12 años en el infierno para llegar a la gloria
12 años en el infierno hasta llegar a la gloria (FOTO: Sergio González)

Pasaban minutos de la medianoche de un 1 de agosto de un ya lejano 2003 y las peores noticias para el Real Oviedo y el Oviedismo se hacian realidad, tras un descenso deportivo a Segunda División B se sumaba otro administrativo a Tercera División, comenzaban los años en el infierno para el Real Oviedo.

Manuel Lafuente, presidente del Real Oviedo junto con el resto de miembros del Consejo de Administración del club, habló claro a la afición, tocaba luchar contra viento y marea para la supervivencia del conjunto azul, no cabía lugar a la derrota.

Temporada 2003-2004: Guerra futbolística en la ciudad.

La plantilla completamente desmembrada por la salida de jugadores tras el descenso administrativo poco a poco fue sumando integrantes, el trabajo de Antonio Rivas como entrenador y Pedro Luis González de segundo técnico, configuraron una plantilla en apenas 3 semanas. De entre todos los jugadores Diego Cervero se hizo el abanderado de aquella plantilla con su orgullo, valor y garra, su sentimiento oviedista que contagió a la plantilla y a la grada.

Los aficionados tomaron el relevo en las funciones que antes realizaban empleados del club daba igual lo que hubiera que hacer, desde limpiar las Instalaciones de entrenamiento hasta organizar rastrillos para venta de material, lo que hiciera falta, el Real Oviedo tenía que seguir vivo.

Con todo en contra el Ayuntamiento auspiciaba un equipo para sustituir al Real Oviedo lo que convertía todo aun más difícil.

Armando en un partido con el Real Oviedo

Si todas estas dificultades no eran suficientes en un desgraciado accidente de tráfico fallecía Armando Barbón uno de los integrantes de la plantilla, canterano oviedista que no había abandonado al Real Oviedo y que junto con otros que ya formaban parte del filial y del juvenil apostaron por seguir en la casa azul. Hoy se le recuerda cada domingo en un busto instalado en el Carlos Tartiere.

Como anécdota de esta temporada cabe señalar que el encuentro entre el Real Oviedo y el Oviedo ACF propició una entrada de casi 18.000 espectadores, record absoluto de asistencia en un partido de Tercera División.

El Real Oviedo llegó campeón superando incluso al Oviedo ACF, el equipo que gozaba de todos los apoyos municipales, pese a iniciar la temporada con una sanción de 6 puntos impuesta por la UEFA. En el 'playoff' se eliminaba en primera ronda al Real Ávila pero el Real Oviedo cayó eliminado en el playoff ante el Arteixo tras perder 1-0 la ida y 3-2 en el Tartiere, el valor doble de los goles fuera de casa dejaba a los azules en Tercera.

Temporada 2004-2005: Por fin en Segunda B.

Tocaba reponerse del palo y nuevamente se confiaba en Antonio Rivas y su equipo técnico como los que debían configurar la plantilla para lograr el necesitado ascenso.

Se mantiene un bloque de canteranos y se consigue atraer a jugadores de dilatada trayectoria en la categoría e incluso de categorías superiores que logran hacerse nuevamente con el título de liga y clasificarse para una nueva fase de ascenso a Segunda División B.

Esta vez el camino fue algo más sencillo que el año anterior, en la primera ronda el Real Oviedo se deshizo del Coruxo tras empatar en la ida a 0 goles mientras que en el Tartiere se imponía por 1-0.

Lo mejor estaba por llegar, el Ávila se cruzaba nuevamente en el camino y un espectacular 1-5 ponía al Real Oviedo con la eliminatoria en franquicia para lograr el ascenso que se refrendaba con un 2-0 en la vuelta. El Real Oviedo estaba en Segunda B.

Temporada 2005-2006: Comienza el vaiven directivo.

