La posesión es sinónimo de gol
Los dos equipos en el terreno de juego (Foto:Julio Gómez).

La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha empatado a uno con el Club de Fútbol Trival Valderas Alcorcón en un partido que será recordado por el juego de toque y finalización de los de Matapiñonera en la primera parte y por un mejor Trival en el segundo acto, una vez que cogieron el balón. Sin embargo, las interrupciones con el 1-1 en los últimos diez minutos fueron las protagonistas de un duelo que se volvió bronco.

Mateo García daba entrada a Dani Pichín, que volvía a la titularidad tras ser suplente la pasada semana, y a Saúl, una vez cumplida su sanción.  El resto eran los hombres que venían actuando en las últimas semanas.

Gol y toque

El encuentro comenzaba con el guion que quería el Sanse. Los franjirrojos tocando y el Trival Valderas esperando y corriendo. Así, los locales fueron los primeros en tirar a puerta en el minuto 5 con un disparo lejano de Javi Vicente que se marchaba arriba. El siguiente ya iba a ir con premio. Jugada personal de Carlos Sanz, que metía un pase en profundidad a Saúl, y este batía por arriba al portero Yelco. Minuto 7 y 1-0 en el primer tiro a puerta del partido. Era frustrante para los visitantes. No paraban de presionar y no lograban recuperar el balón. Sin embargo, con el tanto nada cambió.

Los del norte de Madrid estaban muy cómodos en el césped y descansaban con la pelota, pero con el marcador a favor y con el paso de los minutos el ataque sansero pasó a un segundo plano en favor de desgastar al rival. Solo se animaron a tirar al borde de la media hora gracias a un fallo del portero rival en un despeje con los pies. El esférico caía a Seubert casi desde el mediocampo y sin portero remataba arriba. Fue el detonante para ir a por el 2-0. Carlos Sanz, en el 37, volvía a hacer una jugada personal como en el 1-0 y esta vez disparaba él al muñeco.

Antes del descanso, Javi Vicente lo intentaba con dos disparos lejanos, pero sería el Trival el que se despertaría del letargo antes del 45 debido al cansancio del Sanse. Un córner a favor de los alcorconeros daba para un remate de cabeza de Jacobo (el primer tiro de ellos en la primera parte) que hacía intervenir a Kike para evitar el empate. Fue la lección de que los de Mateo García no se podían relajar pese a la superioridad mostrada.           

Riesgo del Trival positivo

Tras el paso por vestuarios, los de “Lolo Escobar” adelantaron líneas y pasaron del 4-2-3-1 inicial a un 4-4-2 gracias a la entrada del delantero Vadillo, protagonista desde entonces, por el mediocentro Benítez. Fue una decisión que les saldría bien a largo plazo. Ya en pocos minutos el contexto del duelo cambiaba. Ahora el Trival dominaba el balón y el Sanse sufría sin él. Pese a ello, el Sanse pudo matar el partido en el minuto 49 con un mano a mano de Javi Vicente desde el punto de penalti que salvaba el portero Yelco, tras una jugada rápida. Instantes después, era Saúl el que pudo dar la puntilla con un balón peinado de Seubert y que él no supo definir solo ante Yelco.

Hasta ahí duró la gasolina ofensiva del Sanse. Era el momento del Trival. Vadillo, en el 58, a la media vuelta dentro del área chutaba raso rozando el palo derecho de Kike. Era el primer aviso de un conjunto volcado en empatar con mayor posesión. La mejor la tendrían en el minuto 64 con un cabezazo de Jacobo dentro del área pequeña que se iba fuera por muy poco. La gloria les llegaría en el minuto 78 Javi Vicente agarraba a Vadillo dentro del área y el colegiado señalaba penalti. El propio Vadillo se encargó de anotar la pena máxima por la izquierda de Kike, que tocó la pelota sin evitar el 1-1.

El resto fue cosa del “otro fútbol”. El Trival daba por bueno el empate y se dedicó a hacer faltas y a protestarlas para no dejar jugar a un Sanse que volvió a recuperar la pelota ante la adversidad. No fue suficiente. Una parte para cada uno y el empate se impuso de manera lógica.  

Con este resultado, el Sanse se queda con 44 puntos y sigue primero en la clasificación, aunque por la victoria del Atleti “B” se queda con una renta de cinco puntos. Además, se mantiene invicto en Matapiñonera. Su próximo rival será el Alcalá en tierras complutenses.  El Trival, por su parte, con 33 puntos sigue peleando el playoff y acumula cinco partidos sin perder fuera de casa. La semana que viene recibirán al Collado Villalba. 

VAVEL Logo