Diez minutos iniciales de emoción y nada más
Los dos equipos en el terreno de juego. (Foto: elgoldemadriz.com)

La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha ganado tres a cero al Aravaca Club de Fútbol, en un encuentro que será recordado por la efectividad sansera, ya que logró dos goles en los dos primeros tiros a puerta del partido. Fueron 90 minutos de monólogo local, aunque el choque se resolvió antes del descanso, ante un Aravaca desaparecido. Mateo García ponía en el once a Gerard y Charly en defensa por los lesionados Sergio y Felipe Sáez. El resto eran los más más habituales de las últimas semanas.    

Tres goles sin desgaste

El encuentro comenzaba con una clara declaración de intenciones. Un Sanse tocando con 4-3-3 y un Aravaca presionando la salida de balón de los locales con 5-3-2 y líneas juntas. Sin embargo, el encuentro se iba a desequilibrar muy pronto. Javi Vicente hacía el 1-0 en el minuto 5 con una jugada por la banda de Saúl, pase para Dani Pichín y este ve por la izquierda al mediocentro del Sanse para batir al portero con un zurdazo dentro del área. Jugada preciosista y efectiva a la vez en el primer tiro del partido. El Aravaca había perdido el guion que quería de robar y salir a la contra para marcar el primero. Lo peor para ellos es que el duelo se les iba a poner aún peor.

En el minuto 7 la defensa visitante enviaba una pelota comprometida al portero Alberto Morán, que intentaba regatear en su área a Negredo de manera poco ortodoxa. El delantero le robaba el balón para, a placer, poner el 2-0. Todo el partido perdido para ellos antes de los diez primeros minutos. Circunstancia que servía para que los del oeste de Madrid bajaran los brazos hasta el final. El Sanse, por su parte, tenía la posesión y no fallaba pases, un hecho diferencial. Con el marcador decantado, el partido se vino abajo, ya que el Sanse se relajó y el Aravaca no podía combinar por fallos propios en la entrega.

Tan solo llegaron con una falta directa tirada por Luján que llegaba sin fuerza a Carlos y un tiro lejano de Alberto que se iba arriba. Cuando llegaba el descanso, el Sanse puso el 3-0 apenas sin esfuerzo. Saúl, dentro del área, ponía de tacón la pelota dentro de la portería del Aravaca aprovechando un error de la defensa, que se quedaba enganchada en un córner. Fueron tres tantos sin apenas desgaste. El duelo estaba decidido y nada cambiaría.           

Esperar el pitido final

Tras el paso por vestuarios, el Sanse daba entrada a Seubert por Negredo. Cambio de delanteros pensando en el partido del próximo jueves porque en este estaba el pescado vendido por parte de ambas escuadras. En estos 45 minutos ambos se dedicaron a no atacarse en lo que se veía como un “pacto de no agresión”. Los de Mateo García tocaban cómodos, pero sin pasar del mediocampo con ganas de más, y el Aravaca estaba parado esperando el fin del suplicio. Todo un contexto que aburrió a los espectadores de Matapiñonera.

Tan solo hubo tres tiros reseñables. Por Parte del Sanse, Charly con un disparo lejano, que paraba el portero Alberto y Dani Pichín con un mano a mano que también evitaba el cancerbero, dieron algo de salsa a un partido acabado desde el tempranero 2-0. Boria, por el Aravaca, dio gracia con un tiro lejano. Fue lo poco que ocurrió en una segunda mitad en la que todos pensaron en la siguiente jornada.   

Con este resultado, el Sanse se queda con 64 puntos y sigue primero en la clasificación e invicto en casa. Su próximo rival será el Colonia Moscardó, lejos de Matapiñonera, el próximo jueves a las 11:30 horas. El Aravaca, por su parte, se queda con 35 puntos, y continuará luchando por evitar el descenso, que tiene a cinco puntos. 

VAVEL Logo