Una primera temporada marcada por las lesiones
Fotografía: Athletic Club

Se podría decir que la aventura de Kike Sola con el Athletic Club no comenzó del todo bien. El curso 2013/2014 fue el primero para el jugador navarro y, lejos de convertirse en un fichaje de renombre para la entidad bilbaína, estuvo más tiempo lesionado que sobre los terrenos de juego. En total, sufrió dos lesiones, ambas de larga duración, que le impidieron demostrar las ganas con las que llegaba procedente de Osasuna. El primero de estos pasos por la enfermería se produjo ya en el mes de septiembre, periodo en el que la competición liguera marca sus primeros compases. El día 5 del noveno mes del año, el equipo de San Mamés lanza un comunicado en el que explica que el jugador Kike Sola padece una lesión muscular en el gemelo interno de la pierna izquierda.

Tras encenderse todas las alarmas, solo quedaba esperar las correspondientes pruebas médicas que determinasen el alcance de la lesión. Un alcance que, finalmente, le mantuvo fuera de los planes de Ernesto Valverde hasta el nuevo año. Ya en 2014, es convocado por primera vez para disputar el encuentro copero ante el Real Betis que termina en derrota por 1-0 en el feudo verdiblanco. No obstante, el jugador salió como titular dando muestras de que estaba totalmente recuperado, ya que disputó los 90 minutos de encuentro.

Su segunda ‘visita’ a la enfermería se produce en marzo, cuando cae lesionado por problemas en la parte posterior de su muslo izquierdo. De nuevo, el camino se volvía a trabar para un futbolista que nunca ha tenido continuidad en la entidad rojiblanca. En este caso, la recuperación fue mucho más duradera y se despidió definitivamente del curso 2013/2014 y no volvió a reaparecer hasta un amistoso preparatorio para la temporada 2014/2015 disputado ante una selección de Getxo.

Pueden ser las lesiones el principal problema por el que no ha visto portería con asiduidad, y es que, en su primera temporada en Bilbao, solo anotó un tanto. Eso sí, lo hizo ante su exequipo en El Sadar completando el 1-5 que le endosó el Athletic Club a Osasuna. Los otros asistentes a la fiesta del gol fueron Susaeta, Aduriz por partida doble, e Ibai. En los escasos 417 minutos que estuvo esa temporada sobre los terrenos de juego, solo hizo este anecdótico gol en la casa que le formó como jugador profesional.

VAVEL Logo