La muralla de Luis Enrique
Foto: Ángel Gutiérrez - Atlético de Madrid.

Con 20 goles recibidos en 36 partidos, el FC Barcelona es el segundo equipo de las cinco grandes competiciones de Europa (España, Italia, Alemania, Inglaterra y Francia) que menos encaja, solo superado por los 16 que ha recibido el Bayern de Munich en 32 encuentros de la Bundesliga. Los azulgranas están firmando unos números similares a los conseguidos en la temporada 2010/11, cuando se alzó con el título liguero sumando 96 puntos, solo dos derrotas y recibiendo únicamente 21 goles en 38 jornadas con un Víctor Valdés que acabó la competición como ‘Zamora’ del fútbol español.

Luis Enrique ha dotado de seguridad a la defensa de un FC Barcelona que ha vivido muchos cambios – y muy profundos - en los últimos años. Un Gerard Piqué que ha ido de menos a más a lo largo del año se ha convertido en el líder indiscutible de la zaga tras las ausencias de Víctor Valdés y de Carles Puyol, con el argentino Javier Mascherano como principal escudero para firmar unos números excepcionales en el aspecto defensivo. Ha ganado solvencia y consistencia defensiva en un equipo que ha obtenido equilibrio a pesar de contar con tres espadas como Neymar, Luis Suárez y Leo Messi, factor que lo ha llevado a poder cantar el alirón en el Vicente Calderón si logra ganar al Atlético de Madrid.

Piqué [Barça] sale al paso para cortar el avance de Cheryshev [Villarreal].

El engranaje confeccionado por Luis Enrique, que se ha erigido desde el pinchazo en Anoeta como un gran estratega en muchos aspectos tanto tácticos como técnicos, ha llegado a tal punto de perfección que el conjunto blaugrana solo ha concedido siete disparos a portería en los últimos cuatro encuentros de Liga disputados. La Real Sociedad (1), el Córdoba (1), Getafe (3) y el Espanyol (2) apenas llegaron al marco defendido por Claudio Bravo, que no ha contado con especial trabajo desde que se empleara a fondo contra el Valencia en el Camp Nou, atajando una pena máxima.

El Barça ha llegado a tal punto de perfección que solo ha concedido siete disparos entre palos en los últimos cuatro partidos de Liga

Los argumentos de este Barça nacen en un Piqué que ha recuperado su mejor versión, derrochando seguridad, y con un Javier Mascherano que aporta experiencia y va a los balones divididos como si fuera el último. Al trabajo de los zagueros se le ha sumado un perfecto equilibrio defensa-ataque por parte de Jordi Alba y Daniel Alves, que aportan más y mejor con respecto al arranque de la temporada. Todo ello aderezado por un Busquets que ha minimizado sus errores y vuelve por los fueros que lo convirtieron en uno de los mejores centrocampistas defensivos de toda Europa.

El principal beneficiado de esta mejora es el chileno Claudio Bravo. El arquero, que se encarga de jugar la competición doméstica mientras que el alemán Ter Stegen lo hace en Copa y Champions League, acumula cinco partidos consecutivos sin encajar un gol en un periodo en el que el Barça promedia cuatro goles a favor por partido. Tiene un 0,53 de coeficiente entre goles encajados por partidos jugados y está firmando unos números históricos en Liga, moviéndose entre los cinco mejores en toda la historia de la competición. Ha dejado su portería a cero en 22 ocasiones tras 36 partidos disputados y el premio 'Zamora' de esta temporada lleva escrito su nombre.

Bravo sumó 754 minutos consecutivos sin recibir un gol con el Barça

Torres amenaza el sistema

Regresó a la Ribera del Manzanares amparado en el incondicional cariño que le profesa la parroquia rojiblanca pero con la incertidumbre de si estaba capacitado para semejante exigencia tras dos temporadas muy discretas en cuanto a rendimiento y números firmados con el Chelsea y con el AC Milan. Fernando Torres ha despedazado cualquier atisbo de duda sobre si su llegada era recomendable o no dando al Atlético de Madrid cuatro puntos, la ventaja que mantiene con respecto al Valencia por la tercera plaza que otorga acceso directo a jugar la fase de grupos de la Champions League, con una cabalgada de antaño para marcar en El Madrigal al Villarreal y con un portentoso salto para rematar de cabeza un balón que amarró un punto en el Ciutat de Valencia contra el Levante.

Solo ante el Villarreal (9), Torres ha marcado más goles que ante el Barcelona (7) en su carrera en la Liga.

‘El Niño’ se ha convertido en un recurso para Simeone, que destaca que hace más daño entrando de refresco. Su rendimiento es tan evidente que el técnico argentino ha trabajado a lo largo de la semana con el ‘19’ como acompañante de Antoine Griezmann, dejando a Mario Mandzukic en el banquillo para enfrentarse al FC Barcelona. Los números recientes están con el de Fuenlabrada y los históricos, también. Solo ante el Villarreal (9), Torres ha marcado más goles que ante el Barcelona (7) en su carrera en la Liga.

Llega el Atlético de Madrid a la penúltima jornada obligado a puntuar contra el líder de la Liga si no quiere que la tercera plaza se escape. El contexto exige sumar, al menos un punto, para mantener la ventaja con respecto al Valencia. Y no llega, precisamente, en la mejor situación. Ha alcanzado el tramo final de la competición en reserva y con las fuerzas justas, pidiendo 'a gritos' que se acabe cuanto antes la temporada. "Recuerdo que la temporada pasada nos costó pero también al Madrid y al Barcelona. Siempre cuesta pese a que parezca que esté tan cerca la meta”, sintetiza Simeone, que admite la fatiga y el cansancio acumulado.

VAVEL Logo