El Oviedismo creia ver la luz al final del tunel, pero nada más lejos de la realidad, tras una temporada más que aceptable se produjo un traumático cambio en el Consejo de Administración con la llegada de Juan Mesa como presidente y Jose Ángel García como máximo accionista

La temporada se iniciaba con Rivas como entrenador pero los malos resultados, especialmente en casa, y unido al mal resultado de las incorporaciones propiciaron que se decidiera cambiar de técnico dando entrada a Toño Velazquez que mejoró en lo deportivo pero que no fue suficiente para meter al Real Oviedo en el 'playoff' a Segunda División.

Temporada 2006-2007: Descenso a Tercera, la peor de la historia.

Solo había que mantener el bloque y tener acierto en los fichajes pero la directiva optó por dar 18 bajas y hacer 15 fichajes con jugadores que en general eran completos desconocidos en el mundo del fútbol.

Todo se ponía en contra cuando además los resultados comenzaron a no acompañar como muchos habían pronosticado. Primero Ramiro Solís y luego Ismael Díaz Galán, que relevaron a Toño Velazquez, intentaron enderezar el rumbo de un equipo abocado al descenso.

Además tras las navidades hubo cambio en la directiva, una ampliación de capital propició la entrada de Alberto González a través de la empresa Control Sport XXII quien puso a Toni Fidalgo de presidente aunque se mantuvo apenas semanas en el cargo.

Finalmente el conjunto oviedista descendía deportivamente a Tercera, un palo tremendo para la afición, los peores presagios volvían a resurgir.

Temporada 2007-2008: Prepotencia en el banquillo y un año más en Tercera.

El Real Oviedo contrató a "Lobo" Carrasco como entrenador quien ejerció el cargo con una soberbia y prepotencia indignas del conjunto azul que se vieron reflejadas especialmente tras una durísima derrota por 4-1 ante el Caravaca en la ida de la primera ronda del playoff de ascenso.

Esta temporada el Real Oviedo logró su mayor goleada en Tercera con un 10-0 al Hispano

Con una plantilla prácticamente nueva y pese a un desconocimiento absoluto de la categoría por parte del entrenador, el Real Oviedo logró quedar primero gracias a los resultados en su feudo ya que fuera de casa tuvo enormes dificultades para sacar algunos de los encuentros.

Sin duda el peor encuentro de la temporada fue el mencionado ante el Caravaca que conllevó el cese del entrenador tras enfrentarse a sus jugadores y a la afición.

Temporada 2008-2009: De nuevo a Segunda B.

Con Raúl González en el banquillo y con la cordura necesaria se configuró un equipo para ascender a Segunda B algo que se logró tras una agónica tanda de penalties contra el Mallorca 'B' en Son Moix. Un penalty detenido por Aulestia ponia de nuevo al conjunto oviedista en la categoría de bronce.

El entrenador asturiano gozó de plenos poderes y mantuvo lo necesario de la temporada anterior y atrajo nuevamente a muchos jugadores asturianos y con pasado oviedista para formar un bloque sólido que unicamente perdió un partido y que consiguió el ascenso en una agónica tanda de penalties, el objetivo estaba conseguido.

Temporada 2009-2010: Primer asalto a Segunda División.

El regreso a Segunda B permitió mantener el bloque y mejorarlo en lo necesario pero el equipo no acababa de cumplir las expectativas y a mitad de temporada llegaba 'Pichi' Lucas para hacerse cargo del mismo. Se finalizaba en segunda posición de la liga tras un Alcorcón intratable pero en el playoff de ascenso, la primera oportunidad de retornar al fútbol profesional el Real Oviedo caía eliminado ante el Pontevedra tras perder tanto en la ida como en la vuelta.

Una plantilla sin un referente claro tras la salida de Diego Cervero y con poco carácter no supo afrontar la eliminatoria ante el Pontevedra.

Este encuentro marcaba el inicio de tres años de gestión absurda y disparatada en la que nadie parecía estar al frente del club con cambios constantes en la directiva y con problemas continuos de falta de solvencia económica.

Temporada 2010-2011: Llega el "efecto Pacheta"

Con una plantilla que mantenía el bloque se mostraba bastante irregular en sus resultados, lo que motivaría la decisión de prescindir de 'Pichi' Lucas en el banquillo siendo sustituido por Jose Rojo 'Pacheta' tras un periodo de interinidad donde Jose Manuel -director deportivo del Real Oviedo- ocupó el banquillo.

