Sufriendo hasta el final, pero con paso firme
Los goles fueron de Lanzarote y Pedro. Foto: La Liga.

El Real Zaragoza viajaba esta jornada para enfrentarse al Real Valladolid en un encuentro clave para seguir peleando por la zona de playoff. Cada semana se aprieta más la clasificación de la Liga Adelante y el equipo blanquillo debe sumar de tres en tres para posicionarse cuanto más arriba mejor. 

Un partido que no se presentaba nada fácil debido a las numerosas bajas. A los lesionados Jaime, Wilk, Marc Bertrán, Cabrera y Erik Morán se sumaban esta jornada Culio y Ángel Rodríguez. Esta última era la baja más delicada debido a que el equipo se quedaba sin su principal nueve de referencia y máximo goleador del Real Zaragoza esta temporada. 

El equipo no estaría solo. De nuevo, la afición blanquilla volvía a responder y ha viajado para alentar a los suyos hacia la victoria. 

Máxima igualdad

El once de Carreras presentaba alguna variación debido a las numerosas bajas. Por ello, entraban en el once Dongou y Pedro Sánchez en sustitución de Ángel y Culio. Otra de las novedades en el once ha sido la inclusión de Vallejo en el once titular. Aunque la jornada pasada ya tuvo minutos, el canterano zaragocista ha vuelto a ser titular después de haber superado una lesión que le ha tenido apartado del equipo varias semanas. 

El Real Zaragoza salió a por todas, sin excusas. Ante ellos, un rival que no ha conseguido en toda la temporada todavía alcanzar una regularidad. Por ello, el equipo aragonés debía dar el 200%, tal y como dijo su entrenador en rueda de prensa previa, para sacar los tres puntos y seguir escalando puestos en la clasificación. 

Los primeros instantes eran de dominio zaragocista impidiendo a los vallisoletanos sacar el balón jugado desde atrás. Pero pudo hacer el primero de la tarde Villar tras un gran centro de Mojica que terminó estrellándose en el larguero. Pocos minutos después, el Real Zaragoza sacaría las uñas y no perdonaría Lanzarote mandando el balón al fondo de la red. Una gran jugada de Diego Rico por banda tras se habilitado por Hinestroza que finalizaría Lanzarote quien sigue en estado de gracia. 

El Real Zaragoza tenía el premio de ir por delante en el marcador, pero ni mucho menos podía relajarse ante un Valladolid que no daba el partido por perdido. Manu Herrera salvó el empate tras una gran contra finalizada por Villar, pero que el guardameta zaragocita mandó a córner. Con el paso del tiempo, los vallisoletanos empezaban a visitar con más asiduidad la portería de Manu Herrera. Mojica y Villar seguían intentando buscar el empate, pero en el marcador mandaban los aragoneses. 

Al borde del descanso, Manu del Moral pondría el empate tras un fallo en el despeje de Manu Herrera. Con tablas en el marcador se llegó al descanso en un encuentro muy disputado donde los locales habían sido mejores en los últimos minutos gozando de oportunidades muy claras.

Contra todo, contra todos

El Valladolid comenzó la segunda parte con un juego más ofensivo, buscando el balón y yendo a por el partido. Los aragoneses lo intentaban y necesitaban desquitarse de la presión rival. Nada más comenzar, el colegiado le perdonaba la segunda tarjeta a Marcelo Silva tras una dura entrada sobre Pedro Sánchez. 

Foto: La Liga.

Uno de los jugadores que, sin duda, marcaba la diferencia era Freddy Hinestroza. El colombiano se mostró muy participativo durante todo el encuentro y fue una pesadilla para la defensa local. A pesar de algunos destellos, el control del partido en este segundo tiempo era del Valladolid. Pero justo en el momento más delicado, Pedro Sánchez aparecía y mandaba el balón a la portería para poner la ventaja. Una buena jugada, nuevamente, de Hinestroza por banda que la puso atrás para buscar el remate de Lanzarote y su disparo sale mordido, pero Pedro consigue empujarlo hasta la malla. 

Un gol que hacía mucho daño al Valladolid en un momento donde los locales estaban siendo mejores. El equipo necesitaba reaccionar y sobreponerse para intentar poner el empate, pero se mostraba impreciso en los últimos metros. Pedro Sánchez no terminaría el partido y vio la segunda tarjeta amarilla. El Real Zaragoza debía jugar los 15 minutos finales más el añadido con un hombre menos. Una decisión polémica, teniendo en cuenta el criterio que había mantenido en otras decisiones del encuentro. 

Todo lo que restaba, el Real Zaragoza trataría de defender el resultado con uñas y dientes. Nervios y tensión ante un rival que iba a intentarlo hasta el final. Con el pitido final, llegaría la tranquilidad para los zaragocistas y la satisfacción de haber logrado tres puntos en un campo complicado. Una victoria que permite al equipo dormir en la quinta posición con 52 puntos empatados con Real Oviedo (terceros), Nàstic (cuartos) y Elche (sextos). 

El próximo partido, el Real Zaragoza recibe al Alcorcón en La Romareda en un encuentro entre dos equipos que están peleando por el mismo objetivo: ascender a Primera División. 

Así lo vivimos en VAVEL.com

VAVEL Logo