Álex Remiro, el aguafiestas de sus rivales
Álex Remiro, realiza una parada con los pies. | Foto: Athletic Club.

"Él no hace los goles, está allí para impedir que se hagan. El gol, fiesta del fútbol: el goleador hace alegrías y el guardameta, el aguafiestas, las deshace". Estas frases de Eduardo Galeano describen a la perfección el ingrato papel que juegan los porteros en el fútbol.

Palabras lapidarias que los cancerberos se calzan partido tras partido como si fuesen sus guantes. Palabras leídas hace poco por símbolos de la portería del Athletic Club como Iríbar e Iraizoz en un homenaje de la Fundación Athletic a este periodista y escritor uruguayo. Palabras que forman parte de la naturaleza de una de las mayores promesas de este histórico club y del fútbol español: el joven Álex Remiro.

Nacido en Cascante, como su compañero Kike Sola, Remiro apenas está viviendo su segunda temporada en el primer filial vizcaíno, pero ya se ha hecho dueño y señor absoluto de la meta de Lezama -ahora de San Mamés, puesto que este año el Bilbao Athletic disputa sus partidos en La Catedral-.

El portero titular del Bilbao Athletic ha cosechado excelentes actuaciones en sus nueve encuentros disputados en la categoría de plata y ya ha sido convocado para la selección española sub 21 en varias ocasiones. Si bien aún no ha debutado bajo los palos de la Rojita, sí ha jugado hasta en cinco ocasiones con el combinado nacional sub 19.

Remiro cuenta con una poderosa planta, puesto que mide 1'92 metros y pesa 80 kilos. Además, es firme en el mano a mano, férreo en el juego aéreo y aporta seguridad a todo el equipo con sus numerosas paradas.

Manos de hierro, reflejos felinos y la altura de un txopo, como Iríbar, el eterno ídolo local. Estas son sus armas. Las armas de aquel hombre destinado a amargarle la fiesta al gol, como decía el recordado Galeano. Las armas del perfecto aguafiestas.

Manos de hierro, reflejos felinos y la altura de un txopo: grandes armas de Álex Remiro

Munición defensiva que le permite al equipo entrenado por el Cuco Ziganda ser el segundo conjunto menos goleado, con apenas nueve tantos encajados, pese a su mala clasificación general que sitúa al Bilbao Athletic vigesimoprimero y penúltimo de la Liga Adelante.

Pertrechos de un portero que ansía liderar a los suyos en la titánica tarea de mantenerlos a flote en una categoría tan complicada y disputada como es la Segunda División española; la antesala de la élite del fútbol nacional y mundial.

Estas son, en definitiva, las armas de Alejandro Remiro Gargallo; llamado a defender el arco de San Mamés en futuras temporadas.

VAVEL Logo