La cantera toma la manija
Fotomontaje: VAVEL

La competitividad del equipo de Simeone es tan alta que, en la mayoría de las ocasiones, es difícil entrar en los planes del equipo. Los jugadores llegan con la ilusión de deslumbrar a la afición, pero el trabajo táctico del equipo hace que los que llevan más tiempo en la plantilla tengan más opciones de jugar, estando más habituados a moverse dentro del terreno de juego según quiere el propio técnico.

Simeone no se caracteriza, precisamente, por ser un entrenador que dé demasiadas oportunidades a los canteranos. Sin ir más lejos, dos ejemplos dentro de la plantilla: Lucas Hernández y Thomas Partey tienen ficha del primer equipo. El primero aún no ha debutado esta temporada, y el segundo no había jugado nada hasta el duelo contra el Espanyol. Además, son los dos jugadores más acostumbrados a quedarse fuera de las convocatorias del primer equipo.

Cuatro canteranos para manejar el medio campo

En el duelo ante el Espanyol, se dio una circunstancia curiosa. Con Gabi sancionado y Carrasco en el banquillo, Saúl y Óliver salieron al campo desde el inicio acompañando a Koke. Este último se colocó en una banda hasta la lesión de Tiago, que le impulsó al centro. Simeone no terminó de verlo claro y al principio de la segunda mitad dio entrada a Thomas, que debutó, para fortalecer el centro del campo.

Se dio una situación inédita hasta el momento: cuatro canteranos llevando las manijas del equipo. Koke, Saúl, Thomas y Óliver jugaron juntos durante 20 minutos, hasta que este último fue sustituído por otro jugador de la cantera: Fernando Torres.

Con Koke siendo más que habitual en la titularidad, la lesión de Tiago parece que podría darle más minutos a Saúl Ñíguez en el medio campo, ya que Óliver sigue jugando por fuera. Thomas también podría tener más oportunidades, siendo de un corte más físico y defensivo que los anteriores. Las circunstancias son propicias para que la cantera se eche el equipo a la espalda.

VAVEL Logo