El Tablero Real: un mediocentro camaleónico, principal amenaza para la pizarra de Zizou
Fotomontaje | VAVEL

El moralizante triunfo en el clásico ante el FC Barcelona debe ser el ejemplo a seguir del Real Madrid para afrontar su vuelta a la UEFA Champions League, donde se medirá en la ida de los cuartos de final al VfL Wolfsburgo en el Volkswagen Arena. Conocedor de la exigencia que supone medirse a un rival de la talla del conjunto blaugrana, Zidane planteó un partido muy táctico y aunque posiblemente no fuera el día más inspirado de los de Luis Enrique, gran parte de ese bloqueo pudo deberse al buen hacer de los blancos en este ámbito, acompañado por supuesto de un gran despliegue físico focalizado en hombres como Casemiro.

El equipo catalán llevó el peso ofensivo durante una primera mitad en la que los merengues tan solo pisó el área defendida por Claudio Bravo en acciones aisladas, tirando tan solo una vez entre los tres palos. Uno de los momentos claves del encuentro -ya con el 1-1 en el electrónico- fue el cambio de Arda Turan por Rakitic, ya que con el internacional turco sobre el campo y centrado especialmente en labores ofensivas el Real Madrid encontró más espacios y fruto de ello llegaron las ocasiones de peligro. A pesar de quedarse con un jugador menos, tras la expulsión por una entrada a destiempo de Ramos sobre Suárez que significó la segunda amarilla para el camero, los visitantes sentenciaron a los azulgranas, ya rotos tácticamente, con un gol de Cristiano Ronaldo.

Busquets es el único mediocentro que llega a las ayudas en una jugada de ataque blanco
Busquets es el único mediocentro que llega a las ayudas en una jugada de ataque madridista

Orden táctico por bandera

Si algo hay que destacar del encuentro fue el gran orden táctico que los jugadores madridistas llevaron a cabo. A la hora de defender combinaron un 4-5-1 con Cristiano como hombre más adelantado, con un 4-4-2 con Gareth Bale o el crack portugués, dependiendo de la banda por donde transcurriera el ataque local, apoyando a la línea de mediocentros y el jugador libre formando dupla primero con Benzema, y posteriormente Jesé Rodríguez, iniciando la presión. 

4-4-2 madridista ya con Jesé Rodríguez sobre el verde del Camp Nou
4-4-2 defensivo del Real Madrid ya con Jesé Rodríguez sobre el verde del Camp Nou

Los blancos mantuvieron las líneas muy juntas durante todo el encuentro, lo que provocó que apenas tuvieran espacios, y salvo excepciones marcaron muy de cerca a los locales. Cuando pudieron sobrepasar la presión merengue, los culés se toparon bien con un gran Keylor Navas o bien con los madridistas nuevamente, gracias a que conseguían recomponerse rápido y bien.

Modric, Casemiro y Kroos apoyando a la zaga merengue
Modric, Casemiro y Kroos apoyando a la zaga merengue

Por otro lado, los constantes apoyos liderados principalmente por los jugadores del centro del campo favorecieron a crear situaciones de superioridad blanca en la mayoría de casos, y como consecuencia de ello tener una mayor facilidad para desbaratar las jugadas de peligro locales. También fueron positivas la continuidad y la tensión, algo que ha condenado en muchas otras ocasiones a los madridistas ofreciendo facilidades a los contrincantes.

Una de cal y otra de arena

El trabajo defensivo supuso una serie de sacrificios para el Real Madrid, en concreto dos, las bandas de Marcelo y Carvajal, que durante la primera parte apenas se sumaron al ataque con la intención de asegurar la parcela defensiva. Sin embargo, en la segunda mitad, y especialmente con el partido ya descontrolado, la incorporación del brasileño fue determinante en el primer gol conduciendo y asistiendo a Kroos, que terminaría siendo quien diera el pase de gol a Benzema previo rechace en un contrario; y en el segundo fue Carvajal quien dirigió por momentos la jugada y posteriormente acompañó en el ataque en el decisivo tanto de Cristiano Ronaldo.

