Leyendas de la Real: Inaxio Kortabarria
Kortabarria e Iribar portan la ikurriña. Fuente: Libertad Digital

Hacer historia no es algo que a menudo vaya de la mano del fútbol. Se pueden batir récords, marcar goles, disfrutar de una carrera en un único equipo… Pero hacer historia es harina de otro costal. Nacido en Mondragón el 31 de julio de 1950, Inaxio Kortabarria fue el ejemplo perfecto del jugador criado por y para jugar en la Real Sociedad. Central duro y una amenaza en el juego aéreo para los rivales. Dos habilidades que fueron sus credenciales desde que debutase en 1971 con el primer equipo de la Real y que le llevaron a formar parte de una de las mejores generaciones de jugadores que ha tenido la Real Sociedad en la que estaban otras leyendas como Arconada, Satrustegi o López Ufarte. Durante las 14 temporadas que Kortabarria formó parte del primer equipo de la Real Sociedad, disputó 442 partidos oficiales y anotó 22 goles.

Nacido para hacer historia

Se le recuerda por muchos aspectos. No solo fue uno de los mejores capitanes de la historia de la Real Sociedad, sino que marcó el gol que supuso la primera Liga de la Real Sociedad frente al Sporting de Gijón en 1981.  Un acto para el que estaba sobradamente preparado tras dar un paso al frente  en pos de la legalización de la ikurriña. Sin embargo, antes de esto el central tuxuriurdin fue convocado con la selección española, el 22 de mayo de 1976 en un partido frente a la RFA. España perdió el choque y fue eliminado de la Eurocopa. Un debut amargo para el que fuera uno de los centrales más poderosos del fútbol europeo.

El 5 de diciembre de 1976 sería la fecha elegida para hacer historia. ¿El motivo? El derbi vasco. Kortabarria e Iribar saltaron al césped de Atocha portando la bandera aún por legalizar. El público asistente enloqueció y vitoreó a los dos jugadores por ese desafío al sistema que reivindicaba los derechos del pueblo vasco. La imagen de Inaxio y José Ángel portando la bandera en Atocha forma parte de la historia. Hay pocos ejemplos como este en el que el fútbol refleje tan bien los aspectos de la sociedad. Aquel partido terminó con un 5-0 a favor de la Real Sociedad, pero por primera vez, el resultado no fue lo más recordado. Este acto simbólico llevó a que 40 días después la bandera del País Vasco fuese legalizada. Una historia digna del mejor guion cinematográfico.

Una carrera en defensa de sus creencias

Después de aquello el central de la Real Sociedad continuó yendo convocado con la Selección. Su alto nivel impedía mantenerlo al margen si la Selección quería llevar a los mejores. Sin embargo, fue el propio Kortabarria el que puso fin a una aventura que podía haber durado muchos años. El 27 de marzo de 1977 tras finalizar un amistoso contra Hungría, Kortabarria jugó su último partido como internacional. Sus creencias ideológicas no se lo permitían. Fue el primer jugador que rechazaba jugar con su selección por un motivo así. Después de esto, Inaxio siguió jugando con la Real Sociedad, aunque el foco había cambiado. No le faltaron detractores en su carrera, pero Inaxio siguió haciendo lo que mejor sabía: defender.

Equipo de la Real en la 82/83. Fuente: Real Sociedad
Equipo de la Real Sociedad en la temporada  82/83. Fuente: Real Sociedad

Pasarían las temporadas siendo uno de los defensas más emblemáticos de la Real, hasta que en 1985 decidió poner fin a su carrera. Con dos ligas y una Supercopa en su bolsillo, Kortabarria es recordado como uno de los mejores jugadores de la Real Sociedad. Cimentada en su férrea defensa, la Real consiguió alcanzar las semifinales de la Copa de Europa en 1983 en la que únicamente el Hamburgo SV fue capaz de apearle del torneo en una eliminatoria muy igualada. Los alemanes acabaron siendo los vencedores de aquella edición, pero la Real había dejado huella tras derrotar por el camino a equipos del calibre del Celtic de Glasgow

Tras muchos años defendiendo el área txuriurdin, Kortabarria creyó que era el momento de colgar las botas. Terminada la temporada 84/85 Inaxio dijo adiós al fútbol, dejando su puesto a un tal Agustín Gajate

VAVEL Logo