Casto lleva cinco semanas jugando "infiltrado"
Casto lleva varias semanas jugando con un esguince de ligamentos. (FOTO: @Almeriajuega - VAVEL)

Si en lo deportivo no está resultando ser la temporada más fructífera en el seno de la Unión Deportiva Almería, la serie de desdichas que están aconteciendo en torno al club andaluz en el aspecto extradeportivo no ayudan a que las aguas circulen mansas por el Mediterráneo.

Concretamente las lesiones son las que están lastrando al cuadro andaluz, habiendo sido hasta doce -trece si se cuenta a Adri Castellano, del filial,- los futbolistas que han tenido que visitar la enfermería en el presente curso futbolístico. Si bien es cierto que en las últimas fechas Joan Carrillo está recuperando efectivos, gracias a las reincorporaciones paulatinas de jugadores como Jonathan Zongo, Eldin Hadzic o Michel Macedo, y a que los lesionados de larga duración como Ximo Navarro o el propio Adri Castellano afrontan el último tramo de sus respectivas recuperaciones. 

Pero nada más lejos de la realidad, parece que la ristra de lesionados no termina de disminuir. El último en caer ha sido Casto Espinosa, que lleva jugando con un esguince de ligamentos desde hace cinco semanas, concretamente desde que Carrillo se estrenó en el banquillo rojiblanco ante el Mallorca en el Iberostar Estadi. Así lo declaraba el propio guardameta después de que el pasado sábado ante el Numancia tuviera problemas para golpear el balón con el pie y estuviera cerca de tener que ser sustituido en la primera mitad en detrimento de un Yeray que ya había salido a hacer ejercicios de calentamiento. "Desde el partido de Mallorca estoy con esta dolencia, pero me estoy sacrificando porque Julián también está lesionado y aquí todos estamos para sumar y aportar lo máximo posible”, explicaba el cancerbero. 

Finalmente no llegó el agua al río y el extremeño pudo completar el partido en su totalidad, no sin antes aclarar para los medios oficiales de la entidad presidida por Alfonso García cómo vivió los pitos que la grada le profirió al ver que sus saques de portería carecían de precisión: "Me cuesta golpear la pelota, pero esto no se sabe y la gente se sorprende", apostillaba.

VAVEL Logo