Memorias rojiblancas: el partido de la decepción
Fotografía: LFP

El Rayo Vallecano siempre es un equipo complicado. Por todos es conocido el gusto ofensivo de Paco Jémez y los pocos reparos que tiene el técnico a la hora de hacer alguna modificación durante el encuentro. No obstante, cuando son animados por su afición, aún son más peligrosos, por lo que jugar en el Estadio de Vallecas no es nada cómodo. Buena cuenta de ello pudieron dar los jugadores de Ernesto Valverde la pasada temporada, cuando cayeron derrotados por un ajustado 2-1 en la jornada 5 del campeonato liguero. Aduriz, en el minuto 20 abrió el marcador, aunque Leo Baptistao, con un doblete, consiguió neutralizar el gol del donostiarra para dejar los tres puntos en casa.

Ninguno llegaba en su mejor momento

A ese encuentro ambos equipos llegaban mal. Mientras que el conjunto madrileño era 17º en la tabla, el bilbaíno ocupaba el 15º puesto. Con dos y tres puntos respectivamente, la idea de que el comienzo liguero no había sido bueno por parte de ningún equipo estaba clara.

Los de Paco Jémez habían conseguido empatar contra el Atlético de Madrid en la primera jornada liguera. Los de Simeone no pudieron pasar del empate a cero y terminaron cediendo los primeros puntos de la temporada. Otro empate se consiguió ante el Deportivo de La Coruña, en ese caso en Riazor. El marcador de 2-2 ya deja entrever la gran amplitud y lo emocionante que pudo ser aquel encuentro. En la tercera jornada liguera tocaba volver al Estadio de Vallecas para enfrentarse al Elche, uno de los rivales por la permanencia. El equipo ilicitano consiguió imponerse sorprendentemente 2-3 y sacó tres puntos muy interesantes de una plaza complicada. Finalmente, antes de recibir al Athletic Club, los de Jémez viajaron hasta Castellón para caer derrotados 4-2 ante el Villarreal. Así pues, dos empates y las mismas derrotas en los encuentros precedentes al enfrentamiento ante el cuadro rojiblanco.

Solo un punto más consiguió sumar un Athletic Club que no tuvo un inicio de competición cómodo. La Liga comenzaba en La Rosaleda, donde el Málaga CF se impuso 1-0 gracias al gol de Luis Alberto. La decisión de Mateu Lahoz de anular un gol de Gorka Iraizoz en los últimos momentos del partido todavía sigue causando sensación en Bilbao. No obstante, sin tiempo para polémicas, tocaba recibir al Levante en San Mamés. Ese fue el primer recital de los rojiblancos en esa temporada. Un contundente 3-0 que dejaba los tres primeros puntos en el casillero. Los tres primeros y los últimos hasta la jornada sexta, cuando se empataría ante el Eibar a cero, ya que la tercera y cuarta jornada acabaron en derrotas por 2-0 y 0-1 respectivamente. Primero tocó viajar a Barcelona para medirse al equipo de Luis Enrique. Neymar con un doblete fue el único que logró batir a Gorka Iraizoz. Más sorprendente fue la derrota ante el Granada en el encuentro previo al del Rayo Vallecano. El equipo nazarí se impuso por medio del solitario gol de Córdoba. De esta forma, una victoria y tres derrotas en los partidos previos a la jornada 5 del campeonato de la regularidad.

Un partido donde el Rayo fue mejor

En lo que al encuentro se refiere hay que destacar el buen papel del equipo local. Un equipo en el que Cobeño y Amaya causaban baja, aunque en el lado visitante tampoco podían jugar Ibai Gómez, Bustinza y Ager Aketxe. Así pues, las alineaciones de ambos técnicos fueron las siguientes:

El Athletic Club se puso por delante en el marcador

Con los once hombres sobre el terreno de juego, Mario Melero López, árbitro encargado de imponer orden, hizo sonar su silbato. Durante los primeros 30 minutos de partido, el equipo de Valverde fue mejor. Tanto fue así que consiguió ponerse por delante con un tanto de Aritz Aduriz a los 20 minutos de partido. Tras una buena combinación en el centro del campo, Beñat filtra un pase para De Marcos que sirve en bandeja el gol al ariete rojiblanco. Tras este tanto, el equipo rojiblanco dio un paso atrás y de ello se aprovechó el conjunto rayista. En el minuto 39 de la primera mitad, un centro al área sin excesivo peligro no es atajado por Gorka Iraizoz, que protagonizó la cantada de la jornada, y es introducido al fondo de las redes por Leo Baptistao, que se adelantó a Óscar De Marcos en el área pequeña. Así pues, tras un error garrafal del guardameta visitante, el Rayo Vallecano conseguía igualar el partido antes del descanso.

Tras el mismo, llegaba la primera sustitución del encuentro. Cristian Álvarez, portero rayista, no podía continuar y entraba en su lugar Toño. Durante los segundos 45 minutos, el equipo de Jémez fue mejor y merecía la victoria. En una doble oportunidad, Gorka Iraizoz saca un buen remate de Licá y el rechace no es aprovechado por Kakuta. Las señales eran claras y, a pesar de los cambios de Ernesto Valverde, la superioridad del Rayo se hizo notar y se culminó en el minuto 89 de partido, cuando Leo Baptistao cabeceaba un excelente centro de Kakuta desde la banda izquierda. Balenziaga no cubre bien y es superado por el hispano-brasileño que, tras el golpeo de Iraizoz, introduce el balón en las redes.

Con este resultado se llegó al final de los 90 minutos y el Rayo Vallecano se quedaba con los tres puntos en casa de manera más que merecida. Tres puntos que le permitieron ascender hasta la 13ª posición empatando a puntos con Almería y Espanyol. Por su parte, el Athletic Club se introdujo en puestos de descenso al estar colocado en 18ª plaza con tan solo tres puntos de los 15 posibles. Por debajo estaban Getafe, con las mismas unidades, y Córdoba, con un punto menos en su casillero.

VAVEL Logo