Petros y los 20 brasileños en verdiblanco
Petros firma el contrato junto a Ollero | Foto: Real Betis

El idilio entre el conjunto verdiblanco y los jugadores amarelos continúa latente. El reciente fichaje de Petros incrementa la cifra de brasileños al servicio de la entidad hispalense. El ya ex de Corinthians se une a una larga lista compuesta por nombres como Marcos Assunçao, Edu o Denilson. Este último, amigo personal del nuevo inquilino del vestuario de Pepe Mel.

El vistoso y alegre juego procedente del país sudamericano inunda nuestro fútbol desde tiempos inmemoriales. Todo el mundo recuerda con entusiasmo las figuras de Bebeto, Romario, Rivaldo, Ronaldo, etc. Estrellas que dejaron su huella en la considerada la mejor liga del mundo.

Cercando el panorama al universo bético, veinte firmas preceden al de Juazeiro. Por orden de apariciones con la zamarra verdiblanca estos son los cariocas incluidos en los anaqueles del Benito Villamarín:

Denilson de Oliveira Araújo

La bicicleta fue su sello personal. Denilson aterrizó en Sevilla como el fichaje más caro en su momento, sin embargo, su rendimiento dispar jugó en su contra. 31 millones de euros desembolsó Ruiz de Lopera al Sao Paulo por hacerse con sus servicios.

En su periplo por la capital de Andalucía, el extremo jugó un total de 207 partidos, anotando 15 goles. Su andadura tuvo dos etapas. En la temporada 99/00 el cuadro hispalense cedió al astro brasileño al Flamengo pero retrasos en los pagos obligó a que el futbolista regresara a España, siendo inscrito en el mercado invernal del aquel curso. En sus dos primeras temporadas en el Betis jugó 67 partidos, 58 de ellos como titular y sólo anotó cinco goles. Su segundo ciclo fue incluso más dudoso.

El jugador por el que suspiraban todos los equipos de Europa, como el propio Lopera lo entendía, nunca llegó a cuajar en un estilo de fútbol raudo y cambiante al que se ve en la nación del 'ordem e progresso'.

Marcos Santos Assunçao

"El portero está 'asustao', tira la falta Assunçao". Así recibía el Benito Villamarín al de Caieiras. Su habitual pose a la hora de ejecutar un tiro libre habitó en Heliópolis durante cinco años, donde ganó la Copa del Rey en la temporada 2004/2005. 167 partidos y 26 goles fueron sus números con la elástica palmerina.

Tras su paso por la Liga emigró al fútbol árabe para posteriormente acabar regresando a su entorno. Al- Ahli, Al Shabab, Gremio, Palmeiras, Santos y Figueirense, sus últimas paradas.

Luis Eduardo Schmidt

Edu. Sinónimo de gol en el Betis de principios de siglo. Desde Vigo desembarcó a la orilla del Guadalquivir para deleitar a una afición necesitada de espectaculo. Y lo consiguió. 159 apariciones a lo largo de cinco cursos futbolísticos y 40 goles a sus espaldas. Artífice del Betis campeón de Copa, Edu englobaba las caulidades de ariete rápido, con chispa y determinación delante del marco.

Tras el descenso bético de la 2008/2009, cambió de aires y regresó a Brasil para jugar en Internacional y Vitória. En el año 2012 puso rumbo a la Major League Soccer norteamericana donde se enroló en las filas de Colorado Rapids.

Iriney Santos Da Silva

Iriney es el último de los brasileños que supera la centena de encuentros con el Real Betis Balompié. Sumó 109 envites viendo puerta en tres ocasiones.

Mediocampista aguerrido y férreo en el marcaje, se desnvolvió con soltura en el esquema de la entidad. Tres temporadas permaneció superando en cada una de ellas la treintena de partidos. España siempre fue su destino favorito. Además de jugar en el sur también lo hizo en el Rayo Vallecano, Celta de Vigo, Almería, Granada y más recientemente en el RCD Mallorca, tras un efímero paso por el Watford inglés.

