Resumen temporada 2014/2015 del Girona FC : el sueño que no pudo ser
Fotomontaje: VAVEL.com

Terminada la temporada 2013/14, en la que se consiguió la permanencia en la última jornada y después de estar 23 jornadas en descenso, el objetivo del club no era otro que conseguir la permanencia sin demasiado sufrimiento. Empezaba la liga a finales de agosto, en Montilivi y ante el histórico Racing de Santander, que volvía a la división de plata tras su paso por Segunda B. Un solitario gol de Felipe Sanchón daba los tres primeros puntos a los de Machín que, a pesar de no realizar un juego muy atractivo, materializaron una de las pocas ocasiones que tuvieron para anotar. 

Inicio de récord

El Girona sumó los primeros nueve puntos posibles, su mejor arranque de la categoría

Empezó el mes de septiembre con una nueva victoria del conjunto gerundense, esta vez a domicilio, al remontar el gol inicial del Alcorcón para acabar imponiéndose por 1-2, gracias a los goles de Sandaza y Mata. Conseguía así el Girona vencer en Santo Domingo, un estadio en el que nunca se había conseguido los tres puntos. En la tercera jornada, el Girona recibía al Tenerife y éste último caía por dos goles a cero, obras de Sandaza y Felipe Sanchón, firmándose así un histórico arranque liguero para colocarse en el liderato de la Segunda División A. Unos días más tarde, los de Machín se volvía a ver las caras con el Tenerife, esta vez en la Copa del Rey, y conseguirían pasar ronda en la tanda de penaltis (6-5).

De nuevo en la Liga, el Girona visitaba el Molinón para jugar su partido contra el Sporting de Gijón, el único equipo de la liga que no había fichado este verano, con Abelardo en el banquillo y muchos jóvenes en sus filas. El partido se preveía muy igualado y así fue, ya que el partido acabó en tablas en el marcador, gracias a un gol de Juncà sobre la bocina (1-1), que permitía a los catalanes seguir invictos en la competición. No obstante, en la quinta jornada, el Girona sufriría la primera derrota de la temporada, en casa y contra el Betis, a pesar de que los locales jugaron un muy buen partido, pero la eficacia de los andaluces acabó sentenciando el partido (1-3). El último partido del mes de septiembre fue ante el Numancia en Los Pajaritos, en el que el Girona rescataría un punto fuera de casa en el tiempo añadido, gracias a un gol de Jandro (2-2).

Imparables

En liga, los de Machín ganaron los cuatro encuentros y sin encajar ningún gol. Becerra, Richy y Felipe, junto con el míster, estuvieron en el once ideal de la LFP.

El Girona empezaba el mes de octubre con una victoria muy importante ante la Ponferradina (3-0), y cortaba así una racha de tres jornadas sin conocer la victoria. Gracias a esos tres puntos, la entidad gerundense acababa la jornada en la segunda posición con catorce puntos, los mismos que el líder, Las Palmas, y el tercer clasificado, el Valladolid. La jornada siguiente, el equipo catalán volvía a ganar, esta vez a domicilio y ante el Albacete, gracias a un solitario gol de Felipe Sanchón y una enorme actuación de Isaac Becerra, que parada tras parada conseguía salir imbatido del Carlos Belmonte.

En la Copa, el cuadro catalán dijo adiós en la tercera ronda del torneo del KO después de perder por 2-0 contra el Valladolid, en un partido en el que apenas tuvo ocasiones para inquietar a su rival. De nuevo en la liga, los de Machín volvían a jugar como visitantes y otra vez se proclamaban vencedores del encuentro, doblegando al Sabadell con dos goles de Felipe Sanchón (0-2). Con esta victoria, los gerundenses volvían a situarse líderes en solitario de la Liga Adelante, con veinte puntos. El último partido del mes de octubre también acabó con victoria gerundense, por tres goles a cero, ante el Mirandés. Y así, los de Machín terminaban un mes de octubre mágico, con pleno de victorias, sin encajar un solo gol y con el liderato en solitario, hecho que valió para que Isaac Becerra, Richy y Felipe Sanchón estuvieran en el Once Ideal de octubre de la LFP. Además, el técnico del Girona, Pablo Machín, fue galardonado como el mejor entrenador del mes de octubre de la Liga Adelante.

