La hora de la verdad para Asenjo
El guardameta celebra desde la portería un tanto de los suyos.

Era 29 de abril. El Villarreal se enfrentaba al Atlético y como en una irónica paradoja del destino, Asenjo caía mal en una salida y se volvía a retorcer de dolor sobre el verde. Otra vez los ligamentos. La tercera vez en su carrera. "Maduras a pasos agigantados. Para lo joven que soy, ya son muchas experiencias negativas, pero veo la parte positiva De todo se aprende. Ya me ha tocado pasar por tres lesiones de gravedad y estoy orgulloso de haber salido de todas ellas y sentirme con ganas de demostrar a la afición del Villarreal que Asenjo ha vuelto... y ha vuelto bien", declara el portero.

Esa tarea, la de convencer y volver a conquistar a técnico y afición, será una de las primeras grandes pruebas que el palentino tendrá que superar: "Es normal que la gente dude. Si ya después de una lesión de este tipo dudan, imagínate con tres. Pero de convencer a los incrédulos ya me tendré que encargar yo. Sé todo lo que he trabajado este verano para estar como estoy ahora. Las sensaciones son inmejorables y la recuperación de la lesión ha ido sobre ruedas. Pronto empezaré a sentirme uno más para pelear por el puesto en la portería".

Compañeros de enfermería

Poco antes de que la afición de El Madrigal escuchara los gritos de su cancerbero sobre el césped, otro compañero suyo, Mateo Musacchio, también se había lesionado de gravedad. Los dos han sido compañeros de enfermería y han afrontado unos plazos similares. Los dos ven ahora la luz al final del túnel: "Creo que los dos hemos superado ya la lesión, pero hay que tener una base de horas detrás, sentirse bien con uno mismo y adquirir esa confianza para empezar a jugar partidos". El palentino no tiene problemas a la hora de reconocer que aún puede necesitar algo más de tiempo para sentirse con confianza, pero que por su parte no quedará ni una gota de sudor: "No nos gusta marcarnos plazos, y menos a mí, después de lo que llevo. Solo cuando me vea bien y preparado tiraré para adelante. Ahora hay que ir sumando horas y más horas de trabajo. (...) He trabajado muchísimo este verano en jornadas muy intensas para que cuando llegara este momento me sintiera lo mejor posible. Falta ese ritmo que se coge sobre todo a base de partidos. El problema es que ya no hay encuentros de pretemporada y ahora vendrían más que bien".

¿Tres son multitud?

A la hora de afrontar la planificación de esta temporada, el club tuvo que tener en cuenta que dos de sus pilares en el proyecto deportivo no podrían sumarse a la práctica normal hasta, al menos, noviembre. Eso son más de dos meses de trabajo sin ellos. Por eso llegaron como refuerzos en esos puestos el italiano Bonera y Alphonse Areola, hasta ahora portero titular amarillo con merecimientos. Cuando Asenjo se reincorpore, la papeleta será para Marcelino. "Es el mundo de la portería; solo juega uno. Pero ahí estaremos Mariano y yo para intentar jugar cada domingo, igual que Alphonse. Los tres tenemos capacidad para defender la portería del Villarreal y el que se lo gane tendrá los minutos que todos queremos".

El meta 'groguet' agradece al club, sin embargo, el pequeño gesto de confianza depositao en él al traerle un sustituo de carácter temporal como es Areola, porpiedad del París Saint-Germain: "Para mí es un guiño del club. Que hayan contratado a Mariano y hayan cerrado la cesión de otro portero significa que siguen confiando en mí y en mi recuperación. Por esa parte me siento respaldado". Esa tensión deportiva, sin embargo, no se traduce en una mala relación entre los metas del Sumbarino: "Hay muy buena relación, de verdad. Areola aún no domina el idioma, pero con Mariano me llevo fantástico. Hace ya algunas semanas que entreno con ellos y el ambiente es inmejorable. Lo hace más fácil".

El nuevo Villarreal

Ahora que el portero ve cada vez más cerca su reincorporación, toca hacer balance, también, de a qué equipo se sumará, de cómo ve al Villarreal en este primer tercio de la 2015/16: "El equipo tuvo un gran inicio y después vino cierto bajón por culpa de las lesiones, pero en líneas generales estamos haciendo una gran campaña, quintos a dos o tres puntos del tercero, a un paso los dieciseisavos de la Europa League… Pero esto acaba de empezar y veremos donde estamos en marzo o abril". Sobre el pequeño bache que el Submarino está atravesando en Liga, en la que solo ha sumado 4 de los últimos 15 puntos posibles, el palentino es optimista: "Hemos pasado por una rachita complicada, porque el Villarreal juega con dos delanteros y cuando cae alguno de ellos pues se nota y hay que intentar recuperarlos lo antes posible. Yo intento ayudar y ejerzo un poco de ejemplo; con trabajo y tesón todo se consigue".

Y es que, para Asenjo hay herramientas para pensar en lo mejor: "Hay una plantilla más competitiva que la de la temporada pasada. Hay más fondo de armario y gente con muchos minutos ya en Primera División como por ejemplo Soldado, que nos va a dar ese punto que necesitamos de veteranía. Hay equipo para alcanzar unas metas que todos tenemos claro que son acabar lo más arriba posible en la Liga y meternos en plaza europea y pelear por las otras dos competiciones, la Europa League y la Copa del Rey". Y la primera cita para medir una posible mejoría del equipo será mañana domingo, a las 16:horas, frente al Eibar de Mendilibar.

VAVEL Logo