Un comienzo irregular en el que los resultados no acompañaron en absoluto y con en el equipo en la zona baja de la tabla se inició el carrusel de entrenadores.

10 victorias, un empate y una sola derrota en las últimas jornadas no bastaron para entrar en el 'playoff'

La mejoría llegó con Pacheta quien revolucionó el estilo de juego encadenando siete partidos sin perder hasta que una estrepitosa derrota por 4-1 ante la Cultural Leonesa limitó enormemente las opciones de 'playoff' que nunca se concretaron pese a las victorias en las cinco últimas jornadas, como premio el Oviedo logró clasificarse para la Copa del Rey.

Temporada 2011-2012: Esperpento directivo y fracaso deportivo.

Con plenos poderes Pacheta configura una plantilla, en sus palabras, mejor adaptada a su estilo de juego que pese a un irregular comienzo poco a poco se situa en la zona alta de la tabla con victorias espectaculares como un contundente 1-3 ante el Real Madrid Castilla con Carvajal, Jesé y Morata como jugadores más destacados.

El conjunto oviedista acusó en exceso los problemas extradeportivos de la entidad especialmente la falta de estabilidad en la directiva, los impagos de nóminas y no supieron aislarse de un ambiente complicado, especialmente Pacheta que no supo gestionar la situación echando en cara a los aficionados que no apoyasen, a su juicio, a los jugadores.

De hecho el equipo finaliza la temporada con el máximo accionista, Alberto González, en busca y captura por la Policia e inmerso en causa de disolución lo que ponía claramente en riesgo la viabilidad del Real Oviedo.

Temporada 2012-2013: Playoff y una afición salvadora.

Con el oviedismo volcado nuevamente en la supervivencia del Real Oviedo y ya con todos en el mismo barco - Ayuntamiento incluido- en una Junta de accionistas que tuvo que celebrarse en segunda convocatoria se conformó un nuevo Consejo de Administración que pasará a la historia, al igual que el de 2003 con Manuel Lafuente a la cabeza. En esta ocasión Toni Fidalgo si llegó para quedarse y capitanear la nave azul junto a Sabino López, Pedro Zuazua y Juan Ramón González 'Torla' con el malogrado Antonio Mijares como Secretario.

Una vez sentadas las bases en la directiva se trató de configurar una plantilla con un referente claro que no podía ser otro que Diego Cervero que regresaba a su casa. Para el banquillo se contrata a otro viejo conocido Félix Sarriugarte que nunca logró encajar al completo con una remozada plantilla y que sería sustituido por Carlos Granero a falta de 10 jornadas para finalizar la temporada.

Deportivamente el Real Oviedo no planteaba un juego vistoso pero si que mostraba cierta solvencia manteniendose toda la temporada en la zona alta de la clasificación destacando victorias como un 3-0 frente al Leganes en el Tartiere pero derrotas dolorosas para el aficionado como un 4-1 ante el filial del Sporting de Gijón.

Con Granero en el banquillo se logró entrar en el 'playoff' y superar la primera de las tres rondas al imponerse en el global de resultados al Albacete (1-0 en Oviedo y 2-1 en tierras manchegas). En cambio ante el Eibar resultaría imposible continuar la pelea por volver al fútbol profesional ya que el Real Oviedo cayó derrotado en los dos encuentro.

En cambio, si por algo será recordada esta temporada es, sin duda, por la ampliación de capital a vida o muerte que afrontó el Real Oviedo con la necesidad de ingresar al menos 1,9 millones de euros para garantizar la supervivencia del club.

La movilización de la afición permitió lograrlo y atraer a varios grupos inversores pero solo uno se acabaría incorporando al accionariado: el Grupo Carso liderado por el magnate y segundo hombre más rico del mundo Carlos Slim aportó dos millones de euros que se sumaron a los otros dos que la afición había aportado en tan solo 15 días en una revolución global que traspasó fronteras logrando accionistas hasta en 83 paises gracias al hashtag #SOSRealOviedo.

