El Bilbao Athletic se enfría en San Mames
Foto: UGS Visión

La tarde era de lo más fría en San Mames en un partido que enfrentaba a los dos últimos clasificados de la tabla de la división de plata. No solo era fría la temperatura ambiental, también lo era el minuto de silencio inicial en memoria a las víctimas de los atentados de París y lo era una grada que se presentaba más solitaria que nunca. La meteorología y la proximidad horaria del clásico del fútbol español no facilitaban la afluencia de público.

Con Villalibre aún tocado y Undabarrena sancionado el ‘Cuco’ Ziganda alineó de inicio a Santamaría en la punta de ataque, escoltado por la línea de tres formada por Unai López, Guarrotxena e Iturraspe. En el centro del campo fue Vesga quien sustituyó a Undabarrena acompañando a Gil. En línea defensiva la única novedad respecto a la pasada jornada fue la presencia de Etxeberria en el lateral derecho.

Dominio rojiblanco con posesión estéril

Como viene siendo habitual en los partidos del Bilbao Athletic como local esta temporada los del ‘Cuco’ salieron dispuestos a acaparar la posesión del balón y llevar la iniciativa del encuentro. Una posesión, eso sí, estéril esta vez dado que las ocasiones tardaron en llegar y lo hicieron con cuentagotas. Gorka Iturraspe tuvo la más clara en el minuto 19 rematando desde la frontal del área pequeña un pase atrás de Guarrotxena desde línea de fondo.

La de Iturraspe fue la ocasión más peligrosa y prácticamente la única de la primera mitad. Un remate de Santamaría de cabeza y alguna arrancada de Zongo por parte visitante fueron lo más peligroso a partir de la ocasión del mencionado Iturraspe. El descanso llegó con el resultado a gafas y una afición helada esperando que el encuentro se fuera descongelando en la segunda mitad.

Tímida mejoría en ambos bandos tras el descanso

No aceleró demasiado el encuentro tras el paso por vestuarios. Los primeros ataques del Bilbao Athletic en los minutos iniciales de la primera parte orquestados por Unai López hacían pensar que el partido iba a ir adoptando otro ritmo pero fue todo un espejismo finalmente. El agua volvió a su cauce y el somnoliento ritmo del primer tiempo se instaló otra vez en San Mames.

Pasaban los minutos y nadie conseguía romper el hielo. Las interrupciones provocadas por cambios y lesiones impidieron durante gran parte de la segunda mitad que el partido ofreciera por fin un espectáculo más atractivo. No obstante, una vez enfilada la recta final del encuentro los andaluces trataron de meter una marcha más aprovechando la retirada por lesión del recién incluido Seguín. En el minuto 77 una gran estirada de Remiro salvó a los suyos de ponerse por debajo en el marcador. Ziganda, lejos de atrincherarse atrás a defender el empate, decidió dar entrada a un Villalibre afectado todavía por ciertas molestias físicas. 

La entrada del joven delantero impulsó a los locales hacia la portería rival. El Bilbao Athletic se lanzó al ataque durante los últimos cinco minutos de encuentro pero sus intentos fueron en vano finalmente. El resultado no se movió durante 90 fríos minutos en uno de los partidos más grises de los de Ziganda esta temporada. El filial rojiblanco no termina de adaptarse por completo a la Liga Adelante. La necesidad de sumar puntos es cada vez mayor y es especialmente importante aprovechar los partidos como local para ganar puntos y confianza. La próxima jornada será el Leganés, situado en la mitad baja de la tabla, quien reciba a los de Lezama. La segunda división es muy exigente y, aunque las sensaciones no están siendo nefastas hasta ahora, el equipo tiene todavía mucho que mejorar.

VAVEL Logo