¿Espejismo o realidad?
(Foto: Real Valladolid).

Dicen que un punto de inflexión siempre acaba teniendo consecuencias importantes en el devenir de una persona o un colectivo en un futuro a medio o largo plazo, ya sea para bien o para mal. Ese momento que puede marcar todo lo que vaya a venir por delante, donde siempre se tendrá la esperanza de que lo que nos depare el mañana sea, al menos, igual de satisfactorio y productivo que lo que disfrutamos y vivimos en el presente. Es una filosofía que no todo el mundo comparte, si bien es cierto que se han dado casos que corroboran que la gente puede aferrarse a dicha posibilidad como si de un clavo ardiendo se tratara.

No obstante, las claves para garantizar el éxito son la constancia, la perseverancia, el esfuerzo, el sacrificio y no tirar nunca la toalla. Pase lo que pase, la unión del grupo es fundamental para conseguir remar todos juntos en la misma dirección, sobre todo con la finalidad de lograr los objetivos propuestos al comienzo de la campaña. Hablamos del Real Valladolid y su misión de regresar al Olimpo del deporte rey a nivel nacional, un lugar que tuvo que abandonar hace año y medio, muy a su pesar y de su fiel afición, pero donde ansía y desea firmemente volver a militar algún día para competir nuevamente contra los equipos más poderosos del panorama futbolístico en España.

Es evidente que el presente curso arrancó con muchas dificultades, tal y como pudo comprobarse al ver al equipo albivioleta en una situación que nadie se hubiera imaginado ni en el peor de los casos. El club presidido por Carlos Suárez se vio arrastrado a las posiciones de descenso a Segunda División B, por lo que los malos resultados cosechados en el inicio de la competición en la categoría de plata del balompié español, sobre todo tras las derrotas frente a Real Oviedo y Llagostera, llevaron a la directiva castellana a tomar una decisión que, por ahora, está resultando realmente adecuada para los intereses del cuadro pucelano.

La destitución de Gaizka Garitano y la posterior contratación de Miguel Ángel Portugal pareció algo bastante precipitado, aunque el tiempo da la sensación de estar dando la razón a Carlos Suárez y Braulio Vázquez, quienes lamentaron mucho tener que haber dicho adiós al míster vasco, un hombre que afrontaba con muchas ganas el proyecto de liderar al Pucela en su intento de volver a Primera. Se apostó entonces por la llegada de un técnico experimentado, con mano firme y capaz de sobrellevar a un grupo de jugadores que andaban un tanto perdidos en su travesía en la Liga Adelante.

Un triunfo que invita al optimismo

Cuatro son los encuentros que ha dirigido hasta la fecha el entrenador burgalés, los cuales se han saldado con un balance de dos triunfos y dos empates. Una victoria y una igualada en el electrónico tanto dentro como fuera de casa, lo que ha significado la primera gran alegría de la campaña para los de blanco y violeta en lo que llevamos de curso lejos de la capital de Castilla. La andadura de Portugal arrancó con un solvente triunfo contra el Mirandés en el Nuevo José Zorrilla por dos dianas a una, un encuentro que estuvo prácticamente controlado de principio a fin, cuando precisamente iba a llegar el gol de los pupilos de Carlos Terrazas, un tanto que no pudo evitar que los tres puntos se quedaran en el fortín pucelano.

El gol de Samuel sería neutralizado casi sobre la bocina por las hordas encabezadas por Asier Garitano

Luego llegarían los empates obtenidos en el Estadio de los Juegos Mediterráneos frente al Almería y a orillas del Pisuerga contra el Leganés, ambos con 1-1 en el luminoso una vez que el colegiado indicara el final de la contienda. Con un poco de fortuna, los castellanos podrían haber sumado los seis puntos en lugar de los dos que se llevaron en su zurrón, ya que Mojica tuvo en sus botas una pena máxima en los instantes definitivos del envite frente a los andaluces para decantar la balanza de manera favorable a los intereses pucelanos. Por lo que respecta al compromiso con los pepineros, el gol de Samuel sería neutralizado casi sobre la bocina por las hordas encabezadas por Asier Garitano, que a punto estuvieron de dar un susto a los de Miguel Ángel Portugal, sobre todo porque pudieron darle la vuelta a la tortilla de no ser por su falta de puntería en los últimos metros.

