Iván Cabezudo se retira como futbolista para empezar una nueva etapa como técnico
Iván Cabezudo, celebrando su gol ante el Villaralbo

Iván Cabezudo Serrano, nacido en Valladolid el 9 de enero de 1988, ha decidio retirarse a los 27 años del fútbol como jugador para dedicarse a la faceta de entrenador. A pesar de su juventud, ha tenido que tomar dicha decisión por la imposibilidad de compatibilizar su futura tarea como técnico con la de jugador.

En su trayectoria futbolística, el mediocentro ha pisado por numerosos equipos de Tercera División. Iván se formó en las categorías inferiores del Real Valladolid y a los 18 años fichó por la Cultural Leonesa. En la campaña siguiente firmó por el CD Íscar, Club con el que estuvo tres temporadas. En la temporada 2011/2012, el vallisoletano decidió irse al Real Ávila CF. Posteriormente, estuvo a las órdenes de Pepe Calvo en el Atlético Astorga, pero decidió no renovar para volver al Club abulense. Finalmente, la temporada pasada apostó por el ambicioso proyecto del Deportivo Palencia, participando en una temporada histórica para el Club, así como en el Play Off de Ascenso a Segunda División B.

Iván llegó al CD Palencia aproximadamente hace un año. Tenía otras ofertas de otros equipos con mayor caché, pero eligió el proyecto del Club palentino. Se trató del primer fichaje anunciado por el Club en su primera temporada en Tercera División. Llegaba del Real Ávila, en el que había sido uno de los jugadores de mayor calidad.

Durante este año, ha jugado un total de 42 partidos en los que ha marcado tres goles. El gol más importante fue justo hace dos meses, cuando los morados se enfrentaban contra el Villaralbo CF. El mediocampista, en el minuto 92, marcó el tanto que dio la victoria a los de Álvarez Tomé, devolviendo de nuevo al equipo a puestos de Play Off y, con ello, seguir soñando para jugar la Promoción (https://www.vavel.com/es/futbol/tercera-division/484904-ivan-cabezudo-devuelve-al-deportivo-palencia-al-play-off.html). 

No todo han sido alegrías para el vallisoletano, pues durante esta temporada ha tenido que trabajar muy duro para hacerse un puesto en el once inicial, especialmente en la etapa con Álvarez Tomé como técnico. A pesar de que no fue titular en todos los partidos que le hubiese gustado, Iván ha sido un ejemplo de profesionalidad como jugador: Siempre ha mirado por el bien del equipo, siempre ha aceptado las críticas y nunca ha tenido una mala palabra para nadie. Se ha ganado a la afición morada gracias al esfuerzo, ya que ha demostrado sobre el terreno de juego su valía y merecer la camisola que portaba.

Precisamente, las características anteriormente mencionadas fueron las culpables de que fuese uno de los diez candidatos que optaban al Balón de Oro de Tierra de Fútbol en este año 2015.

Se retira uno de los grandes del fútbol de los campos castellanoleoneses. Una pena que esta decisión la haya tomado tan joven porque aún tenía muchos años de calidad que dar como futbolista. El fútbol con Iván no se acaba aquí, cierra una etapa para abrir otra, ya que pasará a entrenar a las categorías inferiores del Real Valladolid y enseñará todo lo aprendido durante todos estos años como futbolista.

Días de alegrías por los fichajes y de tristeza por las bajas para los morados. Sin duda, echarán de menos a Iván Cabezudo en el césped de La Nueva Balastera. Ahora sólo esperan que, junto a Alberto Serano, le hagan un partido de despedida a Iván porque ha demostrado que es lo mínimo que merece.

VAVEL Logo