Real Club Celta 2015/16: con los pies en el suelo mirando al cielo
Imagen: David Poce | VAVEL España

“Nunca debes pensar que algo es imposible porque las barreras están en tu cabeza y trabajando duro puedes superarlas”. Así se expresó en varias ocasiones este verano John Guidetti, uno de las caras nuevas del Celta para este curso. La filosofía de vida del sueco parece un calco de las expectativas del equipo vigués para la nueva temporada, la número 50 en Primera Division. Sin techo. El mensaje de la lucha por la permanencia resulta difícil de creer para un equipo que lleva dos campañas excelentes y que el año pasado se quedó a un puesto de meterse en Europa League.

El mensaje de la lucha por la permanencia ya no resulta creíble

Además del salto de calidad en la parte ofensiva que han supuesto los fichajes, el Celta cuenta con un factor extra para el éxito: la estabilidad. Esta será la primera vez que el equipo vigués repita entrenador desde que regresó a Primera. Eso sumado a la continuidad de gran parte del bloque, incluidos futbolistas tan importantes como Nolito, Orellana, Augusto Fernández, Hugo Mallo o Jonny, los celestes tienen motivos para pensar en mantener el nivel o incluso aumentarlo, lo que supondría una clasificación europea.

A día de hoy (el mercado no acaba hasta el 31 de agosto) el Celta cuenta con una plantilla de nivel y muy joven. Es el único equipo de la Liga sin jugadores mayores de 30 años y ha montado un bloque preparado para el presente y con grandes esperanzas en el futuro. Además, el dinero ingresado con las ventas de Santi Mina, Joaquín Larrivey y Charles ha servido para conseguir la deuda cero dos año antes de lo esperado, lo que convierte al club que preside Carlos Mouriño en el más solvente del fútbol español.

Pequeña revolución ofensiva

Las renovaciones de Augusto Fernández, Fabián Orellana, Sergio Álvarez y Andreu Fontàs han ayudado a mantener un bloque en el que hombres como Nolito, Hugo Mallo o Jonny tienen un contrato largo. A la idea de establecer una base para muchos han respondido los fichajes del Celta este verano: todos los jugadores nuevos que ha incorporado el club celeste han firmado cinco años.

Hasta el momento y a falta de dos semanas para el cierre del mercado, el Celta ha hecho cuatro fichajes, todos ellos de jugadores netamente ofensivos. En la delantera es donde se ha vivido el cambio de cromos principal. Los dos nueves del equipo la temporada pasada, Larrivey y Charles, han abandonado la disciplina celeste para fichar por Baniyas y Málaga respectivamente. En su lugar han llegado Iago Aspas y John Guidetti. Un cambio que representa un salto de calidad para el ataque. El hijo pródigo regresó tras dos años en Liverpool y Sevilla en los que no pudo rendir a su nivel. Tras dejar en las arcas de Praza de España algo más de nueve millones, ahora regresa por cinco. El delantero sueco, que se acaba de proclamar campeón de Europa sub-21 con su selección, ha llegado gratis, al expirar su contrato con el City. Dos contrataciones de mucho nivel para el puesto de nueve.

El Celta cuenta con una plantilla joven y de nivel

La marcha más traumática para el equipo de Berizzo probablemente haya sido la de Michael Krohn-Dehli. Por la importancia capital en el juego del equipo que tenía el danés y también porque se fue sin dejar un solo euro en casa Celta, ya que acabó su contrato. En ese sentido, la marcha de la perla de la cantera al Valencia no ha sido tan dolorosa. El club ché abonó los diez millones de la cláusula de rescisión de Santi Mina, lo que ha supuesto la liquidación definitiva de la deuda y una buena cantidad de beneficios para usar en fichajes y en renovaciones de hombres clave.

Para sustituir a estos dos futbolistas, el Celta ha fichado a Daniel Wass y a Dejan Drazic. Otro danés para relevar a Krohn-Dehli, aunque con características distintas. El ex del Evian destaca por su poderío físico, su recorrido y su potencia, que le han llevado a destacar como jugador de banda. No obstante, tanto Torrecilla como Berizzo dejaron claro que su puesto será en la zona ancha y Wass ha recogido el guante. Su participación en la pretemporada ha dejado luces y sombras y habrá que esperar un tiempo para evaluar su adaptación al puesto. En el caso de Drazic, su perfil es bien distinto: un jugador joven, con mucha proyección y con una velocidad endiablada que funcionará como revulsivo en las segundas partes.

