La figura: Zamora y la Liga en el Molinón
Gol de Zamora en El Molinón. 26/04/1981

Los tiempos para el conjunto donostiarra no son ni mucho menos los mismos; muchas cosas en el fútbol han cambiado, pero alguna sigue siendo igual: "el espiritu txuri-urdin".

Toda aquella persona que convierte a la Real Sociedad en parte de su vida sabe de lo que hablamos. De manera intangible, desde bien jóvenes, ya sea por costumbre familiar o por convencimiento, el que siente los colores de la Real como parte de su ser tiene "el espiritu txuri-urdin" dentro.

Jesús Mari Zamora lo tenía. En 1975 se estrenó con el primer equipo de la capital gipuzkoana y durante 14 temporadas fue centrocampista titular del equipo de su vida. Comenzó a jugar a fútbol en su pueblo y pasó por el Sanse, pero fue en la Real donde demostró todas sus capacidades futbolísticas.

Era un jugador que abarcaba todas las facetas del juego, su calidad le permitía controlar y organizar a todo el equipo desde el centro del campo. Sin duda fue el "jefe" de una generación de futbolístas que ha traido las mayores alegrias, en forma de títulos al club donostiarra.

Un subcampeonato de Liga, dos Ligas y una Supercopa; la época más gloriosa de la Real Sociedad la marcaron sus jugadores y su manera de jugar.

Sin duda, si hay un momento inolvidable para todo aficionado realista ese es el gol de Zamora en El Molinón. Era 26 de abril de 1981 y el Real Madrid tenía la Liga en el bolsillo. Los madridistas hicieron los deberes ante el Valladolid ( 1-3 en el Nuevo Zorrilla) y el partido en Gijón estaba decantado 2 a 1 a favor del Sporting cuando prácticamente no quedaba tiempo para más.

Los merengues celebraban en el campo la consecución de la Liga sin saber que a falta de treinta segundos, Jesús Mari Zamora sacó la garra, el orgullo y la rabia para marcar el gol que supondría el 2 - 2 defitivo en El Molinón. 

Aquel empate le servía a la Real Sociedad para alzarse con el título de campeona de Liga

Pues bien; lo que ocurrió en El Molinón aquel 26 de abril de 1981 resume el "espiritu txuri-urdin". El pundonor, las ganas, el saber esperar y remontar, el no dar por terminado un partido hasta el final, el saber sufrir ganando, perdiendo e incluso empatando...

Todo eso que resume la trayectoria de Zamora y sus compañeros es lo que el aficionado realista quiere ver en los jugadores de la plantilla 2015-2016.

Este fin de semana la Real Sociedad no se juega ganar una Liga, ni mucho menos; pero si se juega el poder confirmar la mejoría en el juego y la posibilidad de ofrecer una nueva alegría al aficionado txuri-urdin. El seguidor de la Real se merece seguir viendo en el campo los valores que Zamora y los suyos atribuyeron al equipo. 

¡Aupa Erreala!

VAVEL Logo