Injusto empate en Mestalla
Imagen: laliga.com

Tras trece años alejados de la élite del fútbol español, volvía a Mestalla la Unión Deportiva Las Palmas y lo hacía con la sorpresa de Momo en el once inicial, frente a un Valencia que vive unos días bajo un cielo de nubes negras, inestabilidad deportiva y división entre entrenador y afición.

Los de Nuno llegaban al encuentro tras imponerse con una contundente goleada en Balaídos al Celta, al que le endosó una manita en un partido bastante engañoso donde el Valencia tan sólo disparó cinco veces entre los tres palos, dejando para su hinchada el dato positivo de una efectividad total. Los del archipiélago, por su parte, llegaban a la capital del Turia en posiciones de descenso pero tras imponerse 2-0 a la Real Sociedad en el Estadio Gran Canaria.

Quique Setién, el técnico del conjunto pío pío, alineó para su visita a Mestalla su once de gala, con la excepción de Momo, que se ganó un puesto en el once a pesar de no ser un habitual en las alineaciones iniciales del conjunto canario. El exentrenador del Club Deportivo Lugo sabía que era una cita importante debido al escenario y a la situación que vive su equipo. El técnico valencianista, también puso toda la carne en el asador, a excepción de Santi Mina, que su internada en el once sorprendió a más de uno.

Injusto fútbol

El partido arrancó con un envalentonado Las Palmas que cerca estuvo de hacer el gol en una jugada a balón parado, pero el disparo de Jonathan Viera se marchó desviado por poco. Tras esto, el Valencia se animó y no necesitó mucho para hacer el tanto que abriese la lata: primero Feghouli avisó rematando un balón a portería vacía contra el poste en una jugada invalidada por fuera de juego, e inmediatamente después, Paco Alcácer remataba a placer un centro lateral disparado por André Gomes para poner el 1-0 en el electrónico de Mestalla.

Tras el gol, el conjunto grancanario no bajó los brazos y buscó el gol, encerrando en su campo al Valencia que trataba de salir con balones rápidos a la contra, pero Jaume Doménech y un gran trabajo defensivo de los locales, evitaron el gol del equipo visitante que, pese a todo, no dejaba de intentarlo, creando un buen fútbol saliendo con el balón jugado desde atrás.

Poco a poco el partido se fue igualando en cuanto a ocasiones de peligro, pero el dominio de los de Quique Setién no dejó de estar patente sobre el terreno de juego. El conjunto grancanario dominó la posesión de la pelota completamente y el Valencia tan sólo consiguió crear peligro en jugadas aisladas en forma de contragolpes, que no consiguió materializar. Jaume fue uno de los jugadores más destacados de la primera mitad. Gracias a sus atajadas, el Valencia se fue al descanso con un resultado favorable pero dejando unas sensaciones que no gustaron a la grada de Mestalla, que despidió a sus jugadores entre silbidos.

Valencia - Las Palmas
Imagen: blanquinegres.com

Jaume salvó los muebles

La segunda mitad continuó con la dinámica del primer periodo: un Valencia encerrado ante Las Palmas envaltonado que sólo necesitó diez minutos de la segunda parte para lograr batir a Jaume Doménech y poner las tablas en el marcador. El gol de los grancanarios lo hizo, precisamente, el exjugador del Valencia Club de Fútbol, Jonathan Viera, en una jugada elaborada que acabó con un zarpazo cruzado a la escuadra imposible de detener para el guardameta valencianista.

Con el paso de los minutos, la Unión Deportiva Las Palmas, consciente del esfuerzo realizado durante todo el encuentro, se fue replegando atrás y dejó de tener tanto protagonismo en el juego, aunque siguió dominando en prácticamente todas las facetas del partido. Pero este repliegue no supo aprovecharlo el Valencia que siguió siendo inferior a su rival, para desquicio de su afición.

Parecía que el conjunto dirigido por Quique Setién había dado por bueno el empate sacado de Mestalla, pero no se conformó a la vista de que los locales no buscaban la victoria ante su público, por lo que en los minutos finales tuvo un arreón y, tirando de orgullo, fue a por los tres puntos, pero Jaume Doménech no permitió a los grancanarios llevarse la victoria y dejó, para el deleite de los presentes, un recital de atajadas que levantaron a los presentes en el estadio que volvieron a corear su nombre de forma unánime.

Como anécdota del segundo periodo quedó la ovación que recibió Rodrigo De Paul por parte de Mestalla cuando salió a calentar. Cabe recordar que el argentino fue apartado de las convocatorias junto con Álvaro Negredo, hoy fuera de la lista por lesión —fue operado de urgencia de apendicitis—.

"Nuno vete ya"

Parecía que con la victoria no se volvería a escuchar, por lo menos por una jornada más, el ya habitual cántico de "Nuno vete ya" por la grada de Mestalla, pero con el gol de la Unión Deportiva Las Palmas se pudo escuchar, aunque no de forma muy sonora, como era cantado por varios sectores del feudo che. Pero fue alrededor del minuto 65 cuando más se escuchó. Ensordecedor. El conjunto pío pío, tras una jugada perfectamente trenzada, estuvo a punto de lograr el gol de la remontada, pero Jaume lo desvió a la cruceta. Fue ahí cuando Mestalla se enfadó con el técnico portugués y volvió a cantar, a coro, de forma unánime el cántico que se está convirtiendo en típico de cada partido que el Valencia juega de local. Además, también se cantó en los minutos de descuento, dejando claro que la afición de Mestalla no quiere al técnico portugués al frente del equipo.

VAVEL Logo