Ricardo Oliveira

El nombre de Oliveira es pensado con agrado en un pasado no muy lejano en la historia del club. El delantero de Sao Paulo inundó de tantos y sonrisas el coliseo de La Palmera durante 2004 y 2006. Llegó al Betis desde la capital del Turia. En el Valencia, campeón de Liga y UEFA anotó ocho goles en 21 partidos. Su papel secundario le obligó a cambiar de aires y aterrizar en la vieja Hispalis.

Sus dos buenos años le valieron el pase a uno de los grandes del balompié europeo como el Milan, donde no gozó de verdaderas oportunidades. De la ciudad lombarda racalaría posteriormente en Zaragoza, escuadra con la que descendería en la 2007/2008.

Volvería al Betis en el mercad invernal de la siguiente campaña, 2008/2009. Cosechó otro descenso, pero incrementó su cifra de encuentros con la camiseta bética hasta situarla en 76 partidos acompañados de 39 goles.

Paulo Afonso Santos Júnior

Central de nobles características que circuló por la Avenida de La Palmera durante dos temporadas y media. Procedente del Saint- Étienne francés, rápidamente entró en la dinámica del conjunto verdiblanco a pesar de no ser un habitual en los onces.

Paulao fue uno de los señalados en el ya famoso descenso de los 25 puntos. Su caótica aportación en Vallecas, donde llegó a pedir la sustitución, vaticinaban la caída de su equipo.

No todo fue malo para el zaguero de Lagoa Santa. 67 partidos y tres goles yacen después de su paso por suelo bético. Actualmente se encuentra disputando choques en la Segunda División mexicana, concretamente en el San Luis.

Rafael Augusto Sobis Do Nacimento

El delantero de Erechim abandonaba su Brasil natal para recalar en el Real Betis tras el aval de la Copa Libertadores conquistada en 2006 con Internacional de Porto Alegre. Sin embargo, no convenció en ninguna de las dos campañas que permaneció en el cuadro andaluz.

56 partidos y 10 goles fueron un producto infructuoso para un futbolista que despertó el interés de los grandes equipos del Viejo Continente. Sin pena ni gloria, abandonó el Betis para jugar en los Emiratos Árabes Unidos. Más tarde, volvería al país más grande de sudamérica. Su último y actual destino es el Tigres mexicano.

Marco Aurelio Brito Dos Prazeres

Más conocido como Mehmet Aurelio, este jugador natural de Río de Janeiro, se nacionalizó turco durante su periplo por territorio otomano, llegando a ser uno de los baluartes de la selección europea.

En el año del penúltimo descenso a Segunda División, el centrocampista no rindió como se esperaba. Cabe recordar que disputó la Eurocopa de 2008, pero no cuajó en el Betis. 29 partidos en Primera y 26 en Segunda (algunos de Copa incluidos) le sirvieron para pasar desapercibido.

En sus dos campeonatos con la elástica bética sumó seis goles. Actualmente sigue en activo a sus 37 años y desempeña su trabajo en el Olaria AC, equipo de las categorías inferiores de Brasil.

Robert de Pinho y Diego Tardelli

Tanto Robert como Diego Tardelli fueron coetáneos en el pasado cercano del club bético. En la temporada 2005/2006 llegaron de la mano en el mercado invernal para ayudar a conseguir la permancia el año que el Betis jugaba la UEFA Champions League. Se consiguió el objetivo menor y los puntos aportaron su granito de arena a la causa.

Tardelli no vio puerta en Liga, sin embargo Robert convertiría nueve dianas, que le valieron para continuar un año más pernoctando en Sevilla. Tras su paso por la capital deambuló por innumerables clubes como el Jeju United de la liga surcoreana de fútbol.

Jorge Wagner y William Lima

El siguiente tándem de futbolistas fueron de los más ignorados y carentes de éxito en el transcurrir de la escuadra heliopolitana. Entre los dos suman 20 partidos, 10 por jugador. El centrocampista llegó procedente de Internacional en la 2006/2007 y se marchó sin relevancia un curso más adelante por 1.225.000 euros a Sao Paulo.

