Aduriz sentencia a un Rayo asfixiado

Sorprendían los dos entrenadores con dos inclusiones en el once. En vez del teórico titular Zé Castro, que volvía de sanción, Paco Jémez elegiría a Antonio Amaya para iniciar junto a Diego Llorente en la difícil misión de parar a Aritz Aduriz, Raúl García y la velocidad de Iñaki Williams. Este trío bilbaíno sería acompañado desde la banda izquierda por el joven Iñigo Lekue (habitualmente lateral derecho), dejando en el banquillo a Markel Susaeta y sin convocar a Sabin Merino.

Rayo Vallecano - Athletic Club alineaciones

No obstante, en esa infografía no se puede incluir la superioridad y el dominio en los partidos que fue claramente visitante en el primer tiempo en el que el Athletic jugó bien y el Rayo mal. Puede que el tempranero gol de Aduriz en el minuto 1 ayudase y generara confianza y estabilidad en los vascos, pero el plan de Ernesto Valverde no varió con la ventaja en el marcador. La presión y los marcajes que se aprecian en con la que atacaron los hoy vestidos de negro a la línea de centrocampistas y defensas vallecanos, quebró todos los intentos del equipo de Jémez de progresar y salir de campo propio con cierta soltura. Tampoco se consiguió tal efecto situando a Baena entre los centrales para intentar la salida Lavolpiana. El Rayo, asfixiado, siempre estuvo nervioso y fallón en el pase.

La presión del Athletic provocaron los nervios y los fallos en la salida rayista

Todo se le había puesto de cara muy pronto al Athletic. A los pocos segundos, una falta a favor del Rayo despejada acabó en los pies de Nacho Martínez, que se había quedado haciendo la cobertura en el balón parado. El lateral envió el balón a línea de tres cuartos rival, pero Amaya no pudo controlar y se dirigió hacia Raúl García. El pamplonés, de volea, envió el esférico de manera plana y directa a la carrera de Aduriz que tenía un océano entero para zambullirse en campo rival. Juan Carlos Martín salió del área para evitar la escapada de Aduriz, pero ni despejó el balón ni frenó al delantero (lo que hubiera supuesto la expulsión). Aduriz, con un ligero toque, superó a Juan Carlos y con el segundo contacto envió la pelota al fondo de la vacía portería.

Presión y balón parado, claves de los leones

Presión aparte, el Athletic también fue mejor que su rival a balón parado tanto defendiendo como, sobre todo, atacando. Cada saque de esquina y de falta era rematado o prolongado por algún visitante. En una de las infracciones botadas por Beñat Etxebarría (quien organizó y presionó de manera impropia hasta este curso) llegaría un discutible penalti por un agarrón de Raúl Baena a Raúl García. Aduriz, sereno, lo transformó con un envío suave y centrado que engañó al guardameta guadalajareño, que nunca tuvo suerte en el encuentro. Antes de la media hora el Athletic ganaba por 0-2 y no parecía que la dinámica fuese a cambiar.

En toda la primera parte el Rayo Vallecano solo pudo crear tres ocasiones. La primera (12') nació en un desmarque en diagonal de Javi Guerra que Tito entendió a la perfección. El malagueño centró al segundo palo, pero el remate flojo de Pablo Hernández lo despejó Iraizoz a córner. Ya con 0-2, Pablo Hernández conectaría con Roberto Trashorras para que el capitán interiorizase el esférico hacia el saque de puerta. Y justo antes del descanso, un despeje desde fuera del área de Gorka Iraizoz se convirtió en una oportunidad para Nacho para probar con un disparo tan atropellado como difícil.

Ernesto Valverde

Bebé y Manucho entraron al descanso

En la reanudación, Paco Jémez retocó dos piezas, cambió el sistema y, lo más importante, la forma de salir de campo propio. Si en la primera parte, la problemática salida en raso había sido ley, en la segunda se transformaría en una salida más directa, habilitada por la doble punta formada por Javi Guerra y Manucho, que entró por Amaya, pasando el Rayo a formar con defensa de tres. Además, el desaparecido Jozabed Sánchez dio paso a Bebé que empezaría en la banda derecha pero que se destaparía en la izquierda tras el ingreso de Lass Bangoura. Ambos terminarían generando numerosas ocasiones a base de centros al área tras regatear a sus laterales (para entonces Eneko Bóveda hacía de lateral derecho y De Marcos había pasado al interior izquierdo).

Los cambios sí permitieron al Rayo establecerse en campo contrario, pero no terminaron de crear peligro ante un Athletic que cerraba y despejaba o recuperación cualquier inmediación al área. Al contrario, quien era más nocivo seguía siendo el equipo de Valverde que aprovechó que la defensa vallecana quedaba muy expuesta y con duelos individuales permanentes. Por ello, Raúl García ya había avisado con un balón al palo antes de que Aduriz firmase su hat-trick de cabeza.

Contra 10 sí hubo ocasiones rayistas

Tras muchos intentos positivos pero no decisivos, Beñat colgó una falta lateral, un defensa rayista peinó hacia el palo largo donde apareció Aymeric Laporte para asistir hacia el otro palo a Aduriz. Décimo gol en Liga del easonense en una jugada que se preveía desde la primera parte. Apenas cinco minutos después, el Athletic se quedaría con uno menos por la roja directa a Laporte, en otra discutida decisión del árbitro canario. Según Hernández Hernández, el francés hizo falta en la carrera con Manucho, quien iba a entrar en el área en posición de remate.

Tras la expulsión, el Rayo Vallecano sí que gozó de ocasiones para maquillar el resultado. La primera, la propia falta lanzada por Trashorras. Sin embargo, tanto en esa como en las posteriores nunca perforó a un Iraizoz que se mostró perfecto hasta en el descuento cuando, con una mano salvadora, impidió el gol de Javi Guerra. Ni el lanzamiento del capitán superando la barrera, ni el delantero malagueño, ni Pablo Hernández y Nacho con chuts desde corta distancia, ni los numerosos cabeceos de Manucho asaltaron la portería del guardameta pamplonés.

Lo mejor para el equipo de Vallecas es que el suplicio ya se ha terminado y que pronto podrá redimirse con la cita copera ante el Getafe (miércoles, 21:00 en directo por Vavel.com). Después, visitará al Villarreal de Marcelino García para intentar mejorar los resultados fuera de casa (una victoria en seis partidos) y las sensaciones tras la primera hora de hoy. Por su parte, el Athletic tras clasificarse para dieciseisavos de final de la Europa League vivirá otra semana con dos partidos: primero jugarán en Copa ante la Real Balompédica Linense (jueves, 20:00, también en directo en esta web), para recibir posteriormente al Málaga en Liga.

VAVEL Logo