No pares, sigue, sigue
Fotografía: UGS Visión

Todo funciona bastante bien en el equipo de Ernesto Valverde. Por el momento, son octavos en la clasificación de la Liga BBVA tras haber sumado 17 puntos, tienen encarrilado el pase a la siguiente ronda de la UEFA Europa League y, todo ello, ayuda a afrontar el partido inaugural de la Copa del Rey en plenitud de condiciones. Ahora llega el Granada, un equipo que está necesitado de puntos porque ocupa la 19ª posición en la clasificación y debe empezar a sumar de tres en tres para salir de los puestos de descenso y no sufrir tanto como ya lo hizo la temporada pasada. El Athletic sabe que el partido no va a ser fácil, pero los nazaríes tienen que estar alerta, pues el equipo vasco puede igualar la mejor racha de partidos sin perder de la temporada pasada. Además, si ganan, superarían la cantidad de puntos que consiguieron en aquella ocasión.

De la 32 a la 38

Aunque durante el curso 2014/2015 el equipo de San Mamés consiguió encadenar grandes rachas sin perder, la que más se alargó fue la que se inició en la jornada 32 de Liga y terminó en la 38, coincidiendo con el final de la competición nacional. Hubiera podido continuar, pero el inicio de la nueva temporada liguera ante el FC Barcelona se antojaba, cuanto menos, complicado. Tanto fue así que el equipo catalán se impuso 0-1 gracias al gol de Luis Suárez a los 54 minutos de partido.

En lo que a la racha se refiere, hay que indicar que comenzó en el partido disputado en San Mamés ante el Getafe el 18 de abril de 2015. Ante el cuadro azulón se consiguió la victoria por un contundente 4-0 gracias al doblete de Aritz Aduriz y a los goles de Susaeta e Ibai Gómez. Una jornada más tarde tocaba visitar el sur de España, concretamente Córdoba. El equipo califal terminó descendiendo y, unos de los puntos que más dolieron fueron los que se escaparon ante el cuadro vasco. Los blanquiverdes fueron mejores durante los noventa minutos de encuentro, pero el gol de Deivid en propia puerta terminó dejando el marcador 0-1. De vuelta a casa tocaba recibir a la Real Sociedad en el derbi vasco por excelencia. El gol de Aduriz a los 52 minutos daba esperanzas a los rojiblancos, pero a la hora de partido, De La Bella, situó el empate para los donostiarras.

Durante la racha positiva, se consiguió el empate a cero en el Estadio Vicente Calderón

Quizás, el partido más complicado al que tuvo que enfrentarse el cuadro de Valverde durante esta racha de siete encuentros sin perder fue el del Atlético de Madrid. El empate a cero conseguido en el Vicente Calderón reafirmó la mejoría del cuadro vasco, mientras que el equipo de Simeone se despedía de la lucha por la Liga. A tres encuentros para el final del torneo de la regularidad, el Deportivo de La Coruña, inmerso en la lucha por la salvación, llegaba a La Catedral. En lo que se esperaba un partido cómodo y una victoria fácil para los locales, todo se torció. Aduriz, al cuarto de hora de partido, abrió el marcador pero Lopo, con un gol agónico en el tiempo añadido de la segunda mitad, fue el encargado de situar la decepción en Bilbao. Se escapaban dos puntos en el último minuto. Dos puntos que dejaban al cuadro de Valverde fuera de las posiciones de UEFA Europa League. Unas posiciones que se recuperaron de forma épica.

Williams celebra el gol ante el Elche. Fotografía: LFP
Williams celebra el gol ante el Elche. Fotografía: LFP

En Elche, el partido comenzó en contra. Jonathas, en la primera mitad, situaba el 2-0 en el marcador del Estadio Martínez Valero gracias a su doblete. Sin embargo, lejos de rendirse, los leones salieron del vestuario con la clara intención de remontar y acortaron distancias en el minuto 80 gracias al gol de Aketxe. Siete minutos más tarde, San José, anotó el empate a dos y, en el tiempo de descuento, Williams llevó el delirio a los aficionados desplazados a tierras ilicitanas al anotar el definitivo 2-3. Tres puntos importantes para los rojiblancos que se situaban en la séptima posición a falta de una jornada. Una jornada que les medía al Villarreal, un equipo que estaba situado en el sexto puesto y que venía realizando una temporada espectacular. Ante los de Marcelino no hubo compasión y Aduriz, en dos ocasiones, Beñat e Iraola, que jugaba su último partido como jugador del Athletic Club, dejaban una goleada que permitía al equipo entrar en la fase previa de la segunda competición europea.

En total, cuatro victorias y tres empates en los últimos siete encuentros ligueros de la temporada 2014/2015. 15 puntos que llevaron al equipo de Valverde desde la novena posición hasta la séptima gracias a los 14 goles a favor y cuatro en contra.

¿De la 6 a la 12?

Ahora, estos 15 puntos pueden ser igualados o, incluso, superados, ya que si el Athletic Club gana al Granada el próximo domingo, 22 de noviembre, habrá sumado 17 puntos de los últimos 21 en juego. La dinámica es buena y todo comenzó en el derbi vasco ante la Real Sociedad. El empate a cero en Anoeta, que pudo haber sido diferente en función de alguna que otra decisión arbitral, dio inicio a una racha de partidos sin perder que aún dura. Fue en la jornada siete de competición cuando el Valencia se plantó en San Mamés con la intención de mejorar sus registros a costa de una derrota de los locales. Todo pudo ser diferente, pues Parejo anotó un magistral gol de falta a los veinte minutos de juego. Cuando el conjunto che era mejor, llegó el empate por medio de Laporte. A partir de ese momento, el Athletic Club dio un paso al frente y consiguió la remontada por medio de los goles de Aduriz y Susaeta.

En la siguiente jornada liguera, el equipo vasco viajó a Riazor para medirse al Deportivo de La Coruña. Ante el cuadro gallego se vivió lo mismo que en la temporada anterior. Williams y Aduriz adelantaron a los visitantes pero, en los últimos minutos de partido, Lucas Pérez y Arribas igualaron el marcador. De nuevo, dejaban escapar dos puntos por la comodidad del resultado. De nuevo, el Athletic Club se complicó la vida. Este fue el último traspiés del cuadro rojiblanco que, tras volver a San Mamés, se enfrentó al Sporting de Gijón en la novena jornada liguera. Susaeta, a la media hora de partido, y Aduriz, por partida doble, consiguieron destruir a los asturianos. No obstante, había una asignatura pendiente: ganar fuera de casa.

Ésta quedó terminada en la visita a Sevilla para enfrentarse al Real Betis. En un partido magistral del equipo bilbaíno llegó una contundente victoria por 1-3 gracias a los tantos de Williams, en dos ocasiones, y de Raúl García. Finalmente, el Espanyol fue la última víctima de los leones. En un partido duro y trabado disputado en San Mamés se impuso la rentabilidad local. Williams, al inicio del encuentro, abrió el marcador pero Hernán Pérez, a los 51 minutos, devolvía las tablas. Solo Raúl García, en un remate de cabeza muy complicado, consiguió batir al cuadro periquito para dejar los tres puntos en La Catedral.

El partido ante el Granada no solo es un encuentro liguero. Es un partido que puede suponer igualar una racha de resultados muy importante que permitiría dejar un buen colchón de puntos en el casillero rojiblanco. La tendencia es positiva y los puestos europeos ya están a dos puntos. Es en este momento cuando la afición de San Mamés canta aquello de “No pares, sigue, sigue”.

VAVEL Logo