El gol estaba en el banquillo
Foto | Álex Marín - clubatleticodemadrid.com

El Atlético de Madrid se lleva los tres puntos de Ipurua. Los de Simeone doblegan al Eibar gracias al acierto que demostraron los cambios de la segunda parte. Correa y Fernando Torres marcan los goles de un Atlético que tuvo grandes ocasiones en la primera parte pero no fueron transformadas. Los de Mendilibar fueron superados por los rojiblancos a pesar de reponerse en ambas partes al dominio atlético por momentos. Los de Simeone encuentran dinamita en su fondo de armario y dejan claro su gran potencial y el acierto del entrenador argentino.

Apostó de nuevo Simeone por la entrada, principalmente, de Vietto. Eso hizo que de nuevo Antoine Griezmann volviera a alejarse del área y se le viera más cerca de la banda. Acompañado por Jackson Martínez en detrimento de Fernando Torres. Lo demás fue lo esperado en la pizarra de Simeone en un 4-4-2. Koke y el ‘principito’ de menos a más, jugando interiormente para dejar de nuevo a los laterales el dominio de los carriles. Aunque sería cuando Griezmann volviera al centro y con la entrada de Correa y Torres cuando más práctico estuvo el Atleti.

Por su parte el Eibar volvió a disponer en el lateral derecho a la sorpresa de esta temporada. Capa parece haberse adaptado al puesto que dejó huérfano Bóveda y junto a Keko hicieron sufrir a Filipe en los pocos ataques del Eibar. Arriba volvió a contar con Sergi Enrich, custodiado en la media punta por Adrián. Escalante y Dani García en el centro tuvieron un protagonismo cambiante debido al partido tan directo en que se convirtió el partido. Keko fue el más activo de un Eibar que tuvo sus minutos pero que se vio superado por un Atlético muy serio.

Jackson y Vietto negados

Comenzó el partido con un Eibar intenso y agresivo que no dejaba encontrarse a un Atlético aún en proceso de adaptación. Pequeñas intentonas por despertar al equipo de Juanfran no frenaron a un Eibar que buscaban ataques con corazón y ganas sin llegar a crear el peligro deseado. Fue Giménez el primero que realizó la primera acción de peligro para los rojiblancos, en un remate del uruguayo que se iría por poco. Tras abrir la veda, el Eibar contestó con un remate de Keko. Mismo guion en pocos minutos, con paradón de Riesgo al disparo de Jackson tras jugada iniciada en un balón largo de Godín. De nuevo el Eibar contestaría con una buena contra.

Antes de la media hora, Vietto tuvo la mejor ocasión del partido. Centro de Koke, falla el remate Jackson y el argentino no acierta a portería vacía. El colombiano volvería hacerse lucir a Riesgo en el mejor momento del Atlético poco después. El ex del Oporto no encontraba portería por más que ganaba el Atlético el balón y el dominio del partido. Tendría dos más tras dos jugadas de Griezmann pero se irían al limbo, por acierto y por centímetros. Con una gran acción y disparo lejano del francés acabaría una primera mitad en la que el Atlético se rehízo rápido y dominó sin acabar de finiquitar sus ocasiones.

Reacción desde el banquillo ante la crecida rival

Fernando Torres y Óliver suplantaron a los desacertados Jackson y Vietto, y el de Fuenlabrada salió con ganas. Pero sería Godín el que primero se aproximara al gol en esta segunda mitad tras un remate en un saque de esquina. Filipe insistiría en este arranque enrabietado de los de Simeone con un disparo que se envenenó tras tocar en Santos y Riesgo volvió a salvar. El Eibar quiso demostrar que no estaba muerto con varios disparos de Berjón en los que Oblak tuvo que intervenir. Los locales se crecieron de la mano de Keko y el Atleti agotó los cambios buscando una reacción.

Un Koke, de nuevo apático, dejó su lugar a Correa y tardó un escaso minuto en marcar. Una gran acción de Torres al espacio, demostrando que ha recuperado su frescura en la velocidad, deja el balón al argentino. Este, con un amago de jugador grande, dispara y rompe el empate. Los cambios hicieron muy bien su trabajo tras la subida de la marea del equipo de Mendilibar. Y es que Torres, cerca del final, remataría el partido. Su buen momento se transformó en gol tras una gran picada ante el pase de Correa que le devolvió la asistencia. El delantero recordó por definición al Torres de Viena.

Torres solo hizo que constatar un final de partido que estaba escrito antes de su gol. El partido fue adueñado por un Óliver Torres que manejó los tiempos del partido en este final de partido en el que la defensa del Atlético supo mantener las acometidas que podía tener el Eibar. Aunque el único susto que tendrían los de Simeone sería producido por un error entre Oblak y Juanfran. El Atlético pues se lleva los tres puntos ante un Eibar que quiso pero no pudo ante un Atlético muy serio.

VAVEL Logo