Pero la plantilla no está cerrada. El club está intentando fichar un central que complete la línea defensiva y un hombre de banda con experiencia; David Costas, Levy Madinda y Yelko Pino tienen todas las papeletas para salir cedidos. Estas bajas, junto a la retirada de Oubiña y el préstamo de Álex López al Sheffield Wednesdey pueden dejar algo cojo el centro del campo, lo que propiciaría que el club intentase el fichaje de un nuevo centrocampista, aunque la promoción de Señé al primer equipo y las buenas prestaciones de Pape Cheikh parece que acabarán frenándolo.

Buenas sensaciones globales; desconexiones puntuales

La pretemporada de Celta ha estado marcada por el intenso trabajo físico marca de la casa de Berizzo y su equipo. Los celestes iniciaron el seis de julio una preparación enfocada a empezar la Liga el 16 de agosto. El retraso del inicio liguero obligó al club a concertar nuevos amistosos y a retrasar la fecha del Memorial Quinocho, presentación del equipo ante la afición y último encuentro de la preparación.

A diferencia del año anterior, Berizzo y sus hombres solo salieron de Vigo una vez. Si la campaña pasada estuvieron en Marbella poniéndose a punto y en el Reino Unido de gira, este verano han trabajado un par de semanas en A Madroa antes de emprender un viaje por Alemania y Austria en el que disputaron cuatro partidos. Guidetti se incorporó allí y Nolito y Madinda lo hicieron un par de días antes de arrancar, ya que debido a sus compromisos con sus respectivas selecciones tuvieron menos vacaciones que el resto de sus compañeros.

La gira centroeuropea empezó de forma inmejorable con una contundente victoria (1-5) ante el Greuther Fürth. Dos días después, los celestes cosecharon un empate a dos ante el Núremberg en otro choque con buenas sensaciones aunque con errores de concentración propios de la época. Exactamente igual que en el partido de más nivel del póker centroeuropeo, ante el Galatasaray en Austria. El Celta perdió por dos errores puntuales en defensa, pero se mostró muy superior al equipo turco. Los de Berizzo cerraron la gira ante el Ingolstadt 04 con derrota en el peor partido de los cuatro.

El Celta ha ido de menos a más en la pretemporada

Ya de vuelta a casa, el club concertó tres amistosos más, además del Quinocho, para completar la preparación. El triangular Trofeu Turismo Porto e Norte sirvió para ver el debut de Guidetti con la celeste, que se saldó con un gol del sueco a los 35 segundos de ingresar en el campo. El Celta se llevó el trofeo tras empatar a cero en el primer partido de 45 minutos contra el Paços Fereira y ganar en la tanda de penaltis (2-4) y derrotar al Río Ave en el segundo (0-2) con tantos del mencionado Guidetti y Fontàs, que celebró su renovación de la mejor manera.

Los restantes tres partidos de la preparación dejaron victorias muy cómodas y sensaciones ascendentes del Celta, claramente de menos a más en la pretemporada. El intenso trabajo físico empezó a dar sus frutos y los jugadores se mostraron muy ágiles y rápidos ante Coruxo, Boavista y, sobre todo, ante el Genoa en el XX Memorial Quinocho. Los de Berizzo barrieron del mapa al equipo italiano en su presentación ante la afición con un claro 4-0. Antes, firmaron dos 3-0, ante el Coruxo en O Vao y ante el Boavista en Ribadumia.

Plantilla

PORTEROS: #1 Sergio Álvarez (4C), #13 Rubén Blanco.

DEFENSAS: #2 Hugo Mallo (2C), #19 Jonny, #22 Gustavo Cabral (3C), #3 Andreu Fontàs, #20 Sergi Gómez, #4 David Costas, #21 Carles Planas.

