La continuidad como remedio a los males
El Levante necesita frenar la racha del Betis fuera de casa para dar continuidad a su juego / FOTO: Levante UD

Levante y Betis disputarán en el Ciutat el partido de la decimotercera jornada de Liga. Lo harán con buenas sensaciones ambos equipos: Los de Rubi tras ganar de manera brillante al Sporting en El Molinón y demostrar las últimas jornadas que la zona de descenso este año no va debe ser lo habitual y el Betis, que pese a caer derrotado ante el Atlético de Madrid en su feudo, se ha convertido en el coleccionista de banderas a domicilio: 11 puntos de 15 posibles fuera del Benito Villamarín en lo que va de año y con solo una derrota, la del Santiago Bernabeu.

Una racha que pone en aviso al técnico Rubi, que en la rueda de prensa previa al encuentro ya comentaba su intención de evitar cualquier muestra de relajación en su equipo durante el encuentro. Un mensaje de aviso cara al duelo ante el Betis pero que tiene su origen en el partido contra el Sporting cuando el equipo aflojó en exceso arrastrado por la comodidad del 0-3 favorable que pudo dejarle algún susto por el camino.

Se espera que el técnico catalán ofrezca un once parecido a las últimas jornadas y que ya ha confeccionado durante el tiempo que lleva en el banquillo granota, a la espera de recuperar lesionados como el caso de Iván López que cada vez avista más su cercano regreso y Trujillo del que se espera también una pronta reaparición; ambos, titulares habituales con Alcaraz, tendrán que ganarse su vuelta al equipo titular.

Asimismo, el conjunto verdiblanco llega con varias bajas al encuentro. Tarek, del que se espera total recuperación y disposición para Pepe Mel en los próximos días, será baja casi segura contra el Levante. El delantero goleador Renella, que también está cerca de reaparecer tras sus molestias en la rodilla también se perderá el duelo en el Ciutat y el guardameta Adán; el portero estaba atravesando un  gran momento de forma y es seria duda para el próximo compromiso liguero contra los azulgrana. Si finalmente el guardameta no pudiera jugar su puesto lo ocuparía Dani Giménez, que dio buenas sensaciones en el último partido contra el Atlético de Madrid y que manifiesta su deseo de ser titular demostrando que tener que suplir a un guardameta de garantía como adán no supone ningún problema. Por su parte, con la lesión más sensible y de mayor duración se encuentra el mediocampista Digard, que será baja hasta mediados de Enero.

De esta manera se presenta el duelo entre ambos conjuntos. En un lado, un rival duro cuando juega de visitante y en el otro, un Levante a quien parece temblarle las piernas esta temporada ante la presencia de su público. Podría y debería ser el partido en el que el bueno deje de ser tan bueno y el malo tan malo. 

VAVEL Logo