El filial toca fondo
(Foto vía: JILechuga/VAVEL.COM)

El conjunto heliopolitano tocó fondo merced a un empate que supo a derrota, a pesar de la superioridad visitante. Los pupilos de Juan Merino volvieron a dejar patente la incapacidad para crear peligro de cara a los guardametas rivales, en un equipo impotente y negado por la ineptitud técnica del gaditano.

La garra y el coraje que caracterizaron a la plantilla verdiblanca el pasado año aún no han hecho acto de presencia por Heliópolis en el presente curso, mostrando un juego errático, ineficaz e inofensivo. En frente, un Algeciras que se mete en apuros y que a pesar de proponer más juego que los locales, fueron incapaces de perforar el arco de Pedro.

Inexplicablemente para la mayor parte de aficionados y a pesar de los resultados cosechados hasta la fecha, Merino seguirá al cargo del filial bético una semana más, perpetuando y prorrogando la el final de la crónica de una muerte más que anunciada. El tiempo se agota para los canteranos, que tendrán que remar contra viento y marea para evitar el fatídico a la par que probable descenso a la tercera división.

Nada por aquí, nada por allá

El partido no pasará a la historia precisamente por el espectáculo ofrecido y las ocasiones realizadas. Real Betis 'B' y Algeciras protagonizaron un choque somnoliento con dos equipos incapaces de crear peligro y enlazar ocasiones que pusieran en serios aprietos a los guardametas rivales.

Una vez más, Merino impuso una vez más a Juanma como 'falso nueve' en un equipo exento de pólvora ofensiva. En la medular hombres renegados en el trabajo defensivo como Francis, Rayco o Hinojosa a la par que incapacitados a la hora de enlazar balones óptimos con la punta de ataque.

La inseguridad local intentó aprovecharla el conjunto algecireño, volcando el juego por las alas y causando numerosos quebraderos de cabeza a hombres como Madrigal y Rafa Navarro. El encuentro se decantó momentáneamente para los visitantes, pero su ineficacia a la hora de crear peligro a partir de la zona de tres cuartos y la meritoria actuación de Pedro desbarataron cualquier opción visitante.

El visitante Willy fue el único jugador que intentó con ahínco adelantar a los suyos y tuvo en sus botas en un par de ocasiones el 0-1, pero la mala suerte y la efectividad de Pedro negaron sus opciones de cara a gol.

La segunda mitad supuso un calco a los primeros cuarentaicinco minutos, marcando un claro empate al final del encuentro, si una decisión arbitral y una jugada aislada no lo evitara. Sendos técnicos movieron sus filas introduciendo a gente joven que pudiera aportar un hálito de electricidad y desborde, pero el cansancio acumulado y el miedo a perder los tres puntos acabó con el espectáculo de un encuentro condenado al cero a cero final.

El empate final condena a los verdiblancos como colistas del Grupo IV una semana más, a cuatro puntos del decimoquinto clasificado, el Jumilla. La semana próxima tendrán una complicadísima a la par que idílica salida, buscando los tres puntos ante el eterno rival en la C.D Ramón Cisneros.

Por el contrario, los algecireños se meten en apuros y rebajan a cuatro puntos el colchón con los puestos de descenso. El fin de semana próximo recibirán al Marbella, noveno clasificado.

VAVEL Logo