Un Girona batido por los grandes

Noviembre fue el principio de uno de los tramos más duros de la temporada, dejando atrás el gran mes de octubre, ya que en las jornadas once y doce del campeonato liguero, el conjunto gerundense cayó derrotado ante dos de sus rivales más directos del momento, el Valladolid –por 2 goles a 1– y Las Palmas –por  1-2–. Aunque los partidos no fueron ni mucho menos malos para los hombres de Pablo Machín, no fue suficiente para sacar ningún punto con lo que la caída fue fuerte hasta la cuarta posición, con veintitrés puntos, uno menos que el Sporting –en tercera posición– y dos menos que los colíderes Las Palmas y Valladolid. Entremedio de esta etapa difícil para el cuadro 'blanc-i-vermell', a mediados de este mes el Girona disputó la ronda de cuartos de final de la Copa Catalunya frente al Badalona, en la ciudad barcelonesa, pasando a las semifinales en la tanda de penaltis, después de quedar en tablas –uno a uno– en el tiempo reglamentario. 

El Girona se desploma ante los más grandes, pero su capacidad de reacción le hace regresar a lo más alto de la clasificación.

Reanudando la competición regular de la Liga, el Girona  retomaba el rumbo de la victoria frente al Leganés en Butarque, un estadio que nadie había conseguido los tres puntos hasta que el conjunto catalán los batiera por 1-2. Con esa victoria, los catalanes conseguían catorce puntos en siete partidos lejos de Montilivi, proclamándose así el mejor equipo visitante de la categoría. Además, de los éxitos en el campo, el club gironí supo sellar a dos de los jugadores de moda Sebas Coris y Pere Pons, renovando sus contratos hasta 2018 y 2017, respectivamente. El último partido del mes de noviembre, fue vital para el Girona al imponerse por dos a cero al Recreativo de Huelva, cerrando el mes con 29 puntos, los mismos que Las Palmas, líder de la categoría.

Diciembre infernal 

El Girona sacaba un gran empate a cero en el Sadar nada más empezar el mes de diciembre, gracias a las magníficas paradas de un enorme Isaac Becerra, que dejó sin buen resultado todos los disparos a puerta de los navarros. En la siguiente jornada, en Montilivi, el Girona no fue capaz de puntuar a pesar de hacer un partido espectacular ante el Barça B, ya que los gerundenses demostraron su mejor faceta, con mucho toque y posesión, incluso las ocasiones fueron aplastantes para el conjunto local, pero el portero blaugrana destacó por sus impresionantes paradas. Luego, el filial barcelonista, en una ocasión gloriosa del croata Halilovic, anotó el único gol del encuentro (0-1).

Ya en la jornada diecisiete del campeonato liguero, el Girona visitaba La Romareda para enfrentarse al Zaragoza, con la ambición de volver a conseguir los tres puntos, pero no fue así. El conjunto catalán se puso por delante en el marcador, con gol del ariete Mata, pero los maños fueron capaces de remontar el gol inicial para imponerse en el marcador (2-1), gracias, en parte, a la expulsión de Bigas y al penalti pitado en contra del cuadro 'blanc-i-vermell'. De esta forma el Girona decía adiós de nuevo a los puestos de ascenso directo

En la última jornada de liga antes de las vacaciones de Navidad, el Girona recibía la visita del Alavés en un partido en el que sólo valía la victoria, y los locales lo tuvieron en la punta de los dedos, porque en el último minuto Juli consiguió anotar para los visitantes y así  poner el empate en el marcador (2-2). Con este empate, el Girona sólo conseguía dos de los doce puntos disponibles en el mes de diciembre, cayendo hasta la quinta posición de la clasificación, con 31 puntos y a cinco del líder, Las Palmas.

Gran inicio de año 

El parón navideño le fue de perlas al Girona, que visitaba en el primer partido del año al flamante Llagostera. El derbi gerundense en el Estadi de Palamós, se presentaba como un duelo frenético y de alto voltaje para ambos equipos. Pero la gran fortaleza de los hombres de Pablo Machín sirvió para dar el gran golpe y llevarse la victoria con los goles de Mata y Ramalho (1-2). El partido fue protagonizado por la gran dureza de ambos equipos, que acabaron con Jesús Imaz –del Llagostera–, Sebas Coris y Fran Sandaza, en última instancia, lesionados. Después de la gran victoria en el duro duelo en Palamós, el Girona no pudo conseguir los tres puntos ante el Mallorca. El cuadro catalán se tuvo que conformar con el empate, en un partido no demasiado vistoso que terminó en 0 a 0

El Girona venció fuera de casa a Llagostera, Lugo, Racing y Tenerife.

