Este equipo está 'loco'
Vargas celebra su golazo | FOTO: La Liga

El Real Betis no entiende de lógicas. Cuando lo normal es ganar en casa, 'pincha'. Cuando lo normal es pasarlo mal fuera, golea. No hay quien comprenda a un equipo que ha dado la cara en Barcelona, que ha ganado por méritos propios a un rival directo como el Espanyol y que respira más que nunca en Primera División. Rubén Castro, Pezzella y un 'loco' peruano llamado Vargas han finiquitado a un equipo de Galca que no estuvo al nivel de la cita. 0-3 y a otra cosa. Así funciona esto.

Salió bastante bien el Real Betis al campo, dominador del esférico y ambicioso en sus jugadas de ataque. Activo Musonda, que ya está empezando a demostrar todo su talento. El primer disparo a puerta llegó a balón parado, en una falta botada por Vargas que detuvo sin problemas el meta Pau López. El Espanyol no lo veía nada claro.

Un canario para cazar al 'periquito'

Casi acto seguido, apareció el de siempre. Falta ejecutada por Vargas que Pezzella, libre de marca, deja para que Rubén Castro anote el 0-1 a puerta vacía. Estrategia pura. 10 minutos se cumplían en el RCDE Stadium y el Real Betis ya ganaba. El canario nunca falla a su cita con los tantos. Es el máximo goleador verdiblanco de la historia y, cómo no, también de la temporada. Siempre en el sitio idóneo y a la hora precisa. El olfato de un delantero casado con el gol.

El Espanyol trataba de reaccionar al golpe del tanto encajado. Fue Gerard Moreno cerca del cuarto de hora quien disparó totalmente solo pero arriba. Se venía arriba el equipo de Galca, viendo que quedaba prácticamente todo el encuentro aún por delante. Bruno lo estaba pasando mal en defensa, especialmente con las acometidas de Caicedo. 'Rocky' tiene mucho físico y eso los centrales lo sufren. Nada nuevo bajo el sol.

Un Mariscal afianzado

El Real Betis también era consciente de que quedaba bastante partido por delante y no quería renunciar al ataque. Así pues, Pezzella se apuntaba el 0-2 tras un enorme servicio desde la banda de Musonda. El joven jugador belga seguía dando muestras de su calidad en la jugada del segundo gol. Se marchaba en velocidad de Javi López para poner un centro preciso perfectamente ejecutado por el zaguero argentino. Asistencia más tanto. Gran partido de Germán en Barcelona.

Antes de terminar el primer acto, la entrada más fea del partido vino de parte de Caicedo. El delantero del Espanyol entraba con los tacos por delante a Dani Ceballos, provocándole una gran fisura en la pierna derecha. El canterano pudo continuar. También lo hizo el ariete ecuatoriano, a pesar de que esa acción pudo costarle la expulsión. La típica patada que es más de naranja que de amarilla.

Galca confiaba todavía en los suyos. Más bien, porque con un gol se metía de lleno en el choque. Por ello, dio entrada a Enzo Roco en lugar de Víctor Álvarez. No tuvo la tarde-noche el lateral izquierdo del Espanyol, que sufrió tanto con Musonda como con las internadas de Molinero. El Real Betis, a pesar de la ventaja, no renunciaba al ataque. Ni mucho menos. Fabián, de hecho, tuvo el tercero en una gran acción personal que terminó con un disparo manso a las manos de Pau López. Fue lo último que hizo el canterano en el partido, pues Juan Merino le sustituyó por Xavi Torres. Los locales, especialmente a balón parado, trataban de crear peligro. El míster rumano iba de perdidos al río, quitando del campo a Javi López y metiendo a Burgui. En esta vida hay que ser valientes. El choque se empezaba a poner feo, pues los 'pericos' sentían impotencia por el resultado en contra. Molinero veía tarjeta amarilla con lo que no jugará ante el Granada. Acto seguido, misma cartulina para Hernán Pérez.

La locura del 'loco'

El encuentro murió, si es que no estaba finiquitado ya, en el 71'. Lo hizo porque el Real Betis tiene en el lateral izquierdo un cañón humano. Se llama Juan, se apellida Vargas y de vez en cuando hace 'locuras' como la del 0-3. Dejada de Rubén Castro en una falta y 'pepinazo' del peruano que entra por toda la escuadra de la meta de Pau López. Ya lo hizo en La Coruña, pero el de este jueves ha sido incluso mejor. Goleada para el equipo de Juan Merino en Barcelona con más de un cuarto de hora por delante. Esto, esta vez, no se podía escapar.

El técnico del Espanyol, con el partido perdido, quitaba a Hernán Pérez para sacar a Abraham. Estaba muy 'calentito' el ex-jugador del Real Valladolid. El Real Betis también realizaba una nueva sustitución, pues salía Joaquín dejando a Álvaro Cejudo en el banco. El cuadro local, con el partido más que perdido, comenzaba a ponerse serio con entradas que no venían a cuento. Por ello, Duarte vio una tarjeta amarilla. Al minuto, Víctor Sánchez también recibía el mismo castigo. Juan Merino, por su parte, quería reservar a los mejores para el importante choque del domingo ante el Granada. Dani Ceballos se quedaba en la caseta para que Portillo tuviera sus acciones. Tres minutos descontó Sánchez Martínez en un partido que no tuvo color. Bueno, el verde de un conjunto tan imprevisible como su historia. Para bien o para mal. El caso es que este gran triunfo bien merece una bomba de oxígeno. Y es que este equipo está completamente 'loco'.

VAVEL Logo