Pero la gran sensación de mejoría del plantel blanquivioleta se iba a comprobar el fin de semana pasado, justo cuando le tocaba visitar a uno de los conjuntos que se encontraba más en forma del campeonato doméstico en Segunda. El Real Valladolid ponía rumbo a tierras aragonesas para verse las caras con el Real Zaragoza en La Romareda, un escenario que se le había dado muy bien últimamente, pero del que pocos se esperaban que fuera a marcharse con los tres puntos en su casillero. Fue un partido serio, completo y casi inmaculado del equipo dirigido por Portugal, un aspecto que permitió que los goles materializados por Juan Villar y Manu del Moral, este desde el punto fatídico, obraran la primera victoria a domicilio de la temporada 2015/16 para un Pucela hambriento y sediento de triunfos como forastero.

La imagen exhibida por los jugadores uniformados a rayas blancas y violetas permite pensar en la oportunidad de reengancharse al tren de plantillas que aspiran a militar el próximo año en la Liga BBVA. El curso es muy largo, ya que únicamente se ha completado un tercio del mismo, por lo que, como mínimo, la entidad castellana debería pelear por estar en la zona noble de la clasificación, al menos en lo que hace alusión a los puestos que otorgan la opción de disputar el siempre competido y parejo playoff. Una promoción de ascenso de la que los pucelanos no guardan precisamente un idílico recuerdo de hace unos meses, exactamente porque las decisiones arbitrales perjudicaron en demasía el rendimiento de los pupilos preparados por aquel entonces por un Rubi que estaba en la cuerda floja.

(Foto: Real Valladolid).

Un líder muy sólido

No cabe duda de que lo que se plasmó el domingo anterior en el feudo de los blanquillos tiene que ser el camino a seguir por el Real Valladolid a lo largo del resto de la campaña, dado que parece que la parroquia albivioleta ha recuperado el optimismo y la ilusión que había perdido en los primeros duelos de la temporada. Hay que precisar que esto es una maratón, una prueba de mucha resistencia, no un sprint de apenas 100 metros (que también conlleva su esfuerzo). Es decir, no se puede tirar por la borda el magnífico trabajo cuajado en La Romareda frente a los pupilos de Ranko Popovic, por lo que la seriedad y la concentración en todas las facetas del juego deben primar por encima de todas las cosas en este Pucela de Miguel Ángel Portugal.

Este domingo llega a la ciudad que vio nacer a Miguel Delibes un rival que se le está atragantando los últimos años al club castellano delante de su afición. Se trata del Club Atlético Osasuna, el conjunto que, a día de hoy, ocupa el primer escalafón de la tabla liguera en Segunda División. Los rojillos están igualados a 23 puntos con el Córdoba, precisamente el primer verdugo de los pucelanos en el presente curso, ya que no podemos olvidar el primer batacazo de los vallisoletanos en esta Liga Adelante merced al gol de Fidel cuando el partido prácticamente agonizaba en el Sur de España.

Los pucelanos se encuentran a dos partidos de su rival de este fin de semana en la capital de Castilla

Los pucelanos se encuentran a dos partidos de su rival de este fin de semana en la capital de Castilla, algo calcado a lo que se vivió la pasada semana contra el Real Zaragoza, por lo que un triunfo de los locales significaría su segunda victoria consecutiva en el campeonato doméstico. Esta misión parece no antojarse harto complicada, la de encadenar dos victorias de forma seguida, aunque este Real Valladolid no ha sido capaz todavía de dar con la tecla necesaria para conseguir semejante objetivo.

El oponente que va a tener delante no es el que todos desearían, pero un triunfo convincente frente al líder de la competición supondría una tremenda inyección de moral para toda la expedición blanquivioleta. ¿Podrá el Pucela confirmar las buenas sensaciones de la pasada jornada noqueando al rival a batir en la Liga Adelante?

VAVEL Logo