Remontada que vale un ascenso
El Sanse celebrando el ascenso con el pitido final (Foto: Julio Gómez).

La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha conseguido el ansiado ascenso a Segunda División B, tres temporadas después, tras ganar 3-1 al Villa de Santa Brígida, en un partido que será recordado por la épica de los franjirrojos al tener que hacer frente a un 0-1 inicial, que les obligaba a marcar tres tantos para lograr la gesta. Mateo García ponía en el once como novedades tácticas a Borja en el mediocampo y a Carlitos, Fer Ruíz y Seubert arriba, respecto a la derrota por 1-0 de la ida. Una apuesta que salió bien.   

Gol en contra y reacción

El encuentro comenzaba con un guión inesperado. El Sanse estaba nervioso y el Villa Santa Brígida con líneas adelantadas en 4-4-2. Así se dificultaba el juego de toque y finalización de los locales. Para más tensión de los de Matapiñonera, el primer disparo fue de los visitantes, un factor psicológico. Arocha, en el minuto 11 tiraba lejano para sorprender a Kike. El fútbol no era del Sanse y eso se iba a acentuar. En el minuto 15, Pablo Álvarez ponía el 0-1 en un córner cerrado en el segundo palo que botaba Calum y que Kike no lograba cerrar. Ahora el Sanse debía meter tres goles, algo que no parecía viable observando a los dos conjuntos. Sin embargo, ese tanto en contra sirvió para espabilar a la parroquia local. Tan solo siete minutos después del jarro de agua fría, los del norte de Madrid  reaccionaban de la mejor manera. El 1-1. De nuevo un córner dio lugar a un rechaze que le llegó a Sergio en el área pequeña para empujarla a gol.

Era el inicio de algo bonito que estaba por llegar. Y es que en la siguiente acción, los locales iban a hacer el 2-1. Un centre de Felipe Sáez lo iba a rematar Sergio para dejársela a Saúl y anotar dentro del área el segundo de los tres tantos necesarios para ellos. Lo que era una jugada ensayada daba lugar a un nuevo alegrón, pero hacía falta uno más que no iba a aparecer tan temprano. El Villa Santa Brígida había visto dos goles en contra sin poder hacer nada. El combinado canario estaba nervioso en un estadio en contra y con las ideas apagadas. Antes del descanso iban a sufrir otro susto de Sanse. Seubert, en el minuto 44, tenía un mano a mano que se marchaba fuera tras jugada combinada. El líder madrileño tenía el duelo a su favor, tras el 0-1 que les hizo entrar en el partido.

Asedio con gran premio final

Tras el paso por vestuarios, el Villa Santa Brígida se repuso por momentos. Tanto es así que pudieron matar la eliminatoria. Arocha, en el 47, se sacaba un disparo desde la frontal seco y duro para mandarlo al larguero. Fue la mejor y la única para ellos en el segundo acto. El resto fue un alarde de ganas de los de Matapiñonera empujados por el público que no paraba de cantar. Borja, en el 54, abría la veda con una jugada personal que acababa con disparo fuera. Sin embargo, hubo que esperar hasta los diez minutos finales para ver algo de fútbol. El paso de los minutos sin nada reseñable favorecía a los visitantes, pero el Sanse encontró un filón. Las jugadas aéreas.

Así, Sergio tuvo una de cabeza, tras una falta botada de Felipe Sáez. Los locales, con Negredo y Seubert juntos en el campo lo tenían claro. Debían ir por alto ante una zaga que dudaba, pero en esto del fútbol nada es lo que parece. El tanto de la gloria no llegaría por las alturas, sino por bajo. Apúntense este minuto, el 87. Sergio enviaba un balón largo desde la zaga, que bajaba Fer Ruiz para empalarla a la escuadra con la zurda y desde fuera del área. Golazo del extremo que es el nuevo héroe del ascenso. A falta de tres minutos del descuento el Sanse había cumplido el objetivo: subir a Segunda B. Con el pitido final la grada cantaba en un día histórico. Era el triunfo del trabajo bien hecho.   

Con este resultado, el Sanse sube a Segunda División B tres temporadas después de que bajara. El Villa Santa Brígida, por su parte, deberá seguir disputando las eliminatorias de ascenso.

VAVEL Logo