Resumen temporada Sporting de Gijón 2015/16: de milagro en milagro
Sporting de Gijón | Fotomontaje: VAVEL

Complicado ponerle nombre a la temporada del Real Sporting de Gijón. Los asturianos llegaban a Primera División con la moral más que alta. El ascenso en el último minuto de la jornada 42 en el Benito Villamarín encumbraba a unos jugadores conscientes del estado del club, que dependía de ese ascenso para no desaparecer. Se logró, el Sporting continuó como institución y afrontó un año en Primera con la limitaciones en sus fichajes: incorporaciones a coste cero, de jugadores muy jóvenes y sin experiencia en Primera División.

Por ello, el Sporting de Gijón tuvo que mantener la plantilla de Segunda, los llamados "Guajes". Estos se caracterizan por ser un grupo de jugadores muy jóvenes, criados en Mareo, la cantera del Sporting, capaces de dar hasta el último aliento por el equipo de su corazón, con gran capacidad de sacrifio, con la que tapaban sus muchas carencias técnicas y tácticas. Sergio Álvarez, el mejor ejemplo, mediocre en la técnica, pero con una entrega que le hace ser uno de los mejores pivotes de la categoría.

Luz y sombras en los fichajes

Con las limitaciones mencionadas con anterioridad a la hora de traer a futbolistas para el primer equipo, Abelardo y Nico Rodríguez, el director deportivo, afrontaban un verano complicado. No era sencillo, y tras muchos rumores, fueron tres los nombres que llegaron a Gijón: un delantero centro, un mediapunta y un centrocampista.

Sanabria fue el ariete elegido por el Sporting para buscar los goles en Primera. Llegaba cedido de la Roma, donde llevaba tiempo sin minutos. Empezó fuerte, con un doblete en Riazor, pero las lesiones han ido mermando al paraguayo, que a pesar de las muchas molestias, ha cuajado un gran año en Asturias, no en vano el Sporting desea que la Roma vuelva a ceder y deje otro año más a Sanabria cedido en Gijón.

Halilovic fue sin lugar a dudas el fichaje estrella. Cedido por el Barcelona gracias a la gran relación entre Luis Enrique y Abelardo. Comenzó fuerte, siendo el mejor, pero con el paso de las semanas ha ido perdiendo peso, hasta salir del once inicial. Su calidad no es discutible, es un jugador de fútbol con mayúsculas, pero necesita ser más completo. La afición no le perdona el no ser solidario, no colaborar en el trabajo sin balón, y ser demasiado irregular.

Por último, Omar Mascarell, mediocentro que ha jugado, sí, pero más por la ausencia de competividad que por méritos propios. Es el peor fichaje del año, y es que Omar, cedido por parte del Real Madrid, mostró carencias tácticas, posicionándose muy mal. Al lado de Sergio, no era un futbolista para Primera División. Sin embargo, su entrega y su compromiso con el club ha de ser reconocido.

El mejor inicio posible

El sorteo del calendario deparó un Sporting de Gijón - Real Madrid en la primera jornada. Los blancos llegaban con todas sus estrellas y un nuevo entrenador, Benítez. El Sporting supo parar al que meses después sería el campeón de Europa, puso un cerrojo entorno a su portería, e incluso gozó de ocasiones. Sanabria y Carmona a punto estuvieron de modificar el empate a cero final.

Tras un empate en Anoeta y una derrota en el minuto 93 frente al Valencia, llegaría la primera victoria del Sporting. Sería en Riazor, donde el Sporting se impuso por 2-3 con un doblete de Sanabria y un gol ganador de Álex Menéndez. 

El Sporting llegaría con 12 puntos a la jornada 10, en perfecta media para salvarse

El Sporting continuaría con su condición de equipo correoso y se plantaría con 12 puntos en la jornada 10, fuera del descenso y con una buena media para superar los 40 puntos y seguir un año más en Primera. Pero conforme se aproximaba el parón navideño, el Sporting iba bajando el nivel, hasta la derrota en casa frente al Getafe, donde el Sporting tocaba fondo, pisando el descenso por primera vez.

Resurrección

A mediados de enero no tenía pinta el Sporting de quedarse en Primera. Entonces llegó el partido en El Molinón frente a la Real Sociedad, donde el Sporting, con un maravilloso inicio, recuperó su esencia. En el minuto 7 ya ganaba por 2-0, y el choque finalizaría con un 5-1. Una semana después, el Sporting ganaba en Mestalla y confirmaba su vuelta al mejor nivel.

Cuatro jornadas estuvo el Sporting sin perder hasta que el Barcelona visitó El Molinón y venció por 1-3 en un disputado partido. A partir de ese momento, el Sporting sería un equipo irregular, capaz de perder 2-4 en casa frente a un inofensivo Espanyol, pero enorme en partidos donde ganó a los grandes de España.

Primero ante el Atlético de Madrid, donde en el minuto 90, Carlos Castro marcaba el tanto de la victoria, remontandole el 0-1 inicial para pasar a ganarle 2-1 al equipo de moda en Europa que ha estado en dos de las tres últimas finales de la UEFA Champions League.

Poco después era el Sevilla el que caía víctima de El Molinón. No parecía posible, pero esa vez sería aún con más suspense. Con 1-1 en el marcador, Isma López hacía el 2-1 final en el última segundo, con un gol en fuera de juego. Tras una temporada sin suerte con los arbitrajes, el Sporting se encontraba con la fortuna.

