finalizado con un 2-1 favorable al Strong.

Sin embargo, la derrota era lo de menos. Que el Santander Racing Club hubiese perdido un partido amistoso no suponía nada en comparación con el inicio del mito verdiblanco, equipo que en años posteriores conseguiría, entre otras cosas, ser uno de los diez fundadores de la Primera División española y el primer equipo de la misma nacionalidad en disputar competiciones europeas. La primera alineación racinguista fue la siguiente: Roncal, García, Iruretagoyena, Zubieta, Ricondo, Sierra, Venero, Zubizarreta, Sesma, Florez Estrada y Mateo. Mariano Zubizarreta fue quien anotó el primer gol de la historia del centenario equipo santanderino.

Primera alineación del Santander Racing Club. Foto: Real Racing Club

Ángel Sánchez Losada, primer presidente el Racing

Cuatro meses después, el 14 de junio, el Santander Racing Club se constituía legalmente tras una reunión en la cafetería Sonderklass (Paseo Pereda, Santander). En ella, Mateo Zubizarreta, Mateo Pérez, José Roncal, Joaquín Sánchez Losada, Carlos Iruretagoyena, Francisco Cutiérrez Cossío, Alvaro Florez Estrada, Jesús de la Sierra Puig y Ángel Sánchez Losada firmaron el acta fundacional del club, siendo designado este último como el primer presidente de la historia del Racing. Además, se acordó que el domicilio de la sociedad estuviese sito en el número 5 de la calle Isabel la Católica.

Para muchos, los 23 de febrero son recordados como aniversarios del intento de golpe de Estado por parte del teniente coronel Antonio Tejero, durante la sesión de investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo como presidente del Gobierno. No obstante, para un puñado de masoquistas verdiblancos hoy es un día especial por diferente motivo. Es un día mágico porque hace 102 años unos chavales vieron su sueño hecho realidad. Probablemente, en aquel momento no pensaron en la trascendencia de su decisión de fundar un equipo de fútbol para competir en los Campos de Sport. Es posible que no creyesen que el Racing se convertiría en lo que es hoy día: el equipo representativo de Cantabria y uno de los históricos de España.

EL Racing de Santander, equipo representativo de Cantabria. Foto: El Diario Montañés

En la actualidad corren malos tiempos para el Racing de Santander. La ampliación de capital continúa siendo una incertidumbre, y solo el tiempo dilucidará si la interesante propuesta de los exjugadores termina por cuajar. Lo que sí que se puede asegurar es que el racinguismo jamás morirá. El sentimiento verdiblanco permanecerá con el Racing hasta el final de sus días, y no le dejará desaparecer tan fácilmente. Quizá el accionariado popular tenga que esperar, pero de momento el club sigue vivo. De peores se ha salido, por lo que nada hace pensar que esta situación no se superará. Felices 102 años, Santander Racing Club.

VAVEL Logo