El Atlético echa somníferos y duerme al Betis

La vida sigue igual por el Benito Villamarín. Un entrenador mediocre que toma decisiones en favor de la corriente más próxima a su pensamiento. Su nutrido séquito de 'comegambas' continúa tocándole las palmas al son del cobijo. El compacto grupo del 'Cholo' Simeone fue el siguiente equipo en cargar los tres puntos en el autobús.

El trivote rocoso se le vino abajo en siete minutos. Eso es lo que tardo el Atlético de Madrid en batir a un recién renovado Antonio Adán. Un fallo estrepitoso de Xavi Torres ponía en bandeja el partido a los colchoneros. Algunos seguidores verdiblancos se preguntan por qué el de Jávea sigue en el plantel. Nefasta primera parte del canterano culé. Un pérdida en la frontal fue capturada por Fernando Torres, cuyo disparo lo repelió el de Mejorada del Campo en primera instancia pero Koke, que pasaba por allí no perdonó y alojó el cuero en el fondo de las mallas. Otra vez comenzaba perdiendo el Betis en los albores de la contienda.

Xavi Torres, Digard y N'Diaye. Tres patas para un banco. Sin chispa ni intensidad, el técnico argentino de los madrileños gozaba en el banquillo contemplando como su conjunto balanceaba la pelota de lado a lado. Llegando al cuarto de hora de juego, una triangulación por la izquierda la culminó Griezmann que a punto estuvo de poner más tierra de por medio. Mientras tanto, el Betis corría tras la estela de un esférico con olor a Manzanares.

Esperpéntica actuación de Xavi Torres

El bullicioso público que se dio cita en el Villamarín cargaba con sonido de viento a la actitud de su equipo. Y es que el manejo físico de los de Mel sigue lejos de lo que se pide para competir en la élite del fútbol. Gabi proseguía con el ramillete de ocasiones favorables al Atlético. El ex del Zaragoza enganchó una volea desde la frontal que se perdería por encima del marco de Adán.

El único disparo a puerta del Betis en el primer acto desembarcó en una inofensiva jugada ensayada. Varela la cede en corto para que Cejudo golpee directamente a las manos de Oblak. El meta esloveno ni se inmutó.

La primera mitad iba llegando a su fin entre la frialdad que desprendían los jugadores del Real Betis. Toque tras toque de los rojiblancos en un tapiz inmaculado. Los semblantes alicaídos de una hinchada local acostumbrada a planteamientos medrosos copaba la tónica habitual de la grada.

Alfred N'Diaye volvería a probar fortuna desde la lejanía sin encontrar premio. Diego Godín, en un alarde de potencia aérea iba a asestar un potente testarazo que blocaría Adán.

Adán se lesiona y el Atleti duerme el partido

Nada. Eso es lo ocurrió en el segundo periodo. Mel señalaba a Xavi Torres, que se quedaba en la caseta en detrimento del internacional sub-21 Dani Ceballos. Mucho se habla de las actuaciones del utrerano con el combinado nacional. En el Betis, de momento, ni está ni se le espera.

El Atlético de Madrid y su plan establecido. Parar el juego, tocar y desesperar al rival. Y funcionó. El Betis no mejoró la triste imagen mostrada en los 45 minutos iniciales y las tibias llegadas que contabilizó fueron sin relevancia.

Al Betis le faltó intensidad

Fernando Torres, en una acción individual, evidenciaba las carencias defensivas de un conjunto verdiblanco que en casa no termina de arrancar. A la hora de partido, un nuevo contratiempo para los béticos. Antonio Adán se lesionaba en un lance fortuito y daba entrada a Dani Giménez. La única ocasión con más corazón que cabeza la aportaría Álvaro Cejudo. Galopada en solitario y chut a las nubes.

Ni con la entrada de Jorge Molina se disipó la neblina verdiblanca. Simeone, pensando en Champions, movía el banquillo y salían Vietto, Óliver Torres y Saúl. La última gran oportunidad la tuvo el siempre cumplidor Griezmann. Recibe un formidable pase al interior del área y estrella su disparo con el póster.

Nueva derrota del Betis en casa, y ya van cuatro. El Benito Villamarín se está convirtiendo en un parque de atracciones para los rivales. El viernes, nueva cita para enmedar errores. Vistará el Ciudad de Valencia. 15 puntos, mitad de tabla. Entrenador cuestionado.

VAVEL Logo