Momento del regate de Marcelo a Mascherano previo pase a Kroos
Momento del regate de Marcelo a Mascherano previo pase a Kroos

Sin embargo, el gol encajado minutos antes volvió a evidenciar al Real Madrid en jugadas a balón parado. Piqué ganó la partida a un Pepe que tras verse estorbado por Luis Suárez no pudo seguir la marca del central azulgrana, permitiendo a este rematar total libre de marca en el primer palo.

Momento en el que Pepe pierde la marca de Piqué previo al gol
Momento en el que Pepe pierde la marca de Piqué previo al gol

Pese a tener que limar ciertos detalles, como los marcajes en las jugadas a balón parado, el conjunto de Concha Espina mostró en el Camp Nou que a pesar de que la temporada no esté siendo la idónea es un rival a tener en cuenta, más en una de sus competiciones fetiches, la UEFA Champions League. Pero también deberán tener en cuenta los madrileños al Wolfsburgo, que aunque para muchos fuera uno de los rivales más asequibles del sorteo posee grandes futbolistas como Ricardo Rodríguez, Schürrle o Draxler, y está bien trabajado bajo la batuta de Dieter Hecking.

Variantes en busca de frescura

La resaca del clásico puede invitar al entrenador francés a introducir cambios con respecto al equipo titular que saltó al feudo catalán, principalmente en el centro del campo, ya que presumiblemente el trivote ofensivo no lo tocará salvo que en la segunda parte en la que pueda introducir a jugadores como Lucas Vázquez o Jesé Rodríguez para dar cierto descanso a sus atacantes. Frente a la UD Levante en el Ciutat de Valencia, aunque condicionado por las bajas, Zizou modificó su dibujo a un 4-2-3-1 dejando el centro del campo a Kroos y Casemiro con Cristiano en la izquierda, Lucas Vázquez en la derecha, James Rodríguez y luego Isco en la mediapunta, y Borja Mayoral y más tarde Jesé en la punta.

Cristiano, intercambiado con Jesé, busca el pase de Lucas Vázquez mientras Isco se desmarca en el centro
Cristiano, intercambiado con Jesé, busca el pase de Lucas Vázquez mientras Isco se desmarca en el centro

Aunque sea poco probable y finalmente opte por el habitual 4-3-3 donde también podría realizar algún cambio, el 4-2-3-1 podría ser una alternativa en el Volkswagen Arena con el fin de dar descanso a jugadores en el mediocentro después del desgaste experimentado en el Camp Nou y dar entrada a hombres más descansados como Kovacic y algo más adelantado -en tres cuartos de campo- a James Rodríguez o Isco acompañando en la mediapunta a Cristiano Ronaldo y Gareth Bale por bandas, con Benzema como hombre más adelantado.

El mediocentro condiciona el esquema bávaro

A lo largo del curso, el técnico natural de Castrop-Rauxel ha probado con diversas variantes en el centro del campo, lo que a su vez ha significado una variación en su delantera, dando mayor libertad a un atacante en punta o bien acompañándolo de uno o incluso dos futbolistas. Éstas han ido desde un 4-3-3 a un 4-2-3-1, un 4-4-2, un 4-1-4-1 o un 4-4-1-1, aunque uno de los dibujos más utilizados por el preparador teutón y casualmente utilizado en ambos encuentros de la eliminatoria de octavos ante el Gante ha sido el 4-2-3-1.

Los jugadores del Wolfsburgo presionan la salida de balón buscando el error
Los jugadores del Wolfsburgo presionan la salida de balón buscando el error de los adversarios

Defensivamente, los germanos suelen tener una presión adelantada con la intención de robar el esférico y crear situaciones de peligro con el equipo rival desordenado tácticamente. En el caso de que el Real Madrid salga con las líneas adelantadas, los blanquiverdes podrían realizar una presión más equilibrada para evitar conceder espacios a los merengues.

