Síntomas de mejoría
Foto: Real Madrid

En el mundo del fútbol se dice que los partidos de verdad, dónde se decide todo, se juegan en mayo. Esto no era aplicable en la actual jornada para los pupilos de Rafa Benítez. Las dos derrotas consecutivas ligueras ante Sevilla y Barcelona habían colocado al Real Madrid en una situación delicada, más si cabe tras las victorias del propio Barcelona y Atlético en la jornada sabatina. Todo lo que no fuera ganar no le servía al conjunto blanco. Afrontaban el partido ante el Eibar en Ipurua  a cinco puntos del segundo y nueve del líder.

Kroos, Kovacic y Modric en la sala de máquinas blanca

Rafa Benítez apostó por los dos croatas en el centro del campo, junto a la vuelta de James al once inicial, por detrás Kroos, en busca de volver a su mejor nivel. Arriba Bale y Cristiano repetían por segundo partido consecutivo como jugadores más avanzados. Enfrente un Eibar con la ilusión por bandera y sin nada que perder, que así lo demostró en los primeros compases del partido

El Eibar comenzó apretando, sin complejos, mordiendo arriba al Real Madrid. No había pasado ni el primer minuto de juego y ya había dispuesto de un córner a favor que no logró aprovechar. El Real Madrid no quería perder el control del partido desde un primer momento, por eso Modric, Kovacic y Kroos comenzaron a asumir más protagonismo en el juego. Sin embargo, en los primeros minutos de juego se notaba al conjunto blanco algo atenazado e impreciso en el pase.

En el minuto doce de encuentro, otro fallo en la circulación blanca en el mediocampo, era recogido por Enrich que probaba fortuna desde la frontal pero Keylor estaba atento y atajaba sin problemas. El Eibar estaba cómodo sobre el terreno de juego, el Madrid conforme pasaban los minutos cada vez con menos soluciones para superar la presión.

James buscaba a Cristiano con un gran pase filtrado, pero el luso no llegó

En el minuto catorce iba a llegar la primera clara para el conjunto blanco. Un pase filtrado en largo desde James a un desmarque perfecto de Cristiano Ronaldo que le cogía la espalda a la defensa vasca, pero al intentar picársela a Riesgo, el portero reaccionaba bien y despejaba el balón.

El EIbar sin embargo no entró en fase de pánico tras la clara ocasión blanca. Y lejos de echarse atrás, Inui en el minuto 18 con un tiro en diagonal desde el área pequeña estuvo a punto de superar a Keylor Navas. El equipo vasco tenia la clara intención de seguir jugándole de tu a tu al conjunto madridista. La presión que hacia era asfixiante, el Madrid tenia que estar prácticamente perfecto en la faceta control-pase y esto era algo que en la primera media hora de juego no se estaba produciendo.

Un mediocampo borrado del mapa gracias al trabajo del EIbar

Ante la dificultad a la hora de salir con el balón jugado, el equipo merengue cada vez abusó más de la salida en largo. El Eibar estaba provocando que la circulación de pelota fuera peor conforme pasaban los minutos. Kovacic se fue diluyendo con el paso de los minutos. Modric estaba más impreciso que de costumbre. Y Kroos, sin pena ni gloria.

En una de las mejores acciones a nivel global del partido por parte del conjunto, Modric iba a probar fortuna desde la frontal. Sin embargo, Riesgo, como lleva durante toda la temporada, se mostró muy seguro a la hora de blocar el balón.

Bale adelantó al Madrid antes del descanso

En los últimos diez minutos de la primera parte, el Madrid fue a más. Y el Eibar lo pagó. Centro perfecto de Modric tras un córner sacado en corto, que Bale peinaba a la perfección e introducía el balón dentro de la portería vasca. El Real Madrid se ponía por delante en un momento clave del partido, justo antes del descanso.

Bale llevaba sin marcar desde la jornada 2 de Liga

Bale otra vez, estuvo a punto de hacer el segundo en el añadido en el descuento, pero su disparo desde el área pequeña lo despejaba meritoriamente Riesgo.

La segunda parte arrancaba sin cambios por parte de ambos conjuntos. Que el Real Madrid quería ser más preciso a la hora de circular el balón fue algo que se vio desde los primeros instantes de la segunda mitad. El Eibar seguía apostando por la intensidad y la garra como principales armas para intentar empatar el gol de Bale.

Cristiano, activo en la segunda mitad

En el minuto 53, Cristiano iba a tener una gran oportunidad para ampliar la ventaja en el marcador desde una falta frontal. El portugués sin embargo, volvió a demostrar que esta faceta en el juego es algo que ha dejado de dominar. Y solo unos instantes después,  no conseguiría enganchar una bonita tijera tras un gran centro templado de Bale. El conjunto blanco quería conseguir cuanto antes el gol de la tranquilidad.

El Eibar seguía soñando con el empate gracias a su ímpetu. A base de balones colgados y córners, el equipo vasco ponía en constante peligro la ventaja en el marcador del conjunto blanco.

Penalti y sentencia de Cristiano Ronaldo

Con el tanto que logró Cristiano de penalti ya suma nueve goles en Liga

Rafa Benítez buscó activar más al conjunto blanco por banda dando entrada a Lucas Vázquez por James. El colombiano no había disputado uno de sus mejores partidos con la camiseta blanca. Ante los constantes balones en largo del Eibar, también dio salido a Casemiro en detrimento de Kovacic, quién había cuajado una gran segunda mitad. Justo el recién entrado, Lucas Vázquez, iba a provocar el penalti que iba a darle la tranquilidad al conjunto blanco. La pena máxima iba a ser transformada por un Cristiano Ronaldo muy activo durante todo el partido. El resto del partido fue un puro trámite. Benzema también salió al terreno de juego, en sustitución del lesionado Carvajal. 

Con esta victoria el Real Madrid se mantiene tercero con 26 puntos a cinco del segundo clasificado, el Atlético de Madrid, y a seis del líder de la tabla, el Barcelona.

Así lo vivimos en VAVEL.

VAVEL Logo