Valladolid, buen destino para jugadores rojiblancos
Mikel Balenziaga, en su etapa en Valladolid. | Foto: Real Valladolid

Kepa Arrizabalaga jugará cedido en el Valladolid. El portero afronta su segunda cesión en toda su carrera, tras la anterior en la Ponferradina, y lo hace buscando los minutos que ni en Athletic ni en Bilbao Athletic va a tener, para volver como un jugador más hecho y con más posibilidades serias de partir en el primer equipo la próxima temporada.

Su destino, el Real Valladolid, ha sido siempre un destino bastante alentador para los jugadores rojiblancos que el Athletic ha mandado hacia allí. Hasta cuatro, contando al actual portero, son los futbolistas rojiblancos que el equipo castellanoleonés ha tenido en sus filas y que luego han vuelto a la disciplina del Athletic. Los tres anteriores son Genar Andrinua, Aritz Aduriz, y más recientemente, Mikel Balenziaga.

El defensa que se hizo hombre en Pucela

Un Genar Andrinua con 21 años fue el primer futbolista del Athletic que salió cedido hacia el Real Valladolid en los últimos 30 años. El joven central venia de despuntar en el Bilbao Athletic, y de haber disputado con el primer equipo rojiblanco tres partidos oficiales, frente al Espanyol en Sarrià en la jornada 9 de la temporada 1983-1984, frente al Barcelona en el Camp Nou, esa misma temporada en la vuelta de la Supercopa de España, y frente al Sevilla, en la temporada 1984-1985.

Valladolid vio formarse al que sería capitán rojiblanco durante muchas temporadas

Tras disputar esos tres choques se acordó que en la temporada 1985-1986 el defensa rojiblanco saliera cedido hacia Valladolid, donde iba a ser visto como titular indiscutible. La cesión vino muy bien al futbolista de Barakaldo, pues disputó 38 encuentros, 34 en Liga y cuatro en la Copa de la Liga, y anotó además dos goles, jugando con continuidad toda la temporada, justo lo que necesitaba.

La temporada siguiente, Andrinua volvió al Athletic, y no se volvió a bajar de la titularidad hasta la temporada 1996-1997, la de su retirada, llegó a jugar un total de 13 temporadas con los leones, sumando 356 partidos, y 21 goles, convirtiéndose además en el capitán rojiblanco durante muchas campañas.

“El Zorro” despertó en Valladolid

La segunda incursión rojiblanca del Athletic en territorio vallisoletano fue el actual killer de la primera plantilla, Aritz Aduriz. De nuevo, y como en el caso de Andrinua, el jugador venía del Bilbao Athletic y tras jugar tres partidos con el primer equipo, se le dio de baja. Sin embargo, su primera salida fue a Burgos en la temporada 2003-2004, donde hizo una temporada espectacular, anotando 16 goles en los 36 partidos que disputó.

Aduriz, durante su etapa en Pucela. | Foto: Real Valladolid.

La gran temporada provocó supuso que el guipuzcoano fuera traspasado al Real Valladolid en la 2004-2005, donde, tras una temporada y media siendo goleador indiscutible del equipo, anotando en Pucela un total 20 goles en 44 partidos ligueros, Javier Clemente le rescató para su causa, que no era otra que la de salvar del descenso a un Athletic que coqueteaba muy seriamente con ello durante la temporada 2005-2006. La vuelta no pudo ser mejor para “El Zorro”. El delantero tan sólo necesitó seis encuentros para anotar en liga, un doblete, ni más ni menos, frente a la Real Sociedad.

Balenziaga ganó seguridad

El caso más reciente es el de Mikel Balenziaga: el lateral izquierdo del Athletic también vivió su etapa en Valladolid, y también le sirvió para volverse un gran jugador con todas las letras. Su caso, sin embargo, fue el más extraño, pues si bien en la temporada de su llegada al primer equipo, llegando de la Real Sociedad B, fue titular durante muchos encuentros, ya que llegó a disputar un total de 24 choques, a partir de ahí desapareció de los onces, salió cedido al Numancia, para después, marcharse al Valladolid de Djukic.

Balenziaga, el ultimo repescado del Zorrilla. | Foto: Real Valladolid.

El serbio le sacó todo el potencial que tenía como lateral, y el de Zumárraga disputó un total de 40 partidos en su primera campaña, en la que logró el ascenso a la Liga BBVA con el conjunto vallisoletano. En su segunda campaña, la de la consolidación en la Primera División con el Real Valladolid, el lateral fue de las piezas más importantes del conjunto que al final lograría la salvación, disputando un total de 32 encuentros.

Con el regreso a los banquillos de Ernesto Valverde, el lateral regresó también a la disciplina rojiblanca, y en las dos temporadas que el técnico de Viandar de Vera ha estado dirigiendo a los leones, nadie ha sido capaz de moverle de la titularidad, llevando a la suplencia a un joven fijo en la etapa de Bielsa, Jon Aurtenetxe, y a un prometedor Enric Saborit.

VAVEL Logo