El Informe: Rubén Pardo, la cabeza pensante de la Real
Rubén Pardo intenta un libre directo en partido contra el Real Madrid | Fuente: VAVEL

Rubén Pardo (Rincón de Soto, La Rioja, 1992) es una de las grandes figuras de la Real Sociedad de Eusebio Sacristán. En su partido contra la Unión Deportiva Las Palmas, y con apenas 23 años, puede llegar a la increíble cifra de 150 encuentros disputados con la camiseta txuri-urdin, un hito difícil a tan temprana edad.

Desde muy joven, Pardo llamó la atención de sus entrenadores y de los ojeadores de los principales equipos del País Vasco. Fue captado por el club donostiarra cuando apenas tenía 12 años, por lo que ha pertenecido a todas las categorías inferiores del club hasta llegar al primer equipo. Ha sido tal su ascenso que, teniendo todavía ficha de juvenil, debutó en el fútbol senior en la temporada 2009/2010, con el filial de la Real Sociedad en Tercera División, el ‘Sanse’.

Apenas había cumplido la mayoría de edad cuando toda Donostia ya se había empeñado en convertirlo en un nuevo Xabi Alonso casi sin detenerse a apreciar que sus características no eran exactamente las mismas. Su sueño desde pequeño siempre fue jugar en la Real Sociedad y los ojeadores del club pronto se dieron cuenta de que era un jugador con una gran valía por sus cualidades de centrocampista de equilibrio, con recorrido, toque y visión. A pesar de su físico endeble, una de sus principales carencias, su golpeo de balón para desplazar en largo o chutar desde media distancia eran tan magníficos que lo compensaban.

Rubén Pardo con la elástica txuri-urdin | Fuente: fichajes.net
Rubén Pardo con la elástica txuri-urdin | Fuente: fichajes.net

Rubén es un jugador muy seguro de sí mismo, al que le gusta liderar a sus equipos, pidiendo siempre el balón y equivocándose muy poco en sus decisiones. No en balde, ha repartido un total de 900 pases en los 23 partidos de liga que ha disputado esta temporada, con un acierto del 81%, que se eleva al 86% en los pases cortos. 31 de esas 900 conexiones con sus compañeros han significado una jugada de peligro realista.

Rubén Pardo tiene un 81% de acierto en pases esta temporada

En su primera temporada con el primer equipo de la Real Sociedad, el técnico francés Phillipe Montanier le dio la oportunidad de entrenarse y disputar algunos minutos en Primera, debutando ante todo un Real Madrid en Anoeta. Con apenas cuatro o cinco partidos disputados, la afición ya se enamoró del chico maravilla y exigía a su entrenador que le pusiera más a menudo de partida, pero esto no fue así: su físico dejaba todavía mucho que desear. Pero sobre todo sus capacidades defensivas eran demasiado escasas para un centrocampista que se preciase.

Con todo, Pardo jugó grandes partidos y, rayando el final de temporada, conseguía marcar su primer gol como jugador profesional, y también el primero con el primer equipo. Fue en el partido contra el Sevilla, que terminó con un resultado favorable para los donostiarras: 2-0. Con esta actuación, derribaba el muro de la portería, y también el de su técnico que empezó a contar más con él desde el inicio.

Su ascenso llegó al mismo tiempo que el de la Real Sociedad

En la siguiente temporada, y a pesar de que fue perdiendo comba a lo largo del curso futbolístico, Pardo se fue haciendo más fuerte en el once inicial y encandiló a muchos equipos de España y de fuera del país: la Premier, el Madrid o el Ahtletic llamaron a la puerta de la Real, que se mostró tajante al respecto. El centrocampista siguió a lo suyo, jugando grandes partidos hasta llegar a un total de 27. Pero lo que más celebró, sin duda, el joven jugador fue la clasificación de los vascos para la Champions League a final de temporada.

