Los precedentes no son buenos
Fotografía: Athletic Club

Enfrentarse al Barcelona nunca es fácil. Y si no que se lo digan al Athletic Club, que se llevó una goleada histórica del Camp Nou el pasado domingo (los rojiblancos no perdían por seis goles desde el 10 de marzo de 1991).

Pero ahora es otra historia. Es la Copa del Rey y, aunque sea a doble partido que resulta mucho más difícil, en Bilbao esta competición se vive de otra manera. De hecho, la última vez que el equipo azulgrana perdió a doble partido fue en la Supercopa de España contra el Athletic en el mes de agosto con un marcador global de 5-1 (Aduriz x4 y San José).

El Athletic y el Barcelona son dos clubes históricos de la Liga española. Ninguno de los dos ha bajado nunca a la Segunda División junto con el Real Madrid. A pesar de esta larga historia, no han sido rivales habituales en la Copa del Rey.

En los últimos ocho años, se han enfrentado en cuatro ocasiones siendo tres de ellas finales. El Athletic ha conseguido empatar dos veces (en la eliminatoria de la temporada 2010/11) pero también ha perdido en otras tres ocasiones (las finales de los años 2009,2012 y 2015).

Corazón - Calidad

El Athletic no consiguió conquistar su vigésimoquinta Copa del Rey después de que la final terminara con un marcador 1-4 favorable al FC Barcelona.

El equipo vasco comenzó el partido muy bien situado sobre el terreno de juego y además golpeó primero. A los ocho minutos, Gaizka Toquero cabeceó un saque de esquina en el segundo palo dando a la afición una cierta esperanza con respecto al devenir de la final. A partir de ahí, el Barcelona se hizo con la posesión de balón y fue el auténtico dominador del encuentro.

La calidad del mejor equipo del mundo en aquel momento se impuso al corazón y la garra de los ‘leones’. Después de varios acercamientos peligrosos, fue Yaya Touré el que puso la igualada en el luminoso con un disparo lejano pegado al pelo izquierdo de Iraizoz. El Athletic llegó vivo al descanso pero en la reanudación el equipo azulgrana le pasó por encima al rojiblanco.

Foto: EFE
Foto: EFE

En apenas diez minutos, Messi, Bojan y Xavi Hernández pusieron el 1-4 en el marcador sin dejar ningún atisbo de reacción para el Athletic.

El resultado final fue un golpe duro para la afición congregada en Mestalla pero, como siempre, no dejaron de animar a los suyos en todo momento e incluso aplaudieron al Barcelona cuando dio la vuelta al estadio con el trofeo en mano.

Empate que dio esperanza a los rojiblancos

La campaña 2010/11 en la Copa del Rey deparó en octavos el cruce entre los equipos que más trofeos coperos almacenan en sus museos.

El primer enfrentamiento fue el 21 de diciembre del año 2010 con la ida en el Camp Nou. Joaquín Caparrós decidió introducir novedades en el once ya que optó por un 4-4-1-1 con Igor Martínez como único delantero del equipo e Iturraspe por detrás de él. Las dos líneas de cuatro bien plantadas ayudaron a que el equipo formado por Messi y Villa se fuera del partido sin anotar.

El pase a los cuartos se decidiría en San Mamés

El Athletic se plantaba en Barcelona con el objetivo claro de mantener viva la eliminatoria para la vuelta en San Mamés el cual sería un hervidero. El Barça tuvo el control del partido desde el inicio hasta el final pero la solidez defensiva de los rojiblancos impidió que los de Pep Guardiola tuvieran opciones de gol.

Finalmente, el pase a los cuartos de final se decidiría en La Catedral. El paso definitivo para seguir en la competición por excelencia en Bilbao lo tendrían que dar apenas quince días después.

Lucha hasta el final sin premio

El Athletic llegó a la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey con opciones claras de avanzar en la competición ya que en el Camp Nou no pasaron del empate a cero.

Los dos equipos salieron con todo desde el minuto uno aunque, como ocurriera en la ida, el Barça llevó la manija del partido mientras que el Athletic quería estar solido atrás, salir al contragolpe y aprovechar de la mejor forma posible las jugadas de estrategia y balones largos a Llorente.

En la primera parte las ocasiones se repartieron casi a partes iguales para los dos equipos pero el árbitro se retiró a vestuarios con empate a cero.

Abidal adelantó a los catalanes en el minuto 74 después de que recibiera el balón en la izquierda y con un disparo cruzado raso batiera a Gorka Iraizoz. Cuando más cansado estaba el Athletic llegó el gol visitante. El marcaje y la presión de los rojiblancos los dejó fundidos pero nunca se puede dar por muerto al león.

Caparrós introdujo en el campo a Muniain en el lugar de Gabilondo y, poco a poco, Pinto comenzó a tener más trabajo. Javi Martínez e Iraola tuvieron sendas ocasiones para poner el empate en el luminoso. El Athletic no cejó en su empeño y fue Llorente, después de un pase de Iraola, el que perforó las redes azulgranas con un gran derechazo.

El gol del empate llegó, quizá, demasiado tarde

Los ‘leones’ llegaron vivos al descuento pero, desgraciadamente, no pudieron anotar otro gol y por el valor doble de los goles en campo contrario fue el Barça que el pasó a los cuartos de final de la Copa del Rey.

El Athletic se quedó fuera sin haber perdido ninguno de los dos partidos.

Segunda final perdida

El Athletic volvía a llegar a la final de la Copa del Rey en el año 2012 pero, nuevamente, se encontraba con el Barcelona en frente. Después de haber perdido la final de la Europa League contra el Atlético de Madrid, todas las esperanzas rojiblancas recalaban en la Copa del Rey.

En apenas 25 minutos la final quedó resulta: primero, Pedro en el minuto 2 y después, Messi a las veinte ya pusieron una ventaja de dos goles en el marcador.

A los cuatro minutos, fue Pedro logrando así un doblete sentenció el partido dejando al Athletic sin opciones.

Los jugadores del Athletic aplauden al Barcelona. | Foto: Athletic Club
Los jugadores del Athletic aplauden al Barcelona. | Foto: Athletic Club

Como ya ocurrió en 1977, una temporada con dos finales en las que no se logró el título en ninguna de ellas.

Tercera final que se escapa

La temporada pasada terminó con la final de Copa del Rey entre el Athletic y el Barcelona. Todas las esperanzas estaban puestas en la consecución del título pero otra vez se escapó entre los dedos.

Primero, Messi con una jugada personal propia del mejor jugador del mundo yéndose de hasta cinco jugadores rojiblancos y después, Neymar que solo tuvo que empujar un gran centro de Luis Suárez adelantaron a los azulgranas en la primera parte.

Ya en la segunda, otra vez Messi puso el tercero en el marcador. Llegó al área pequeña para rematar el centro de Dani Alves.

Los jugadores rojiblancos agradecen el apoyo a la afición. | Foto: Athletic Club
Los jugadores rojiblancos agradecen el apoyo a la afición. | Foto: Athletic Club

El gol del honor del Athletic llegó a las cinco minutos tras un cabezazo de Iñaki Williams al centro desde la izquierda de Ibai Gómez.

Nuevamente, el Athletic perdía una final de Copa del Rey contra el Barcelona pero pronto llegaría la revancha con los dos partidos de la Supercopa de España la cual, contra todo pronóstico, ganarían los vascos con un marcador global de 5-1 (Aduriz x4, San José y Messi).

VAVEL Logo