Japón y EEUU, sensaciones muy diferentes
La diferencia numérica sentenció a Colombia | Fuente: FIFA

Tanto Japón como Estados Unidos llegaban a la gran cita mundialista con un objetivo en mente: hacerse con el título de campeón. De las grandes selecciones que pueden obtener el entorchado, el combinado nipón ocupaba, si no la última plaza de la lista, una de las últimas pero está demostrando que las apuestas deberían haber dado mucho más. No era así el caso de Estados Unidos que, a pesar de la imagen pobre que viene arrastrando desde hace un año, tiene calidad suficiente para hacer mucho con muy poco.

Van de tapado, esa es su mejor baza. Japón 2-1 Holanda

No tenían nada que demostrar, el nivel de juego de Las Nadeshiko durante todos los partidos había sido bajo pero suficiente, no decepcionante. Japón jugaba así porque quería, porque no necesitaba más, porque sus rivales no eran capaces de hacer daño ni con siete suplentes en el once titular. Se presumía que podía ser el partido más igualado entre una gran selección y una debutante, pero era humo. El juego alegre de las Holandesas no ha aparecido durante todo el Mundial y se terciaba complicado dar la campanada en Vancouver.

Sakaguchi y Utsugi | Fuente: Rich Lam

28.717 personas contemplaron como las niponas accedían a Cuartos de Final sin despeinarse. La disciplina asiática vuelve a relucir, la capacidad de dotar de la templanza necesaria a jugadoras tan jóvenes hace pensar que el control japonés es imparable. A pesar del arreón tulipán inicial, Las Nadeshiko dominaron durante los 90 minutos. El primer tanto llegó a raíz de una jugada de Miyama, el esquema táctico la situaba fuera de su posición habitual y, aunque se notó en el interior, se hizo dueña de la banda. Su centro perfectamente colocado, lo remató Ogimi y lo sentenció Ariyoshi tras el rechace por el larguero.

El dominio nipón no suele reflejarse en un marcador abultado, tiene esa clase de saber tocar y hacer que corras detrás del balón sin la necesidad de marcar un saco de goles. Elegancia, saber cuando parar y un respeto por el rival que, cuando intentaba estirarse en demasía, recibe un rápido rapapolvo en forma de jugada combinativa de 3 toques para plantarse en la frontal del área. Ni Sameshima ni Ohno consiguieron ampliar la ventaja en el marcador. Una ventaja conseguida en cualquier parcela del terrreno de juego.

Martens fallá en el disparo | Fuente: Bob Frid

Holanda salió renovada tras el paso por vestuarios pero su posesión era totalmente estéril a ojos del ataque. Las tulipanes movían el balón ante unas Nadeshiko que sabían que la ventaja era mínima y un gol podría ser demasiado alentador para el rival. Aprovechando una contra en velocidad, con una jugada que dejó con la boca abierta al mundo, Miyama cedió el balón a la frontral del área, Iwabuchi lo dejó pasar entre sus piernas y Sakaguchi fusiló ajustándolo al primer palo. La estirada de Geurts quedó anulada ante tal colocación.