Sin problemas para recurrir a desplazamientos en largo en busca de sus delanteros, futbolistas de envergadura como Bendtner o Kruse -aunque el alemán suele tener ventaja sobre el danés gracias a su combinación de juego aéreo y habilidad con los pies-, el juego alemán transcurre principalmente por banda, donde se busca bien a éstos con centros laterales o bien internadas focalizadas en futbolistas como Draxler, Schürrle o Caligiuri. Por otro lado, los disparos desde media o larga distancia son otro de los recursos de los locales, en esta faceta Caligiuri y Arnold son dos de los nombres a seguir.

Asociación del Wolfsburgo en la jugada que terminó con el 0-1 obra de Draxler
Asociación del Wolfsburgo en la jugada que terminó con el 0-1 obra de Draxler

El juego del Wolfsburgo suele desarrollarse habitualmente por las bandas

En el centro del campo Hecking cuenta con futbolistas experimentados y con mucho oficio, como es el caso de Luiz Gustavo o un viejo conocido de la Liga BBVA como es Guilavogui, quien fuera jugador del Atlético de Madrid, y mediocentros con bastante llegada al ataque como es Arnold. También cabe destacar la presencia de Vierinha, quien recuerda a Lucas Vázquez por su fondo físico y sus constantes apoyos a la línea defensiva, principalmente el lateral puesto que su posición natural es la banda.

Draxler y las claves blanquiverdes

El internacional alemán, Julian Draxler, acaparara sin duda los focos por parte del cuadro de Wolfsburgo. En una campaña irregular, el joven talento natural de Gladbeck es una de las esperanzas del equipo y de segura será quien les lidere ante el Real Madrid. 'Criado' durante su etapa en el Schalke 04 por un mito blanco como es Raúl González, Draxler posee una calidad exquisita con el balón, por lo que los pupilos de Zidane tendrán que estar bien atentos para evitar ser sorprendidos; además de ello, el teutón destaca por su desborde y su rapidez, por lo que no habrá los blancos no deberán concederle ni un solo espacio por mínimo que sea.

Al ya citado juego por banda blanquiverde hay que sumar las incorporaciones de sus laterales, puesto que tanto Ricardo Rodríguez como Träsch suelen ser habituales en dicha faceta haciendo uso de su potencial físico. La presencia de éstos en ataque favorecen a crear situaciones de superioridad numérica, algo de lo que se aprovechan también los extremos para buscar desmarques a la espalda de la defensa.

Caligiuri aprovechándose de la incorporación de Träsch y el espacio en la zaga para marcar el 0-1
Caligiuri aprovechándose de la incorporación de Träsch y el espacio en la zaga para marcar el 0-1

Otra de las claves locales será el juego a balón parado, donde como ya se apuntaba con anterioridad, los madridistas suelen sufrir bastante. A los jugadores de ataque hay que sumar los centrales ya que tanto Dante como especialmente Naldo destacan en el juego aéreo. Cualquier acción desde el saque de esquina o desde una falta tendrá que ser bien defendida por los blancos si no quieren verse superado por el potencial alemán.

Debilidades germanas

Los balones a la espalda de la defensa suelen ser el 'talón de Aquiles' de los de Dieter Hecking, algo que se incrementa cuando la relajación se apodera de ellos, como se pudo comprobar especialmente en el duelo de ida de los octavos de final ante el Gante, cuando de ir ganando por 0-3 vieron su renta reducida a tan solo un gol en los diez minutos finales.

Depay entra con facilidad en el área del Wolfsburgo
Depay entra con facilidad en el área del Wolfsburgo

Mantener la tensión y tener contundencia a nivel defensivo durante todo el encuentro se antoja importante para el plantel blanquiverde, ya que puede pasarles bastante factura ante el peligroso tridente ofensivo madridista. En el bando rival, la movilidad y los constantes cambios entre los futbolistas merengues no lo pondrá por seguro nada fácil a los locales.

VAVEL Logo