Temporada 2013-2014: Fracaso deportivo.

Con todo a favor, con los problemas financieros y de gestión olvidados el Real Oviedo tenia todo lo necesario para centrarse de una vez por todas en el cesped, sin embargo nada salió como se esperaba.

El Grupo Carso como accionista de referencia optó por mantenerse al margen en la gestión diaria del club aunque mantenía un control sobre todas las decisiones se daba via libre a la directiva, al menos eso sucedió en los primeros meses de la temporada.

Carlos Granero configuró una plantilla a su gusto buscando dotar al Real Oviedo de una identidad propia en el terreno de juego que nunca logró volviendose un equipo inferior al de la temporada precedente.

Pese a un inicio de temporada prometedor poco a poco el juego del equipo oviedista dejaba de carburar y carecía de ambición, además en los despachos se iban produciendo salidas por discrepancias varias lo que en enero de 2014 propiciaria la entrada en la gestión del club de forma directa del Grupo Carso con la llegada a Oviedo de Joaquín del Olmo como asesor y la entrada de un nuevo consejo de administración liderado por Jorge Menéndez Vallina junto a Manuel Paredes y Fernando Corral.

La primera decisión del mexicano sería el cese del entrenador que sería sustituido por un jovencisimo Robert Robles que no logró reconducir el rumbo hacia el 'playoff'.

Temporada 2014-2015: Y por fin el retorno a la LFP.

Con la estabilidad extradeportiva garantizada el Real Oviedo depositó en Carmelo del Pozo y Joaquín del Olmo la gestión deportiva.

El primer paso fue un gran golpe de efecto con el fichaje de Esteban quien regresaba al Real Oviedo tras 13 temporadas y volvía para liderar junto a Cervero un proyecto de garantías para el regreso a la LFP.

Poco a poco fueron llegando los "galácticos" Generelo, Font, Linares y otros jugadores no tan conocidos pero no por ello menos importantes como Omgba, Dani Bautista o Borja Valle. Junto a ellos algún exoviedista más como Nacho López y jugadores de temporadas anteriores como Jon Erice o el autor del gol del ascenso David Fernández.

Lo único que se retrasó fue la llegada del entrenador ya que elegido inicialmente el "Profe" Cruz no pudo tomar las riendas del Real Oviedo al no tener la documentación requerida para entrenar en Segunda B por lo que se optó finalmente por un viejo conocido de Arturo Elías y Joaquín del Olmo anunciandose la llegada de Sergio Egea.

Conformada la plantilla con el objetivo de lograr el primer puesto y el ascenso la temporada se inició con un brillante encuentro ante el filial del Sporting al que se impuso por 3-1. Únicamente dos derrotas abultadas ante el Valladolid 'B' por 4-3 y el Racing de Ferrol por 4-1 sembraron dudas que pronto se disiparon con goles y buen juego como el mostrado ante el principal rival del grupo, el Real Murcia, al que se goleó por 4-1.

La plantilla además cuajó un buen papel en la Copa del Rey logrando enfrentarse a un equipo de Primera como la Real Sociedad cayendo eliminados tras empatar a 0 en Oviedo y perder en Anoeta por 2-0.

El Real Oviedo finalizaba la liga como el equipo con más puntos de todos los grupos y el que más goles anotó en toda la temporada siendo Miguel Linares el 'pichichi' de bronce.

Las jornadas fueron cayendo y en especial las últimas se hicieron eternas ya que el ansiado 'playoff' parecía no llegar pero por fin llegó el 18 de mayo y como en todos los años precedentes el camino no iba a ser fácil, el Cádiz era el rival a batir.

Lo que sucedería en la eliminatoria de campeones esta por escribir y finalmente resultó una ronda completamente igualada finalizando la ida en empate a uno y la vuelta con 0-1 a favor del Real Oviedo que daba el ascenso a Segunda División y le ponía un broche de oro a tantos años de sufrimiento.


VAVEL Logo