Real Valladolid Promesas - Izarra: obligados a ganar para romper la dinámica negativa

Complicada situación la que afronta en la actualidad el filial albivioleta en la categoría de bronce del deporte rey a nivel nacional. Los pupilos de Borja Jiménez atraviesan el que es, sin ninguna duda, el momento más complicado desde hace mucho tiempo para el Promesas. Esto se debe a que los castellanos acumulan ya un total de tres jornadas consecutivas sin puntuar, lo que ha provocado que se hayan adentrado en las posiciones que condenan directamente a la Tercera División española.

El Real Valladolid B cayó derrotado la pasada semana en el fortín de la Peña Sport por dos tantos a cero, todo ello merced al doblete materializado por un enchufadísimo Toni Rodrigo. Las sensaciones no fueron del todo malas para el segundo conjunto pucelano, sobre todo porque tuvo en sus botas la posibilidad de haberse adelantado en el luminoso, pero José desperdició dicha oportunidad y los de blanco y violeta se volvieron una vez más con las manos vacías a la capital de Castilla.

Por lo que respecta al Izarra, tampoco es que precisamente atraviese su racha más próspera de juego y resultados en lo que hace alusión a su rendimiento en el Grupo 1 de Segunda División B. El cuadro navarro lleva dos derrotas seguidas en la competición de la regularidad, la última de ellas contra el Somozas en el Estadio de Merkatondoa por cero dianas a una, por lo que espera poder romper su dinámica negativa en los Anexos al Nuevo José Zorrilla frente a los jóvenes integrantes del Promesas.

Alerta roja a orillas del Pisuerga

Momento complejo el que está viviendo a día de hoy el filial del Pucela en el campeonato doméstico en la división de bronce del balompié en España. Tres jornadas de manera consecutiva sin sumar ni un punto son muchas, por lo que Borja Jiménez confía en poder cambiar esa tesitura en el compromiso del próximo sábado en la ciudad que vio nacer a Miguel Delibes contra el Izarra. No va a ser una misión sencilla, especialmente porque los jóvenes jugadores del plantel blanquivioleta están muy tocados anímicamente, aunque saben de la importancia de retomar la senda de la victoria este fin de semana ante los navarros.

La última vez que el Promesas ganó (y consiguió puntuar) fue en la undécima cita del torneo liguero contra el Atlético Astorga, el colista de la clasificación, que está experimentando una situación aún más comprometida que la expedición castellana. En dicho encuentro, el cual tuvo lugar en el campo de los Anexos, los vallisoletanos se impusieron a su rival por tres tantos a uno, lo que sirvió para darle un gran motivo de satisfacción y alegría a una fiel parroquia albivioleta que bastante estaba sufriendo ya con las andanzas del primer equipo pucelano.

El Promesas se ha desinflado cual globo con el transcurso de la competición

Sin embargo, desde el enfrentamiento contra los leoneses, el Real Valladolid B se ha desinflado cual globo con el transcurso de la competición. El primer revés iba a llegar a la semana de doblegar al Astorga en los Anexos al José Zorrilla, debido a que las hordas encabezadas por Borja Jiménez se desplazaron a Aranda de Duero para verse las caras con las de la Arandina. Después de un choque bastante parejo y disputado, la escuadra pucelana se vio obligada a dar su brazo a torcer por tres goles a dos, lo que supuso un varapalo difícil de asimilar para la nave blanca y violeta.

Cuando parecía que el golpe vivido en el fortín de la Arandina estaba superado, llegaría una nueva desilusión para todos los integrantes que componen el Promesas. La visita del Logroñés, un adversario correoso y firme candidato a pelear por el ascenso a la Liga Adelante, se iba a saldar con el triunfo de los riojanos por la mínima (0-1) frente a un apático y un poco decepcionante conjunto castellano. Pero es posible que el batacazo más duro para el filial del club presidido por Carlos Suárez se produjera durante el envite de la semana anterior, donde la Peña Sport de Tafalla le sacó los colores a los hombres de Borja Jiménez, principalmente Toni Rodrigo, que con su doblete particular tumbó a los castellanos por la vía del cloroformo (2-0).

Con la misión de evitar un nuevo varapalo

Si el Promesas está pasando por una tesitura difícil a estas alturas de la campaña 2015/16 en el Grupo 1 de Segunda B, la situación del Izarra no es mucho mejor que la de los castellanos. Es cierto que su lugar en la tabla liguera es mejor que el del filial vallisoletano, que está inmerso en la zona de descenso a Tercera, puesto que el equipo liderado por Sergio Amatriain se encuentra exactamente en la mitad de la clasificación con 18 puntos, cuatro más que el Real Valladolid B. Tres son las derrotas consecutivas de los pucelanos en la competición doméstica, por las dos seguidas que registran los navarros en sus dos últimos compromisos del campeonato.

El Izarra únicamente ha sumado tres de los últimos 12 puntos que ha habido en juego en la categoría de bronce del fútbol a nivel nacional, ya que el balance de sus cuatro compromisos más recientes en Segunda B es de una victoria y de tres derrotas. La primera derrota llegaría de forma contundente contra el filial del Real Club Celta de Vigo, concretamente en el duelo correspondiente a la undécima jornada del presente curso. Los celestes se impusieron a los albiazules por un doloroso 5-1, lo que provocó que los pupilos de Sergio Amatriain quedaran retratados tras la disputa de los 90 minutos reglamentarios.

Con la plantilla navarra concienciada y mentalizada en superar las adversidades experimentadas en tierras gallegas, los de la localidad de Estella se centrarían única y exclusivamente en su siguiente envite, el cual les depararía un encuentro frente al Sporting de Gijón B en la Comunidad Foral de Navarra. Y parece que la semana de preparación del duelo fue fructífera y dio resultado, sobre todo porque el cuadro albiazul se resarció de la goleada encajada en Vigo contra los asturianos, quienes claudicaron por tres tantos a cero en Merkatondoa.

El siguiente equipo gallego en medirse a los navarros sería el Pontevedra

Aunque parece que el Izarra no es capaz de hacer frente a las tormentas y borrascas provenientes del Macizo Galaico, tal y como pudo comprobarse en el 5-1 recibido en el campo del filial del Celta B. El siguiente equipo gallego en medirse a los navarros sería el Pontevedra, también en el Norte de España, donde los de Sergio Amatriain caerían derrotados claramente por tres dianas a una. La caída no fue tan dolorosa como contra los celtiñas, pero se iba a prolongar con la visita del Somozas a Estella. Tras un duelo muy equilibrado y nivelado, los visitantes darían un golpe sobre la mesa y se llevarían los tres puntos al imponerse por cero tantos a uno, alargando de esta forma la crisis en la que se ha visto inmerso el plantel navarro.

Posibles onces

El Promesas tiene las bajas confirmadas de Cristian y Pelayo para el encuentro de este sábado contra el Izarra. Además, Borja Jiménez tendrá que esperar para ver si Miguel Ángel Portugal requiere de los servicios de algún integrante del filial castellano para verse las caras contra el Lugo en el Anxo Carro.

  

Fotografías: Real Valladolid // César Rodríguez | VAVEL

VAVEL Logo