Por su parte, Lima atesoraba madera de gran central pero las lesiones contrarrestaron su rendimiento. En Atlético Mineiro apuntaba maneras, pero el salto a Europa no fue como esperaba, por lo que decidió regresar. Aún continúa en su país de origen. Fortaleza es su actual equipo.

Emílson Pessanha y Wilson Faria Moreira

Nombres aparentemente desconocidos para el público general pero que compartieron vestuario. El primero de ellos, Emílson Pessanha militó en el conjunto de La Palmera en la temporada 58/59 al igual que Wilson. Ya ha llovido. De hecho, falleció a los 82 años en abril del año pasado. El delantero de Campos dos Goytacazes nunca contó para Alfonso Barrios, entrenador aquella campaña.

Wilson Faria, en cambio, sí que tuvo la oportunidad de enfundarse la casaca bicolor. Lo hizo en 26 ocasiones, donde ocupó un puesto en la medular. Como interior izquierdo materializó siete tantos.

Liert Rosa y Rafael Jacques

Liert Rosa tan solo llegó a jugar cinco partidos en el Betis pero dejó raíces en la ciudad. Su posición natural era la de extremo derecho, la cual desempeñó a cuentagotas entre los años 1962 y 1964. Durante esa etapa fue padre de un niño sevillano que también se dedicó al fútbol. Liert padre continúa su trayectoria por la península ibérica al jugar en el Logroñés o en el Racing de Santander.

Más actual es el caso de Rafael Jacques, aunque con idéntico resultado. Escasa notoriedad con el escudo del Betis en el pecho. El ariete de 191 centímetros de altura tan solo saltó al terreno de juego en cuatro ocasiones, cosechando un gol en la temporada 1998/1999. En la 99/00 se marchó al Rayo Vallecano en Segunda División donde conseguiría el ascenso. Solo jugó cinco partidos en Vallecas.

Roversio y Andrei Frascarelli

Roversio recaló en Heliópolis en la 2010/2011, curso donde sería pieza clave para conseguir el ascenso de nuevo a la élite. Cedido por el CA Osasuna continuó su camino futbolístico por Turquía y Estados Unidos. Actualmente es compañero de equipo de Raúl González Blanco en el New York Cosmos.

Andrei Frascarelli aterrizó en la liga española dirección Atlético de Madrid. Avalado como el nuevo Roberto Carlos, su estado de forma estaba lejos de la de un futbolista profesional. En el verano del 97, Jesús Gil abonó la nada desdeñable cifra de 1000 millones de pesetas por él al Atlético Paranaense.

Fichó por el Real Betis de Manuel Ruiz de Lopera para la temporada 98/99 pero no contó ni para Vicente Cantatore ni para Javier Clemente, siendo cedido al Santos a mitad de temporada. Cuando volvió, ya para la temporada siguiente al Real Betis, Carlos Griguol no contó con él, ya que el cuerpo técnico verdiblanco no quería saber nada de él. No jugó un solo partido.

Baptistao y Fabao

José Fabio Alves De Azevedo, natural de Vera Cruz, jugó como central en el conjunto heliopolitano durante la temporada 2000/2001 la cantidad de 16 partidos. Pasó de puntillas por La Palmera y recalaría en el Córdoba una camapaña más tarde.

De reciente actualidad es el capítulo escrito por Leo Baptistao, último brasileño en vestir la indumentaria de las trece barras. Cedido por el Atlético de Madrid en el mercado de invierno de la temporada pasada, no pudo impedir el gran desastre verdiblanco. A pesar de todo ello, jugó 22 envites entre Liga, Copa del Rey y Europa League. Preciamente en en el torneo continental anotaría uno de los dos goles, al Sevilla FC. En Liga BBVA el único que convirtió se lo hizo al Getafe.

Por tanto, Petros Matheus se convirtirá en el vigesimoprimer brasileño de la historia del Club. El tiempo dirá si será recordado como Edú u olvidado como William Lima.

VAVEL Logo