El día en el que quedó sellada la permanencia
Juan Rodríguez pugna por el esférico con Tomas Pina (LFP)

El domingo 28 de noviembre a las 12 de la mañana, Getafe y Villarreal volverán a verse las caras con motivo de la jornada 13 de La Liga

Los locales afrontan el encuentro con la moral subida, tras el empate cosechado frente al Rayo y consiguiendo así romper su racha negativa de derrotas. Los visitantes sumaron un empate en su último partido frente al Éibar. Por eso, este enfrentamiento es importante para los dos conjuntos, para unos por alejarse de la zona de descenso y para los otros por seguir afianzando su puesto de Champions. 

Una mirada atrás 

Corría la primavera y Getafe y Villarreal se dieron cita en una soleada mañana de domingo en el Coliseum Alfonso Pérez para disfrutar del partido correspondiente a la 31 jornada de La Liga. Los locales salieron al campo con el objetivo de sumar los tres puntos y dejar ya sentenciada la salvación una temporada más. Por su parte, el equipo de Marcelino seguía con su particular lucha de entrar una temporada más en competiciones europeas y de ahí que este partido fuera de vital importancia. 

El entrador del equipo azulón era Pablo Franco, ex técnico del filial, que había cogido al conjunto hace un par de jornadas, después de todo el asunto entre Cosmin Contra y su presidente, Ángel Torres. Su objetivo era salvar al Getafe a final de curso. 

Las claves del empate local se basaron en una fuerte presión a media cancha

El resultado final fue de empate a uno. Los tantos cayeron por parte de Uche, tras un dudoso  penalti  a ojos del colegiado, en el minuto 52 para el Villarreal y por Diego Castro, goleador getafense, en el minuto 64. Los azulones fueron bastante superiores todo el encuentro, pero Asenjo, portero de los visitantes, se erigió como la figura del choque. La nota negativa la puso Musacchio, quién recayó de su lesión y se tuvo que retirar en camilla. 

Las claves del empate local se basaron en una fuerte presión a media cancha y en una plantilla mentalizada en la importancia del encuentro. Se vio un equipo muy concentrado los 90 minutos. Los mejores jugadores del Getafe fueron Pedro León y Lacen, aunque en líneas generales ninguno de los once futbolistas mostraron una mala imagen.

Con este punto, los getafense dejaron casi sellada la permanencia una temporada más en Primera División y pudieron disfrutar de un final de temporada mucho más tranquilo. Por su parte, al equipo de Marcelino le tocaría seguir remando para conseguir su principal objetivo y entrar en competiciones europeas

VAVEL Logo