En el curso 2013/2014, el proyecto de Montanier se fue hundiendo. Tras ser eliminados de la Champions, y con una posición en liga demasiado atrasada, el galo fue destituido, lo que significó el ascenso de su ayudante, Jagoba Arrasate, al mando del primer equipo. Con Arrasate, Rubén siguió siendo un jugador importante, habitual en los onces iniciales de los donostiarras, pero muy desaparecido en las grandes citas. Si bien su entrenador confiaba en él para duelos ante rivales similares, no era tan propenso a darle minutos contra el Real Madrid o el Barcelona.

Gracias a sus grandes actuaciones y a sus tres goles, todos ellos decisivos, ante el Valencia, el Athletic de Bilbao y el Rayo Vallecano, se ganó la renovación de su contrato al final de la temporada, el cual le vincularía al equipo de sus amores hasta el año 2018, con una cláusula de 30 millones de euros para cualquier equipo y de 60 millones para el eterno rival, el Athletic de Bilbao.

Pardo en un entreno de la Real
Pardo en un entreno de la Real | Fuente: Wikipedia

La llegada de Moyes, bálsamo para el riojano

El siguiente año, el último de Arrasate al frente del club, Pardo vio cómo sus apariciones en el primer equipo iban siendo menores. Solo jugó dos partidos como titular en los primeros meses y tuvo que sufrir en silencio el descalabro de la Real tanto en Europa League como en la Liga BBVA. Finalmente, se despidió al técnico vasco y se fichó al escocés David Moyes, quien fuera entrenador del Manchester United, entre otros. Con Moyes, el centrocampista riojano volvería a la titularidad progresivamente, hasta convertirse en piedra angular del técnico y del juego realista. El canterano se hizo indiscutible y recuperó la confianza, más afianzado en el plano táctico y defensivo que en su precisión y aportación ofensiva.

Con Moyes, Pardo volvió a su mejor versión

Con todo, al final de la temporada Pardo había disputado un total de 34 partidos con el equipo entre Liga, Copa del Rey y Europa League, marcando una diana en el partido que enfrentó a su equipo con el Málaga CF, y repartiendo algunas asistencias tan importantes como la que le dio la victoria por 2-3 en Ipurúa ante el aguerrido Éibar.

Pero no ha sido hasta esta temporada 2015/2016 cuando hemos visto la mejor versión del de La Rioja. Con pausa y tranquilidad, ha puesto los balones allí donde nadie podía haberlo hecho, ha repartido asistencias a pares en algunos partidos, y ha deslumbrado a propios y extraños con actuaciones dignas de centrocampistas experimentados. Pardo se ha afianzado también con su actual entrenador, Eusebio Sacristán, tras la destitución de Moyes a finales del 2015, y ha agradecido la confianza depositada en él con creces.

En esta campaña, ha disputado un total de 23 partidos, 16 de ellos como titular; ha recuperado un total de 101 balones, lo que demuestra su clara mejoría en el aspecto defensivo del juego; ha hecho 12 entradas bien medidas, cometiendo solo 18 faltas, aunque ha recibido un total de siete cartulinas amarillas, demasiadas para un jugador de su tipo. Aunque a estas alturas de la temporada todavía no ha conseguido marcar ningún gol, sí que ha repartido la friolera de 7 asistencias.

Trayectoria de Rubén Pardo con la Real
Temporada Club Partidos en Liga Goles en Liga Partidos en Copa Goles en Copa Partidos en Europa Goles en Europa Total Partidos Total Goles
2009/2010 Real Sociedad B 1 - - - - - 1 -
2010/2011 Real Sociedad B 21 - - - - - 21 -
2011/2012 Real Sociedad B y Real Sociedad 31 1 2 - - - 33 1
2012/2013 Real Sociedad 25 - 2 - - - 27 -
2013/2014 Real Sociedad 34 3 3 - 6 - 43 3
2014/2015 Real Sociedad 28 1 3 - 4 - 35 1
2015/2016 Real Sociedad 23 - 2 - - - 25 -

Sin duda, Rubén Pardo será un jugador a tener muy en cuenta en la próxima visita de la UD a tierras vascas. Su potencial creador y su calidad con la pelota en los pies va a poner en serios aprietos al equipo amarillo, que tendrá que marcar muy bien al canterano realista.

Fuentes: Wikipedia, LFP.com y granadacf.ideal.es

VAVEL Logo