Ídolos del pasado: Pablo Lago
Pablo Lago el segundo abajo empezando por la derecha/ Fotografía de archivo: José Hernández

Pablo Lago desarrolló toda su carrera deportiva en territorio nacional, ya que todos y cada uno de los nueve equipos en los que formó parte juegan diferentes categorías de la Liga Española. Durante los 372 partidos que disputó en su trayectoria como profesional, anotó un total de 37 goles viendo nada más que dos cartulinas rojas, quedando claro que el juego violento, no tenía cabida en su forma de ser. Debutó en 1994 y en el año 2009 decidió colgar sus botas de manera definitiva para, actualmente, dedicarse a dirigir como entrenador al Caudal Deportivo.

Inicios

Pablo Ballesteros Lago, más conocido como Pablo Lago, nació en Vegadeo, Asturias, el 31 de agosto de 1974. Desarrolló su carrera en España y en la posición de centrocampista. El jugador asturiano se desarrolló en las categorías inferiores del Real Oviedo, donde llegó a debutar en el filial principal de este histórico del fútbol nacional. Sólo disputo una temporada vistiendo la camisa azul, ya que al no encontrar la fortuna necesaria para formar parte del primer equipo, decidió hacer las maletas hacia la comunidad autónoma vecina, Galicia.

El CD Lugo, que por aquel entonces militaba en Segunda B, se hizo con sus servicios en 1995. Durante las dos temporadas en las que vistió la elástica del conjunto gallego disputó un total de 48 partidos, siendo su segundo curso allí el que más encuentros disputó (38), y anotó un total de 15 goles, todos también en su segunda campaña en el conjunto albivermello. Su buen hacer por tierras gallegas, llamó la atención de uno de los equipos más importantes a nivel nacional, e internacional hoy en día.

Breve periplo por la capital española

El Atlético de Madrid se fijó en él no por casualidad, su garra, pasión y buen hacer en la zona de creación son varios de los motivos por los que el equipo de la Rivera del Manzanares quisiera incorporarlo a su filial con tan sólo 23 años, querían convertirlo en una apuesta de futuro segura para el primer equipo. Sin embargo sólo duró una temporada vistiendo dichos colores, y eso que no fue una mala temporada, ya que en un total de 30 partidos, perforó la malla rival en 3 ocasiones. Si es verdad que dichos tantos se quedaron cortos si se comparan con los 15 de la campaña anterior.

Al finalizar la campaña no subió a formar parte de la primera plantilla del Atlético, pero sí que se fijó en él otro equipo de la comunidad madrileña, un histórico como el Rayo Vallecano lo incorporó para que formase parte de aquel equipo formado por jugadores como Julen Lopetegui, Francisco Javier Carpio Pineda, Iván Amaya Carazo o Jesús Diego Cota.

Lago, al igual que pasó en el segundo equipo del Atlético de Madrid, solo disputó una temporada con los entidad vallecana, consiguiendo en ella el ascenso a la élite con el equipo franjirojo, que en aquella época era entrenado por Juande Ramos. El de Ciudad Real le dio la oportunidad de disputar 34 partidos. Esa campaña el asturiano anotaría tan sólo un gol, y vería por primera vez en lo que llevaba de trayectoria profesional una cartulina roja, de las dos mencionadas anteriormente. A pesar del ascenso, Pablo Lago permanecería una temporada más en la categoría de plata.

La llegada a las Islas Canarias

Al jugador le deparaba otra cita con la historia. Se trataba de un nuevo ascenso, pues volvería a tocar el cielo con las manos, pero esta vez defendiendo una camisa distinta, la de la Unión Deportiva Las Palmas, entidad a la que llegaría en la 1999/00. Dicha campaña es una de las temporadas mejor recordada por el aficionado grancanario, ya que fue el último ascenso a la élite de la entidad, cuyo orgullo estaba dolido, ya que dos cursos antes perdieron la promoción de ascenso frente a su equipo de formación, el Real Oviedo.

Ascenso UD Las Palmas a Primera División Temporada 1999/2000 / La Provincia

Sin embargo esa campaña sería distinta. Lago, Sarasúa, Paqui, Orlando, Eloy, Samways y compañía conseguirían el tan ansiado ascenso por la nave canaria, de la mano del técnico croata Sergio Kresic. El conjunto amarillo logró vencer al Elche CF 4-1, certificando así su regreso a la élite del fútbol español tras doce años de ausencia. En dicho partido, éste repartió dos asistencias, una a Eloy y otra a Sarasúa, y marcó el cuarto gol de Las Palmas ese día, siendo así probablemente el más recordado de los cinco que consiguió en su primer curso de amarillo.

Descenso amarillo

Los dos años siguientes, la nave insular los pasaría en los más alto del fútbol y junto con el equipo, el de Vegadeo también. Sin embargo, decidió poner punto y final a su etapa como jugador amarillo al final de la campaña 2001/2002 en la que no se consiguió mantener la categoría, para hacer las maletas hacia Cantabria.

Vuelta al norte

Tras finalizar su estancia en las Islas Canarias, fue fichado por el Real Racing de Santander, lo que suponía su vuelta al norte de la Península. Una vez allí disputo con el conjunto cántabro la temporada 2002/03 y la 2003/04. Allí se puso a las órdenes de Nando Yosu y posteriormente de Lucas Alcaraz. En la entidad del Sardinero tuvo pocas oportunidades, ya que tan sólo tuvo protagonismo en tan sólo18 partidos.

Tras esta experiencia poco fructífera en su carrera, volvió a Asturias, pero esta vez su destino sería el Real Sporting dónde si tendría una mayor importancia dentro del equipo, entrando en juego en 57 ocasiones con 2 dianas en total. Apuntar que ambas temporadas con el conjunto rojiblanco de la comunidad de Asturias fueron en segunda división.

Corto período de tiempo en Soria

El pasar una solitaria temporada en un equipo no es algo nuevo en él, esta situación se repetiría cuando fichó por el Numancia, ya que en Los Pajaritos solo disfrutó de un breve periplo de tiempo, 1 año exactamente, curso que disputó nuevamente en la segunda categoría en discordia.

Buen protagonismo el que tuvo en Soria participando en la mayor parte de la temporada, convirtiéndose en una pieza indispensable para aquel equipo, pero sin embargo se marcharía en verano para disputar sus dos últimas temporadas como profesional del balompié.

Retirada

La última etapa de Pablo Lago como jugador fue en su tierra natal, en Asturias, defendiendo la camiseta del Marino de Luanco, con el que descendió de categoría el año que se retiró. Con el conjunto asturiano marcó los últimos tres goles de su etapa profesional.

Tras la retirada se ha dedicado a entrenar a varios equipos, entre ellos el Luarca CF (2011-2013), UP Langreo (2013-2014) y al Caudal Deportivo.

VAVEL Logo