De Sisi a Timor, pasando por Zorrilla
(Foto: Real Valladolid).

Detrás de cada partido, hay una bonita historia que contar. En el Real Valladolid - Osasuna de este sábado, no es menos. Sisino González Martínez, conocido como Sisi por todo aficionado albivioleta, es el protagonista de esta semana. Querido por toda la hinchada del conjunto pucelano, a pesar de que desde hace tres temporadas ya no viste la zamarra blanquivioleta. ¿Cómo se consigue eso? Pocos futbolistas tienen el honor de ser queridos por un estadio aun cuando ya no juegan en él. Sisi es una de esas excepciones, uno de esos futbolistas que dejan huella.

No pararemos a desarrollar su trayectoria a orillas del Pisuerga, aunque sí conviene recordar que con el Real Valladolid consiguió dos ascensos a Primera, algo que siempre se lleva dentro. Precisamente, aquel mítico ya playoff de hará ya tres temporadas ante el Alrocón fue su último momento. Dejó el pabellón alto, se marchó con la labor cumplida. Pero no ha cerrado la puerta, pues su predilección por el Pucela sigue siendo una realidad, y quién sabe si algún día volverá a defender el blanco y el violeta.

"Mi época en el Real Valladolid fue cuando mejor jugué y cuando más he disfrutado"

De momento, pisará de nuevo el José Zorrilla con la camiseta rojilla de Osasuna, la segunda vez que se da esta situación, ya que en el curso 2008/09, año que jugó cedido por el Valencia en el Recreativo de Huelva, ya se enfrentó a su exequipo, después de su primer ascenso y etapa en la ciudad de Delibes. Este año también se las ha visto con el Real Valladolid, en el choque de ida, un encuentro en el que demostró que las primaveras no le pesan a sus espaldas. Completó un partido antológico, como lateral en ambas bandas para terminar como extremo. Polivalencia al servicio del equipo, una de sus virtudes y razones por las que ha marcado un antes y un después en la afición que este sábado será local.

Siempre al pie del cañón, todos los técnicos que pasaron por el club que preside Carlos Suárez confiaron en él, algo que explica la importancia que tuvo. Puede no ser el futbolista más habilidoso con el cuero, pero lo compensó, y compensa, con un trabajo excelso y un despliegue físico que bien querrían algunos jugadores más técnicos. Casi 175 partidos portando la elástica de las rayas blancas y violetas, cada uno de ellos con un coraje único, un carisma propio. En su última temporada, sabía que cambiaría de aires dirección Pamplona, y eso no le impidió gastar hasta el último gramo de fuerza para dejar al equipo en Primera.

En el conjunto de Pamplona, cuando las lesiones se lo han permitido, también ha sido un fijo. Ya sea, como en este mencionado partido de hace unos meses, como pieza para cerrar una maltrecha defensa, o en su demarcación más habitual, tirado a cualquiera de las dos bandas de la parcela ofensiva. Sus cabalgadas, su esfuerzo hasta el último minuto será siempre recordado en Zorrilla y a buen seguro que, en este compromiso, se llevará alguna que otra ovación. Tal es la relación entre Sisi y el Real Valladolid que, hace dos temporadas, cuando tuvo que pasar por quirófano por una complicada lesión en la rodilla, la plantilla albivioleta saltó al José Zorrilla con una camiseta que rezaba lo siguiente: "Ánimo Sisi, estamos contigo". Un detalle que, cuando el lesionado es un hombre del promio equipo, es muy habitual; pero que pocas veces se ve con un futbolista que pertenece a otro club. Toda una lección de lo que significó el paso del pequeño extremo por la rivera del Pisuerga.

Foto: Real Valladolid.

Timor, viaje inverso

Si Sisi es el representante con pasado blanquivioleta en Osasuna, David Timor es el exrrojillo que se encuentra en el Real Valladolid. Llegó al club pamplonica procedente del Valencia Mestalla, pasando por Tajonar y Osasuna Promesas. Sin embargo, no tuvo esa pizca de suerte en El Sadar para triunfar cuando dio el salto al primer equipo, a pesar de sus extraordinarias conciones físicas y su magnífico golpeo con la zurda. Quizá, lo que le faltó fue también mejor actitud, pues la afición le recriminó en ocasiones que no mostrara su mejor cara. Al final, la cesión en Girona fue la mejor solución para el valenciano.

Ahora, en el Real Valladolid, ha encontrado estabilidad y confianza por parte de su entrenador. Aunque se perderá este partido, al salir de una lesión de dos semanas que le ha mantenido apartado del equipo, y que le hace no estar en plenas condiciones. Su papel, en el Pucela esta temporada, ha mejorado de forma considerable lo poco hecho en Osasuna. Ya sucedió en el choque de ida, Timor no pudo vestirse de corto en El Sadar. El destino le hará perderse el compromiso ante su exequipo, pero no por ello es olvidado en este pequeño viaje de ida y vuelta desde Valladolid a Pamplona. Sisi y Timor han sido los viajeros, ¿volverán a cruzarse? De momento, cada cual permanece en su actual equipo, con una gran importancia y con la ilusión de cumplir sus objetivos. A puerta de Sisi, al menos, aún está abierta.

VAVEL Logo