Cuidado, el león ruge de nuevo
Foto: Andrea Royo, Vavel.

El Real Zaragoza se ha impuesto por 3-1 en La Romareda a la AD Alcorcón. Partido importantísimo el que se vivía hoy en el feudo aragonés ante un rival directo en plena lucha por los puestos de ascenso.

El equipo blanquillo encadenaba dos victorias consecutivas y, ante ellos, un rival que goleó la pasada jornada al líder, el Leganés. Es por ello que la afición zaragocista sabía de la importancia del partido y de consagrarse como el jugador número doce.

Acción, reacción

El once de Carreras presentaba como única novedad la inclusión de Erik Morán en el centro del campo tras recuperarse de su lesión. Culio y Ángel, a pesar de estar convocados, empezarían el partido desde el banquillo.

El primer gol del encuentro lo marcaría la grada. La Romareda presentó una buena entrada, con tifo incluido, y con una afición entregada que quería llevar en volandas a su equipo hasta la victoria.

Minutos iniciales de tanteo, pero sin generar peligro uno y otro equipo. El Real Zaragoza quería llevar el control del encuentro y el Alcorcón se dejaba, aunque muy avispado el conjunto madrileño a la hora de buscar la espalda a la defensa blanquilla. A los diez minutos de comenzar, Páez de cabeza hacía el primero en una jugada desafortunada de Manu Herrera que no sabe despejar.

El Real Zaragoza encajaba un duro golpe, pero La Romareda empujaba al equipo para darle la vuelta a la situación. Poco a poco, el equipo zaragocista empezó a llevar el control del balón y de las ocasiones generando peligro, pero siendo muy bien despejado por el guardameta rival. Erik Morán a punto estuvo de hacer el empate tras un saque de esquina en el que le llega el rechace y el balón acaba siendo despejado. El Real Zaragoza se crecía por momentos y buscaba el empate con insistencia. Javi Ros pondría el empate diez minutos después donde el jugador estuvo muy avispado junto al palo cabeceando el balón tras el rechace del guardameta a un potente disparo de Dorca.

Foto: Andrea Royo, VAVEL.

Con tablas en el marcador, el Alcorcón intentaba responder, pero el control del partido seguía siendo zaragocista marcando muy bien todas las líneas. Dongou y Lanzarote perdonaron en dos ocasiones clarísimas. Primero el camerunés en un mano a mano, que el portero envió a córner, y posteriormente, un disparo que se estrelló en el palo y que el remate de Lanzarote se marchó por encima de la portería.

Dongou conseguiría poner el tanto que le diera la vuelta al marcador para hacer estallar la locura en La Romareda. Una jugada rapidísima, con un excelente pase de Rico que Dongou empalmó y lo mandó al fondo de la red. Este gol daría aire al equipo maño que buscaría aumentar la ventaja en el marcador en los minutos finales de la primera parte.

El colegiado indicaba el descanso ante los aplausos del público local. Una de las primeras partes más completas del equipo aragonés que movió el balón con autoridad y supo reaccionar en el momento preciso. Pero la victoria era momentánea y quedaban 45 minutos muy complicados.

Sufrir, sufrir, sufrir y volver a ganar

El inicio de la segunda parte comenzaba con un cambio en las filas zaragocistas. Vallejo se retiraba con molestias y, en su lugar, entraba Abraham. Y todo comenzó tal y como terminó. El Real Zaragoza presionaba bien las líneas ante un Alcorcón muy bien plantado en el campo. A pesar de ello, los madrileños querían aprovechar unos minutos más pausados del equipo blanquillo y acechaban con intensidad la portería de Manu Herrera.

Minutos delicados de los zaragocistas que veían cómo el Alcorcón se crecía por momentos para intentar igualar el partido. Dongou perdonaba el tercero en uno contra uno en el que el balón se marchaba rozando el palo derecho. A los diez minutos de comenzar, Hinestroza se tenía que retirar del terreno de juego lesionado ante los aplausos de la grada, en su lugar entraría Culio. 

Foto: Andrea Royo, VAVEL.

En esta segunda parte, se veía mucha más dureza en el encuentro con un Alcorcón que jugaba al límite. Y tanto fue así que Chema Rodríguez no terminaría el partido siendo expulsado en el minuto 65 por doble amonestación tras una dura entrada sobre Erik Morán. Con un hombre menos, el Alcorcón intentó llevar la posesión del partido y buscar un error rival, pero la defensa zaragocista, aunque con algunos fallos como en jornadas anteriores, hoy estaba muy atento a los atacantes alfareros. 

El Real Zaragoza seguía buscando el tercero de la tarde para sentenciar el partido, pero no entraba el balón. Lanzarote lo intentaba, pero su disparo se marchaba fuera por muy poco. La Romareda era una olla a presión donde la afición zaragocista no dejaba de animar en ningún momento. Javi Ros seguía llevando el control corriendo de un lado para otro de forma incansable siendo eficiente en defensa y muy acertado para sacar el balón hacia arriba. La ovación de la tarde se la llevaría Manu Lanzarote que sigue siendo uno de los mejores jugadores firmando partidos muy serios con la elástica blanquilla. 

Al borde del final, Dongou pondría el 3-1 firmando un auténtico golazo. El delantero camerunés se reivindica con dos golazos que sirven al Real Zaragoza para sumar tres puntos muy valiosos. Tras esta victoria, el conjunto aragonés es tercero y se encuentra a solo tres puntos del ascenso directo marcado por el Alavés. 

Con tres menos a Ponferrada

La nota negativa del encuentro ha tenido lugar en el segundo tiempo donde tres jugadores zaragocistas han visto una tarjeta amarilla que conlleva guardar una jornada de sanción. Lanzarote, Dorca y Culio no podrán jugar ante la Ponferradina en un partido donde el Real Zaragoza no lo tendrá nada fácil ante un rival que necesita sumar con urgencia tres puntos para sellar cuanto antes la permanencia. 

Así lo vivimos en VAVEL.com

VAVEL Logo