La ley del más fuerte
El Fuenlabrada no pudo contra un muy buen Real Unión (Foto: De La Hera) Diario Vasco

Se impuso la ley del más fuerte en una tarde no muy apetecible para la practica del fútbol en Irún. Que no engañe el resultado, recuperando buenas sensaciones en su juego y de cara a puerta, el Real Unión superó al conjunto madrileño en muchas facetas del juego y se mostró mas contundente en los metros finales. 

El entrenador vasco Zulaika propuso un once con variantes, dejó en el banquillo a Mikel Alonso y prescindió de Aritz Mujika para dar entrada a Ozkoidi en labores de creación en la media punta, y a Alain Barrón que fue el más destacado del partido. Además recuperó a Jorge Galán que sin crear gran peligro en la faceta goleadora, estuvo participativo en las jugadas de ataque de su equipo, y a Juan Dominguez que después de un mes de lesión volvió a pisar el verde de Gal por unos minutos. 

Por parte del equipo de Fernando Morientes, ante la ausencia de su goleador Matas, dió la oportunidad a Babunski de inicio junto a Jorge Ortiz y Borja Sanchez, los dos hombres más destacados en este inicio liguero de los madrileños. El Fuenlabrada llegó a tierras vascas con ganas de volver a la senda de la victoria, pero el buen partido realizado por los locales truncó las aspiraciones madrileñas. 

El inicio del partido sin embargo no fue muy alegre pues las condiciones climatologicas, con viento y lluvia fuertes, no dejaron crear un buen juego a dos equipos que precisamente basan su juego en el buen trato del esférico.  Durante 25 minutos las imprecisiones se hicieron dueñas del encuentro y el escaso publico que se acercó a Gal no pudo ver ocasiones por parte de ninguno de los contrincantes. El viento amainó y el balón empezó a rodar con algo de sentido, sobre todo por parte del Real Unión.

En un saque de banda, Eizmendi cogió el balón para centrarlo a Barrón que desaprovechó la primera buena ocasión del partido mandando el balón sobre un defensa. A los pocos minutos, una de las pocas incursiones de los madrileños, conducida por Borja Sanchez, fue repelida a corner por el portero local Txusta. A partir de ese momento empezó el asedio Unionista hasta el descanso a la portería defendida por Ismael Gil. A la media hora de juego, tras una buena jugada de Eizmendi en una contra lanzada por Ozkoidi, desde linea de fondo mandó un pase de la muerte a Martins que erró en el disparó y mandó por encima del travesaño el balón.

El gol del Unión se hacia de rogar, y así fue como a los 40 minutos de partido, Galán le dejó el balón a Azkoiti que desde la banda derecha centró y trás fallo de la defensa azulona  fue a parar a la cabeza de Eizmendi que metió el balón al fondo de la portería. La primera parte terminó con un mal disparo del local Ozkoidi en el 45 de la primera mitad. 

La segunda parte comenzó con una jugada de Jean Carlos para Babunski que no acertó a realizar un buen disparo ante la pasividad mostrada por la zaga vasca. Este comienzo dió lugar a unos minutos en el que el juego se vería truncado por las constantes faltas cometidas por ambos conjuntos, sin apenas ocasiones salvo un buen disparo de Barrón que obligo a Gil a emplearse a fondo y despejar el balón a corner.

Y llegó el gol del empate para el Fuenlabrada, tras un fallo defensivo grave de la zaga unionista tras centro por la derecha de Borja Sanchez, el balón llegó a Jorge Ortiz, que tuvo tiempo para bajar el balón y mandar el balón al fondo de la red. Con el 1-1 en el marcador el Fuenlabrada se vino arriba, y en otra buena jugada, Jorge Ortiz se plantaba solo ante Txusta, pero la jugada quedó invalidada por un claro fuera de juego del goleador fuenlabreño. 

En una tarde placida para el colegiado del comité castellano-leonés Fernando Roman, en la que no tuvo que tomar decisiones complicadas, tuvo dos acciones en el area visitante muy dudosas. La primera de ellas fue sobre el hombre más destacado del partido, Barrón tenia el balón dentro del área ,una entrada de Rovirola hizo caer al jugador unionista con el considerable descontento de público y banquillo irunés reclamando el penalti. Esa jugada se saldó con la expulsión del entrenador de porteros local Ricardo Costa ante sus airadas reclamaciones. Acto seguido, tuvo lugar la segunda jugada, aún más clara si cabeUn buen pase a Mikel Alonso en carrera dentro del área, que se vió en el suelo tras un empujón claro de Tello ante las protestas de toda la parroquía unionista que no entendió bien la no decisión del colegiado.

Esto no hizo más que sacar el caracter del Real Unión, Azkoiti recuperó un balón en linéa de tres cuartos, el balón lo recogió Mikel Alonso que centró y tras fallo de Ismael Gil, el balón fue a parar a Alain Barrón que solo tuvo que empujar el balón y así certificar la segunda victoria consecutiva a falta de 5 minutos del final por 2 a 1. 

Un partido muy bien manejado por el equipo vasco que obtuvo el premio merecido después de el asedio al que sometió al Fuenlabrada. El Fuenlabrada sin duda acusó por momentos la falta de contundencia que maneja el Real Unión que unida a la juventud de muchos de los integrantes, hizo que la reacción mostrada por el empate no se culminase sumando algún punto en un campo muy complicado. 

Con este resultado el Real Unión queda quinto en la clasificación con 23 puntos, a uno de la SD Amorebieta que marca los puestos play offs. Por contra el Fuenlabrada acaba la jornada decimotercero, en una situación algo delicada con 16 puntos a 1 punto del descenso.

Sin embargo, como recalcan todos los entrenadores, esto es muy largo, y de aquí a mayo puede ocurrir de todo. 

VAVEL Logo