La felicidad de Diego Alende
Foto: LFP

El último partido del Celta de Vigo dejó la nota positiva que supone el debut de un canterano en el primer equipo. El elegido fue Diego Alende López, zaguero de 18 años que aún está en edad juvenil, y que tuvo que ingresar en el terreno de juego para completar la defensa después de que Jonny Castro viera la tarjeta roja: "Estaba calentando y ni vi su expulsión. Rápidamente me llamaron y ahí sí que estaba un poco nervioso porque no me esperaba jugar", ha admitido el protagonista.

Para la mayoría de los chavales que juegan al fútbol, debutar en Primera División es uno de los objetivos más ilusionantes: “Fue un partido muy especial, un momento único porque cumplí un sueño que tenía desde pequeño. La verdad es que no me esperaba que llegara tan pronto. Estoy muy contento de cumplir ese sueño".

El joven central es humilde, y admite que tiene que “seguir mejorando para no cometer pequeños errores que se producen en esta categoría”. Ante la ausencia de más defensas disponibles, el sábado podría estrenar titularidad con el primer equipo: "No pienso en lo que puede pasar el fin de semana, me centro en entrenar y aprender el máximo de mis compañeros. Si me toca jugar intentaré estar tranquilo, y si no me toca jugar ayudaré desde fuera”, responde el hombre más feliz de la semana en el vestuario del Celta.

VAVEL Logo