¡Fin de fiesta en La Nueva Condomina!
(Foto: Real Valladolid)

En la Nueva Condomina se va a bajar el telón a esta campaña tan magnifica de los chicos de Rubén De la Barrera. Escenario de gala para poner ese broche final a un año espectacular en todos los sentidos para un equipo recién ascendido cuyo único objetivo era conseguir la permanencia. Por su parte, el Real Murcia tiene intactas sus opciones de poder subir a Segunda División en un play-off que de seguro será muy duro. Los pimentoneros lucharán por estar en la categoría que les arrebataron a comienzos de este curso en los despachos.

Nunca en zona caliente

Una temporada puede hacerse muy larga y más si los problemas ahogan a un plantel. El ascenso de Tercera División a Segunda División B para el Real Valladolid Promesas fue un regalo muy merecido. De nuevo en la categoría de bronce del fútbol español, el único objetivo era permanecer en el grupo selecto de estos 20 equipos las máximas temporadas posibles. En un grupo con rivales como el Real Oviedo, la Cultural y Deportiva Leonesa, el CD Guijuelo, Zamora CF, Real Murcia, UD Logroñés...provocaba que el nivel fuera muy alto y que los partidos de casa se antojaran vitales para cumplir el sueño. Cada punto valdría su peso en oro y cuanto antes se fueran consiguiendo mejor que mejor. Verse abajo desde el pitido inicial de esta campaña 2014/2015 no era buena receta pero era una gran posibilidad al ser una escuadra nueva en estas lides.

Nada más lejos de la realidad, el conjunto de Rubén De la Barrera sacaba casta y puntos desde la jornada 2. Un clásico como el Zamora CF arribaba a Los Anexos y salía goleado por 4 goles a 0. Aquí empezaba la excelente temporada de los blanquivioletas que no pasarían peligro en ninguna fase de la competición. En la jornada 10, se encontraban sextos con 16 puntos a tan sólo 5 puntos del play-off de ascenso, en la última fecha de la primera vuelta acababan octavos con 29 unidades también a 6 puntos de la posibilidad de ascender, en la jornada 27 seguían octavos a 5 del playoff pero lo más importante, a casi 4 partidos de distancia del puesto de promoción de descenso para acabar salvados a falta de varias jornadas. En esta última fecha el saco de puntos ha crecido hasta los 52, asegurando como mínimo la décima posición final. Primoroso curso, ¿algo más se puede pedir?

A recuperar lo arrebatado

El Real Murcia se veía envuelto en uno de los muchos líos federativos de cada año. Con plaza en Segunda División, Villar, Tebas y los secuaces de ambos terminaban por hacer un cambio de cromos en el cual los pimentoneros eran los perjudicados. Los despachos arrebataban la plaza conseguida deportivamente. Y con gran éxito al meterse en el playoff de ascenso a la liga de las estrellas de la mano de Velázquez. Los afortunados fueron el CD Mirandés, cuyo descenso deportivo no se ejecutaba finalmente. Pero la nefasta coordinación de los que mandan no acababa ahí. Con el descenso consumado del Real Murcia, la guinda a este podrido pastel se colocaba al colocar a los marcianos en el Grupo I de la Segunda División B. Es decir, desde Murcia había que ir a jugar cada dos semanas a Castilla y León, Asturias, Galicia...todo muy cercano y muy cómodo.

Fiesta doble en La Nueva Condomina

Lejos de venirse abajo, un equipo con aroma a primera ha demostrado que se crece con las adversidades. Con un estadio de equipo grande, ha sacado 21 triunfos en 37 partidos y sumar un total de 69 puntos para colocarse segundo con los mismos puntos que el Racing de Ferrol y 3 más que el Logroñés. Con una victoria en este último encuentro, el subcampeonato y una buena posición en el playoff será una realidad. Los locales ya saben lo que es ganar a los albivioletas. Sufrieron, pero fueron capaces de conseguir los tres puntos en Los Anexos gracias a un único tanto a última hora. Partido muy disputado entre dos escuadras con objetivos muy diferentes pero que finalmente caía del lado visitante por 0-1.

Último partido del curso para unos pero no para otros afortunadamente. Broche de oro para un Real Valladolid Promesas que ha cuajado un año sencillamente brillante. La calificación del Real Murcia tendrá que esperar unas semanas más, pero de momento el notable no se lo quita nadie.

VAVEL Logo