La pizarra de Simeone: el Atleti se divierte con el 4-3-3
Fotomontaje: VAVEL

El Atleti aseguró su pase a octavos en un gran partido. Los rojiblancos doblegaron por 2-0 al Galatasaray turco. Como si de un déjà vu se tratara, Griezmann volvió a ser verdugo del equipo de turco con otro doblete.  El francés, sin llegar a su mejor nivel, se reencontró con el gol y con esas buenas sensaciones. Lo mismo que le pasa al Atleti. Simeone parece haber encontrado en el 4-3-3 el buen camino. El equipo jugó un magnifico partido con posesión, con frescura, con ideas, con soltura y un gran repertorio de toque.

No se olvidó de mantener. El Atleti volvió a defender bien. Tiago, importante en esa faceta, lideró el juego defensivo que estuvo marcado pos las anticipaciones y los buenos movimientos tácticos. No se dejó huecos. En ataque los de Simeone estuvieron soberbios y se gustaron.  Detalles de esa soltura y ese ímpetu ofensivo  que dejó patente el Atleti , fueron imágenes como el ver en la jugada del segundo gol, a los tres mediocentros dentro del área. Fernando Torres se sumó a este alegre partido dejando varios detalles de calidad y buenos pases.

Koke acabó el partido con 103 pases acertados

El dibujo, a pesar de la conversión al 4-3-3, sigue marcada por las inclusiones de los laterales. Tiago ejerce de coche escoba y, en una posición más estática, recupera, anticipa y comienza todas las jugadas desde atrás. Importantísimo en el juego aéreo. Gabi, su fiel escudero, tuvo un papel más ofensivo, gustándose en la parte diestra del ataque. Koke, comenzó a la izquierda del portugués, pero como un niño desobediente, hizo lo que le dio la gana. Se movió  por todo el campo y se amistó con todos.

Esquema 4-3-3

Así se movieron

El Atleti se divierte si Koke se divierte

El partido del Villamarín dio los primeros avisos de las buenas vibraciones que daba este equipo con el 4-3-3. Pero no solo eso, en el estadio bético también se dejó muestras (no solo por el gol) de la mejora de  un jugador tan importante como es Koke. El canterano, elevado a pieza clave y jugador de primer nivel, no había encarrilado bien esta temporada. Bajo nivel y lesión de por medio, el Atleti había echado en falta a uno de sus pilares. Pero Koke está de vuelta y contra el Galatasaray dio el aviso definitivo.

El 6 rojiblanco se siente más cómodo cerca de la creación, cerca de los medios, cerca del centro y  lejos de la banda. El miércoles, Koke se divirtió. El canterano trabajó, creó, combinó, se alió a sus fieles de la banda izquierda, se juntó al centro para crear, se acercó al área para dar últimos pases y rematar. Se gustó y ocupó todo el ancho en busca del balón. Tanto fue así, que Koke llegó a dar 120 (103 acertados) pases. Cifras desorbitadas  para un jugador que se divirtió, se gustó y cuando lo hace, su equipo y afición se lo agradecen.

Gabi se deja ver

Jugadores de su perfil están condenados a la poca admiración y los pocos reconocimientos. Gabi, temporada pasada olvidada, lleva una campaña muy pareja a la que mostró hace dos años. El capitán ha encontrado de nuevo su punto de importancia en el equipo, siendo otra vez ese jugador fiable en la recuperación y que impregna el espíritu y la fe al equipo. Sus ataques a la presión son la seña de identidad y sus robos de balón han vuelto a ser vitales para el equipo. Pero, a la sombra de un gran Tiago (ayer de nuevo ovacionado) no se ha reconocido el buen nivel de su compañero de la ‘eterna juventud’.

El capitán, fruto y radicado de la comodidad del 4-3-3, mostró un repertorio mayor y un abanico amplio de recursos del centrocampista. Gabi no solo ayudó en los repliegues, en las coberturas del lateral y marcó la presión, también dio un plus en ataque. Ocupó el lugar deshabitado por Griezmann en la parte derecha del ataque, y ello supuso que el francés marcara los dos goles como delantero centro, y Gabi le asisitiera por partida doble haciendo de extremo. Variantes que da la diversión y la comodidad. Hechos que hacen que, como Gabi, los jugadores se atrevan e inventen.

Gámez, un caballero

El partido del Galatasaray dejó otro nombre propio. En realidad dejó cada uno que vistió de rojiblanco en el césped, pero uno en especial por su causa. Posiblemente, Gámez volverá al banquillo en el próximo partido del Atleti. La recuperación de Juanfran  hacen más que posible que el ex del Málaga vuelva a la suplencia. El lateral, de nuevo ha demostrado ser una garantía más que notable para Simeone. El ‘suplente’ que todo entrenador querría.

Jesús Gámez no ha desentonado en la ausencia del internacional español, y el partido del Galatasaray estuvo a la altura del partidazo jugado. No desmerecieron los ataques del andaluz, que propagó por banda durante todo el partido. Con soltura, sin ansiedad, sin nerviosismo. Demostró un gran aplomo y sangre fría con balón. Sabe de qué va esto, entiende la esencia de este equipo y sus virtudes son muy aprovechables. Fiabilidad demostrada.

VAVEL Logo