Los fichajes de enero

Tras una dura primera vuelta, el Sporting optó por recurrir al mercado invernal para reforzar las posiciones más débiles. Bernardo se había roto para la temporada entera a finales de diciembre, y por ello Abelardo necesitaba un central para cubrir su baja. Lichnovsky, joven chileno del Oporto, fue el elegido. Dejó grandes sensaciones, pero no contó con muchos minutos, ya que Jorge Meré, un "Guaje" de 19 años le pasó como un cohete. No en vano ha ido en la prelista de España para la Eurocopa 2016 de Francia.

Lichnovsky y Vranjes llegaron en enero, siendo el segundo un gran acierto del Sporting dado su excelente nivel

El que sí se puede considerar como acierto para Nico Rodríguez es el fichaje de Vranjes. El internacional bosnio llegó con la etiqueta de central que podía jugar como lateal derecho. En su primer partido tuvo que entrar como titular tras la lesión de Lora en el calentamiento. Su gran nivel le aupó a la titularidad, compitiendo con el titular Lora hasta la última jornada. El Sporting quiere seguir contando con Vranjes para el próximo año, pero el jugador aún no se ha pronunciado.

Granada y el enfado de Abelardo

Muchas son las lenguas polémicas que han atacado al Sporting. Algunos insinuaban que un equipo al borde de la quiebra compraba partidos -ejemplo del Betis-Getafe de la última jornada de Liga-. Otros eran los que decían que Abelardo, por su pasado en Barcelona, se dejaba perder contra el club culé. Los que vieron los dos partidos del Sporting ante los blaugranas saben que eso no es cierto.

Tampoco hubo falta de polémica respecto a las decisiones arbitrales. Muchos fueron los que tildaron a Abelardo de "llorón" tras sus quejas tras el Granada-Sporting, donde los locales se vieron beneficiados por errores arbitrales. Tiempo después se dijo que Abelardo "recogió ante el Sevilla lo sembrado en Granada".

Aquellos que han seguido la temporada del Sporting al completo conocen la verdad, y recuerdan los errores arbitrales en El Madrigal, en Vallecas, ante el Barcelona -donde al Sporting le hicieron cuatro goles que no debieron de subir al marcador-, en Granada o en el Pizjuán. 

Siete de nueve para la salvación

Llegó el Sporting apurado a la jornada 36. Era uno de los favoritos para el descenso, y en Gijón ya se hablaba de la necesidad de hacer nueve de los nueve puntos restantes, o al menos, asegurarse. En el primer partido se cumplió, el Sporting ganó 2-0 al Eibar. Fue el día donde el Sporting no estuvo a su mejor nivel, pero por una vez en la temporada, tuvo pegada arriba y aprovechó sus ocasiones.

9.000 sportinguistas viajaron con el equipo a Getafe y contribuyeron a un punto que a la postre significó la permanencia

Una semana después, el Sporting y casi 9.000 sportinguistas viajaban a Getafe para otra final. Allí el Coliseum quedó teñido de rojiblanco, un afición entregada que demostró el porqué es una de las mejores del fútbol español. El gol de Sergio desató la locura, pero en el ímpetu de ganar, Nacho Cases falló y vio la roja.

Tocó sufrir desde ese momento. El Getafe se estrelló contra un muro, hasta que encontró la solución: el balón parado. Scepovic hizo el 1-1 final y dejó al Sporting en una pésima situación. Los asturianos debían ganar al Villarreal y esperar que el Real Betis puntuara en el Villamarín ante el Getafe.

Los milagros existen

Otra vez en el Benito Villamarín, algo maravilloso para el Sporting de Gijón sucedió. Un nuevo "pequeño milagro", y es que el Real Betis demostró su profesionalidad y superó por 2-1 a un débil Getafe. Los andaluces son un club hermanado con el Sporting de Gijón, y se entregaron al 100% en un partido donde no se jugaban nada.

Además, el partido le sirvió de venganza al Betis, que había oído como el Coliseum les había cantado en años anteriores "a segunda, a segunda...". Con la victoria del Betis, la permanencia estaba en manos del Sporting, que salió ultra competitivo ante el Villarreal.

Los amarillos no se jugaban nada, y por ello se compuso un once con los menos habituales. De todas maneras, tras el 1-0 del Sporting, Baptistao se encontró con el poste en una demostración de que el Villarreal no regalaría nada. Llegaban buenas noticias del Villamarín, pero se sufría, puesto que un gol del Villarreal mandaba al Sporting a Segunda.

Y Sergio apareció, el jugador sportinguista por excelencia, ídolo de la grada, se encontró con un balón en la frontal del área, tomó la fuerza de las 28.000 gargantas que le animaban, y mandó un balón lejos del alcance de Barbosa. El gol de la fe, el gol de la permanencia, el gol del Real Sporting de Gijón.

Temporada del adiós para dos ídolos del Sporting

El partido frente al Villarreal fue el último para dos jugadores claves en el Sporting, quizás los mejores junto a Sergio. Es el caso de Jony y Luis Hernández. El Sporting no supo convencer económicamente a ninguno de los dos jugadores, y ambos quedan libres, por lo que el Sporting les perderá sin cobrar ni un solo euro.

Jony, capital en el ataque del Sporting, parece tener su destino en Málaga, donde sí le pagaran lo que uno de los extremos con más desborde de España merece. En el caso del central no se conoce aún el equipo donde jugará, aunque suena con mucha fuerza en campeón de la última Premier League, el Leicester de Ranieri, que busca grandes jugadores para afrontar una temporada con Champions League.

Reportajes de interés

Sergio Álvarez, mejor jugador de la temporada 2015/2016 del Sporting de Gijón.

Crónica de la jornada 38, con una salvación histórica del Sporting.

Crónica de otra victoria para la historia, esta ante el Atlético de Madrid

La historia de desencuentros entre Doyen y el Sporting de Gijón.

VAVEL Logo