Aunque el rendimiento en Montilivi no era el idóneo, el equipo seguía a un ritmo impropio lejos de casa. Venció al Lugo en el último partido de la primera vuelta (1-2) antes de visitar otro campo, el del Sardinero. El autogol de Juanpe (0-1) fue suficiente para que los catalanes batieran a los cántabros. El Alcorcón sí sucumbió en el feudo gerundense -el Girona no ganaba en casa desde noviembre- gracias a los goles de Ramalho, Sandaza y Felipe, mientras que Lejeune puso la cabeza para vencer en Tenerife (0-1).

En Copa Catalunya, el cuadro de Machín accedió a la final gracias a un solitario gol de Bordas -el segundo y último en toda la temporada-, que fue suficiente para derrotar al Badalona. En la final esperaría el sorprendente Europa, de Tercera División, que apeó al Sabadell (3-0). El técnico de Gómara, como es habitual en estos casos, alineó a los menos habituales e introdujo a jugadores del filial.

Las dudas vuelven a aparecer

A pesar de un meritorio empate ante el Sporting, en el que incluso se tuvo la opción de ganar en el minuto 91, el Girona volvió a atravesar un bache de juego y de resultados. Como ya ocurriera en diciembre, el equipo perdió algo de fuelle y el fútbol fluido y alegre que practicaba parecía desvanecerse. Las primeras muestras de ello vinieron en el Benito Villamarín, con 30.000 almas en las gradas. Perder allí es algo que le puede suceder a los más grandes, y también al Girona. El 2 a 1 final era el inicio de esta mala racha.

El Girona venció con polémica al Numancia (2-1), pero cayó en Ponferrada (3-0). 

Y a pesar de lo que pueda indicar el marcador final en la victoria ante el Numancia (2-1), el partido fue polémico por varias decisiones más que dudosas por parte del colegiado, amén que el Girona estuvo muy errático. Las malas sensaciones de juego se acrecentaron enormemente en Ponferrada, donde los de Machín cayeron con estrépito (3-0), en el, seguramente, peor partido de la temporada. 

Sin embargo, el equipo seguía arriba y tenía por delante dos partidos en casa ante rivales de la parte baja: Albacete y Sabadell. A priori, uno podía pensar que sería sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Llegó el conjunto de Luis César Sampedro a Montilivi, sabedor que es uno de los equipos que mejor fútbol practica de toda la categoría. Y a pesar del 2-0 con el que se puso el equipo catalán, los manchegos consiguieron igualar el choque en los minutos finales.

Cambio de dinámica

El Girona empató consecutivamente ante Albacete y Sabadell.

Contra el Sabadell ya se vio una versión distinta del cuadro gerundense. Aunque el equipo volvió a empatar por segunda jornada consecutiva en Montilivi (0-0), la presión y la intensidad tan propias del conjunto que dirige Machín volvieron a resurgir. Al término del partido, Francesc Rebled, por entonces presidente del Girona, admitió que la venta del club era "cuestión de días", teniendo en cuenta que el 9 de abril era la fecha límite para salir del concurso de acreedores.

El esfuerzo mostrado contra el colista hacía falta traducirlo en victorias. Y así ocurrió en Miranda de Ebro. El único gol de Richy tras un disparo lejano de falta sirvió para que el Girona volviera a la senda de la victoria. No había sucedido lo mismo en el partido intersemanal de Copa Catalunya. El cuadro de Machín, plagado de suplentes, sucumbió ante el Europa (2-1), que ya había eliminado a Barcelona B y Sabadell. El trofeo, finalmente, se quedó en la capital.

El equipo venció a Valladolid (2-1), la primera victoria contra un rival grande.

