Los números
son solo números
Rubi en un entrenamiento. Foto: Levante UD

Hay una "regla no escrita" en el día a día en el que a la televisión no hay que hacerla mucho caso, que nos cuenta lo que quiere y que nos muestra lo que nos quiere mostrar. Tampoco debería sorprendernos mucho toda esta famosa "regla no escrita" puesto que algo así se preguntó Heisenberg con su Principio de Incertidumbre diciéndonos que lo que vemos no puede ser real. Aplicado al mundo del periodismo, y más en concreto para esta famosa "regla", es muy posible que mucha gente piense que las televisiones nos muestran lo que ellas nos quieren mostrar. Es decir, el hecho de meter una cámara hace que la realidad ya de por si se distorsione.

Con vistas al partido que este mismo viernes enfrente al Levante con el Betis en casa de los de Orriols, si nos parásemos a analizar cómo llega el equipo granota al partido veríamos que la mano de Rubi se empieza a notar, o eso por lo menos, nos indican las estadísticas. Pues si nos atenemos a los pases realizados por el ahora equipo del ex entrenador del Valladolid, el Levante tendría una media del 44% de posesión del balón en los partidos mientras que su rival, el Betis, lo tendría un 46%. Con lo cual, ya es llamativo que al Betis qué siempre se le ha presupuesto como un equipo con bastante posesión o que por lo menos intentaba tenerla y al Levante todo lo contrario, que jugaba a esperar, nos estén muy lejos en las estadísticas. Pero si seguimos repasando los pases realizados veríamos como el Levante da una media de 72'91% de pases buenos y el Betis estaría en un 74'39%. No hay que decir, qué el propio equipo verdiblanco se puede permitir el fichar peloteros como van der Vaart y que el Levante tiene que encontrar a sus "10" dentro de su propia casa, aunque como bien dice el dicho: "más vale lo bueno conocido que lo malo por conocer." Estudiar los números siempre es interesante ya que aportan cosas que se suelen escapar a vista del ojo humano, el Levante daría una media de 361'4 pases por cada partido (contando solo 90') y el Betis 379'7. Esto quiere decir que el equipo granota mueve prácticamente el balón lo mismo que su rival.

La mano de Rubi se empieza a notar, o eso por lo menos, nos indican las estadísticas.

Pero si seguimos indagando en todo este embrollo, nos sorprenderíamos al ver que el equipo de Paco Jémez, el Rayo Vallecano da unos 900 pases en largo mientras que el Levante solo estaría en torno a los 842. Digno de estudio esto último, que no se queda ahí porque los azulgranas dan más pases hacia delante (43'4%) que el Betis (42%) y solo para atrás moverían el balón un 14'2% los granotas mientras que los de la palmera lo hacen un 13%. De todo esto destacamos que el Betis juega más por las bandas siendo el Levante más directo por el centro.

En relación a los datos que se refieren al computo de pases, el equipo de Rubi tiene un 62'8% de precisión de sus pases en campo contrario superando por ejemplo al Villarreal que estaría en un 62'6 y al Athletic que está en un 61'1%. Como apunte recordar que estos dos equipos son los que están jugando la Europa League. Y ya por último, el Levante tiene un 44% de la posesión en los partidos mientras que el Betis un 46%. Números que no fallan para resolver cualquier tipo de problema que se pueda presentar en la vida pero que para el deporte está bien tenerlos a mano pero que sigue habiendo mucha gente escéptica que no termina de creerse este tipo de cosas.


A la afición verdiblanca todo esto de los números no lo tendrán muy El equipo de Rubi tiene un 62,8% de precisión en sus pases en campo contrarioen cuenta puesto que ellos miran la clasificación siete puestos por encima del Levante. Aunque las estadísticas varían de forma exponencial ya que una victoria levantina pondría a tres puntos al equipo de Rubi con respecto al Betis. Como hemos podido observar, este equipo lleva una línea ascendente desde la llegada de su nuevo entrenador y al igual que Picasso le preguntaba a su familia el por qué él veía cosas que ellos no podían percibir, la parroquia levantina debería empezar a preguntarse qué no solo estarían luchando por la permanencia sino que podría ser la bonita gestación de un nuevo modelo de juego para el equipo más acostumbrado años anteriores a esquemas más conservadores. Pues el fútbol no es un deporte muy transformable pero es impagable apreciar siempre una metamorfosis kafkiana en un equipo no de primeria línea como es este Levante UD. Esperemos que esta bonita línea ascendente no la rompa una simple manzana.

VAVEL Logo