Nunca es tarde para soñar
Nunca es tarde para soñar. Foto: LFP.

Por muy mal que vayan las cosas, no está permitido rendirse. Con esa mentalidad aterrizó el Bilbao Athletic en El Alcoraz y sin duda, no le pudo ir mejor. Son muchos los puntos en juego y a pesar de que la salvación parece estar complicada, el filial rojiblanco no tiene pensado tirar la toalla, tal y como ha demostrado en la tarde del sábado. 

Con constancia y trabajo, los pupilos de José Ángel Ziganda se impusieron a la SD Huesca. Aketxe fue el encargado de adelantar a los vizcaínos en el marcador, merced de un auténtico golazo. Fran Mérida puso las tablas en el marcador tras anotar una pena maxíma y finalmente, Seguín aprovechó una contra para que los tres puntos se marcharan a Bilbao. 

Mucho ruido y pocas nueces

Tres puntos muy valiosos estaban en juego en El Alcoraz. Ya parece que es posible avisar el final de la Liga Adelante, por lo que los equipos, cada vez más, apuran sus objetivos para asegurarse un buen porvenir. 

Con ganas de hacerse con la victoria, Huesca y Bilbao Athletic saltaron al feudo aragonés. Ambos buscaban hacerse con la batuta del partido. Unai López fue el primero en probar suerte, pero su disparo se marchó por la línea de fondo. Como represalia, el equipo local monto una gran contra minutos después que bien pudo costar un disgusto a los visitantes. Sin embargo, Markel Etxeberria se convirtió en salvador de los de Ziganda sacando un balón cuando prácticamente toda la grada cantaba gol. 

Unai López lo intentó en la primera mitad | Foto: LFP.
Unai López lo intentó en la primera mitad | Foto: LFP.

El Bilbao Athletic comenzó entonces a probar fortuna por medio de Unai López, pero los balones que este disponía eran demasiado largos, por lo que no llegaban a buen puerto. El Huesca, por su parte, buscaba crear peligro por las bandas. En un quiero y no puedo de los dos equipos, el partido comenzó a dormirse y Anquela decidió tirar de banquillo. Sin obtener demasiado premio, el Huesca anotó el que hubiera sido el primer tanto del partido. Sin embargo, Nagore, según el colegiado, estaba situado en posición antirreglamentaria, por lo que su gol no subió al marcador. Así, con pocas ocasiones y gran cantidad de disparos lejanos llegó a su fin la primera mitad. 

El filial armó la contra

Con el inicio de la segunda mitad, llegaron los ansiados goles. Poco después de saltar al césped, Aketxe marcó un precioso gol por toda la escuadra aprovechando una jugada a balón parado. Sin embargo y a pesar de mandar en el marcador, no valía confiarse. Así, los cachorros se vinieron arriba para buscar el segundo tanto, el de la tranquilidad. 

Whalley tuvo que despejar un buen pase atrás de Guarrotxena que hacia presagiar lo peor a la afición local. Anquela no estaba viendo el partido que quería, por lo que decidió agotar todos los cambios que le quedaban. Tras ello, el colegiado señaló un penalti a favor del conjunto local por una mano de Ramalho. Fran Mérida fue el encargado de transformar la pena máxima en el tanto del empate. Quedaba mucho por hacer en El Alcoraz. 

Seguín celebra su gol con Guarrotxena | Foto: LFP.
Seguín celebra su gol con Guarrotxena | Foto: LFP.

No obstante, minutos después, tras una gran parada de Remiro a un disparo de Machís, el filial rojiblanco consiguió hacer una gran contra y tras un pase de Villalibre al punto de penalti, Seguín hizo el gol de la victoria rojiblanca. Viendo el buen resultado que le había dado jugar al contraataque, el Bilbao Athletic siguió probando suerte. Sin embargo, el Huesca ya había aprendido la lección.

Para acabar el partido con la mayor emoción posible, ambos cancerberos tuvieron que lucirse. Primero Remiro fue el encargado de acabar con las intenciones de Nagore y poco después, Whalley se interpuso a un duro disparo de Unai López. Así, el choque llegó a su fin, con un Bilbao Athletic que quiere seguir soñando con la categoría de plata. 

VAVEL Logo