Abril fue el mes del despegue del equipo en la zona alta de la clasificación, que le permitió luchar hasta el final de la liga con opciones al ascenso. En los primeros días del mes hubo una noticia extradeportiva que marcó el fin de la era Delgado en el club con la confirmación de la venta del 80 por ciento de las acciones a un grupo inversor representado por Pere Guardiola. En el plano deportivo, las primeras semanas fueron de partidos ante rivales de la zona alta. Una victoria ante el Valladolid en Montilivi en plena Semana Santa con goles de Aday y Eloi Amagat en una gran imagen del equipo significaron los primeros tres puntos de la temporada ante un rival directo, aunque siete días más tarde el equipo sufriera una clara derrota en su visita a Las Palmas.

En la siguiente jornada se sufrió más de lo previsto en la remontada ante el Leganés (2-1), donde lo más destacable fue cómo el equipo se sobrepuso al inicial gol de los visitantes en un partido que será recordado porque Jaime Mata rompió su sequía goleadora. En la visita a Huelva de la semana siguiente, nuevo recital del equipo de Machín con un 0-3 sin paliativos donde Granell nos dejó el golazo de la temporada con un extraordinario golpeo que se coló por la escuadra desde unos treinta metros. El equipo terminaba el mes en zona de ascenso directo y dependiendo de sí mismo para lograr el ascenso.

Mayo espectacular

El mes de mayo fue brillante con tras conseguir 16 de los 18 puntos que hubo en disputa. Un empate en casa ante el Zaragoza fue el único resultado negativo ante las brillantes victorias frente a Osasuna, Barcelona B, Alavés, Llagostera y Mallorca. Uno a uno los rivales fueron cayendo ante un Girona que ofrecía su mejor versión y caminaba imparable hacia un objetivo que cada vez era más factible. Dos goles de Mata sentenciaron a los navarros en el sencillo triunfo por 3 goles a 0; una semana más tarde un Girona en su versión ofensiva más acertada se impuso en un derbi trepidante en el Mini Estadi en un partido en el cual empezó por detrás en el marcador.

El empate in extremis ante el Zaragoza (con penalti fallado por Jandro incluido), llenó de miedos a los aficionados quienes volvieron a ilusionarse con el recital del equipo en Mendizorroza con un nuevo doblete de Mata. Dos goles de Sandaza en las dos siguientes jornadas ante Llagostera y Mallorca desencallaron al equipo en los momentos precisos para llegar a la última jornada, en casa frente al Lugo, con todo a favor para celebrar el primer ascenso del club a Primera División.

Dos finales demasiado crueles

El gol de Caballero mandó al Sporting a Primera y al Girona a disputar el 'playoff'.

91 minutos duró el sueño. Con 1-0 a favor (nuevamente Sandaza había inaugurado el marcador) y un Montilivi a reventar se llegó al tiempo de descuento del último partido del campeonato. Ganar significaba ascender directamente a la máxima categoría mientras que un gol del Lugo obligaba a jugar la promoción debido a la clara victoria del Sporting en el Benito Villamarín. Cuando la afición local se disponía a celebrar el ascenso, un centro por banda derecha fue rematado por Caballero haciendo el silencio en las graderías y rompiendo el trabajo de un año para enmarcar. Fue un final doloroso por los méritos contraídos durante todo el año.

El Zaragoza remontó el 0-3 de la ida con un 1-4 que le permitió jugar la segunda eliminatoria de 'playoff'.

Con un equipo psicológicamente roto y muy justo de fuerzas, el Zaragoza fue el rival con el que se disputó la primera eliminatoria de ascenso. Un contundente 0-3 en La Romareda fue la respuesta de este grupo que, una vez más, se levantó para dar su último golpe encima de la mesa. Lo que nadie esperaba fue lo que ocurrió tres días después en Girona. Un Zaragoza herido igualó la eliminatoria en 45 minutos aprovechando la desconexión de los locales. El 0-4 logrado al inicio de la segunda mitad pareció sentenciar del todo la eliminatoria a favor de los maños pero aún hubo esperanzas con el gol de Aday a falta de veinte minutos, donde el Girona apuró sus oportunidades hasta el final.

No hubo suerte de nuevo y, como siete días antes, Montilivi vio cómo el sueño del ascenso se volvía a escapar en un final demasiado duro para los hombres dirigidos por Pablo Machín. Tras una temporada para enmarcar, el equipo se quedó con la miel del éxito en los labios.

VAVEL Logo