CENTROCAMPISTAS: #24 Augusto Fernández (1C), #6 Nemanja Radoja, #28 Borja Fernández, #18 Daniel Wass, #17 Levy Madinda, #8 Pedro Pablo Hernández, #5 Yelko Pino, #23 Josep Señé.

DELANTEROS: #9 Iago Aspas, #11 John Guidetti, #7 Théo Bongonda, #14. Fabián Orellana, #10. Manuel Agudo Durán, Nolito, #16 Dejan Drazic.

Altas: Iago Aspas (Sevilla FC), Daniel Wass (Evian), John Guidetti (Manchester City), Dejan Drazic (OFK Belgrado), Josep Señé (promociona del filial), Yelko Pino (promociona del filial).

Bajas: Borja Oubiña (retirado), Michael Krohn-Dehli (Sevilla FC), Santi Mina (Valencia FC), Samuel Llorca (Real Valladolid), Charles (Málaga CF), Joaquín Larrivey (Baniyas), Álex López (cedido Sheffield Wednesday).

Mercado de Fichajes 2014/2015

Fichajes Real Club Celta 2015/16

EQUIPACIONES OFICIALES

1ª Equipación 2ª Equipación
Foto: Celta.

Cuerpo técnico

Entrenador. El de Cruz Alta cumple su segunda temporada en el club como entrenador (estuvo entre 2001 y 2005 como jugador). Su estilo, derivado del bielsismo, ha cuajado a la perfección en un equipo que ya traía un gusto claro por la pelota de su año con Luis Enrique. El Toto ha convertido la presión tras pérdida en su gran seña de identidad. Las líneas adelantadas buscando robar en campo rival y generar ocasiones de gol en dos o tres pases.

En estático, la circulación rápida del balón y su buen trato es otra de las obsesiones del argentino. El año pasado no rotó demasiado su plantilla, lo que le jugó malas pasadas en forma de cansancio de los que jugaban siempre y poca preparación de los suplentes. Quizá ese sea el único lunar de una temporada de debut espléndida a la que una mala racha de diez partidos consecutivos sin ganar privó del broche de oro de la clasificación europea.

Segundo entrenador: Roberto Bonano

Preparador físico: Pablo Fernández

Delegado: Vlado Gudelj

Jefe de los servicios médicos: Doctor Juan José García Cota

Club

Fundación: 1923

Estadio: Balaídos (29.000 localidades)

Presidente: Carlos Mouriño

Socios: 25.000

Sistema de juego

Berizzo ha utilizado dos sistemas de base el año pasado. Arrancó con un 1-4-3-3 y terminó con un 1-4-2-3-1. En el presente curso, parece que volverá a alternar ambos esquemas. Sea cual sea el dibujo, las premisas siempre son las mismas: dominar los partidos a través de la posesión y de una asfixiante presión tras pérdida.

El balón y la presión tras pérdida, las señas de identidad

El crecimiento del Celta siempre llega a partir de la pelota. A partir de ahí, todo fluye. Circulación rápida de balón, asociaciones constantes y aceleración en los últimos metros son su receta en fase ofensiva. El año pasado, el desequilibrio llegaba desde los costados con Orellana y Nolito, que perpetuamente se buscaban y aprovechaban los espacios que les generaba Larrivey fijando los centrales. En el presente curso, la irrupción de un futbolista tan participativo como Aspas suma un efectivo al desequilibrio pero se lo resta al trabajo sucio. No obstante, la riqueza que gana la parcela atacante del Celta con el de Moaña y John Guidetti es evidente.

En fase defensiva todo pasa por recuperar la pelota cuanto antes. Por ello, la presión tras pérdida es salvaje, de una intensidad brutal. Las líneas siempre adelantadas, buscando recuperar lo antes posible. Eso entraña muchos riesgos, ya que los centrales tienen que defender muchos metros a su espalda y la velocidad no es precisamente la mejor cualidad de Cabral, Fontàs y Sergi Gómez. Además, cuando los equipos superan la primera línea de presión, tienen muchos metros libres para montar la jugada. Por el contrario, los beneficios de la apuesta también son grandes: cuando el Celta roba en campo rival, casi siempre genera una ocasión de gol en uno o dos pases.

Once tipo

VAVEL Logo