Entrevista. Pablo Turrillas: "En ilusión, ningún otro equipo va a superar al Lagun Onak"
El equipo azpeitiarra, celebrando su clasificación en el Suárez Puerta

Entrevista. Pablo Turrillas: "En ilusión, ningún otro equipo va a superar al Lagun Onak"

El ascenso del Zamudio y la eliminación del Bermeo y el Balmaseda ha convertido al Lagun Onak en el único representante de Euskadi que permanece en liza en los playoffs de ascenso a 2ªB. De la dramática e interminable tanda de penaltis que realzó la clasificación para la segunda ronda del modesto equipo guipuzcoano, y de la ilusión que embarga el inminente compromiso ante el Águilas, versa esta entrevista exclusiva concedida por Pablo Turrillas, entrenador del equipo azpeitiarra y todo un clásico de los banquillos de la Tercera vasca || FOTOS: Diego Blanco (VAVEL.com).

josemanuelperez
José Manuel Pérez

A sus 52 años, y con una vasta trayectoria como jugador y entrenador por clubes de toda la geografía vasca, Pablo Turrillas Aranzeta afronta con la ilusión de un debutante su cuarto intento por conseguir el ascenso a Segunda División B como técnico. Un sueño que pretende hacer realidad en uno de los proyectos más modestos que ha pilotado desde que abandonara a los 30 años el fútbol por una lesión de rodilla e iniciarra en el juvenil del Amaikak Bat su carrera en los banquillos. Una carrera ininterrumpida que le ha hecho pasar de su Deba natal a Azpeitia, dejando su impronta en clubes como  Cultural de Durango, Aurrerá de Ondárroa, Gernika, Elgoibar, Arenas de Getxo, Anaitasuna o Zarautz. En su segunda temporada en Garmendipe, este Licenciado en Geografía e Historia, que compagina su labor deportiva con su trabajo en una empresa familiar de diseño gráfico, se ha propuesto el reto de que, siete años después, el fútbol devuelva al Lagun Onak la cuenta pendiente de un ascenso que se escapó en el último suspiro de una eliminatoria de campeones ante la Gimnástica de Torrelavega.

PREGUNTA: Teniendo en cuenta la forma en la que el Lagun Onak ha superado el envite, y que la eliminación del Avilés ha sido una de las grandes sorpresas de esta primera ronda, es fácil deducir que esta semana de entrenamientos se ha iniciado de forma diferente a las del resto de la temporada.

RESPUESTA: Sin duda, haber dejado fuera de la cuneta a un equipo del potencial del Avilés nos permite seguir vivos en este sueño. Porque, como vengo repitiendo, para nosotros, que partíamos con el objetivo de la permanencia, ya es un premio estar en playoffs. Si exceptuamos que ésta es mi cuarta experiencia como técnico en fases de ascenso, sólo uno de los jugadores de nuestra plantilla había disputado este tipo de partidos. En cuanto al estado de ánimo en el vestuario, lógicamente estamos muy contentos, aunque también es cierto que llegamos algo tocados, porque ha sido mucha la tensión y mucho el esfuerzo acumulado para llegar hasta aquí. Nosotros somos un equipo totalmente aficionado, con una plantilla de apenas 18 efectivos, y seguramente de todos los que estamos participando en esta fase seamos el que menor presupuesto tenga. Viniendo de un partido reñido, con prórroga incluida y una serie de 24 penaltis, ya te puedes imaginar.

" De todos los que estamos participando en esta fase seguramente seamos el que menor presupuesto tenga "

P: Es obligado aludir al épico desenlace de la eliminatoria, recurriendo a una tanda de 12 lanzamientos por equipo, en la que hasta los porteros se vieron obligados a chutar. ¿Había dedicado especial atención durante los entrenos a los lanzamientos de penalti en previsión de que pudiera pasar esto?

R: Sí, claro que lo habíamos hecho, pero una cosa es lanzar los penaltis en un entrenamiento y otra en el partido. Como anécdota te puedo contar que para buscar algo más de tensión durante los ensayos de la víspera, ‘castigamos’ con seis euros de sanción al jugador que fallaba un penalti. Era la forma de tener un poquito más enganchados a chavales que apenas cobran, aunque al final la tensión del partido es otra. Nos vimos en la situación de que si metían el quinto lanzamiento quedábamos eliminados, o luego de no ser capaces de aprovechar hasta tres errores consecutivos suyos en la muerte súbita. Hay que señalar que tras tirar los once jugadores se dio la circunstancia de que el que posiblemente sea el mejor lanzador del Avilés vino a fallar el penalti a la postre decisivo.

P: Bien es cierto, y es algo que hasta los medios locales coinciden, que igual no se tendría que haber llegado a esta ‘lotería’, porque el Lagun gozó de ocasiones, algunas muy claras, como para no haberse forzado siquiera la prórroga.

R: Efectivamente, el partido comenzó más o menos equilibrado. Nosotros sabíamos que los primeros quince minutos iban a ser claves y ellos salieron un poco más enchufados al partido, aunque a pesar de apretarnos no nos generaron prácticamente ocasiones hasta el minuto 32, en que se adelantaron en el marcador al aprovechar un rechace del portero propiciado por el mal estado del campo. Pero en el segundo tiempo cambió el escenario y yo mismo debo decir que me quedé sorprendido de la personalidad que mostró el equipo. Estrellamos dos balones en el palo, más otra ocasión muy clara. Incluso en la primera parte de la prórroga tuvimos otra oportunidad clarísima también para hacernos merecedores de la clasificación, pero en el fútbol sabemos que esto no cuenta si no eres capaz de meter las ocasiones que tienes.

P. Se comenta que el estado encharcado del césped permitió a su equipo moverse ’como pez en el agua’, y nunca mejor dicho. ¿Temen ahora las diferentes circunstancias climatológicas que se van a encontrar en menos de quince días en el Rubial de Águilas?

R: Indudablemente ni el campo ni las condiciones climatológicas que nos vamos a encontrar en Águilas tienen nada que ver. Pero a estas alturas si queremos seguir adelante ya no valen excusas y tenemos que adaptarnos a todo: al viaje, a la distancia, al campo, al rival…Lo que sí es cierto es que para nosotros es muy importante el partido de ida, y conseguir una renta suficiente al menos para ir allí generando dudas al rival y sintiendo que la eliminatoria esté aún por decidir allí.

" Durante los ensayos, ‘castigamos’ con seis euros de sanción al jugador que fallaba un penalti "

P: La palabra ‘sueño’ es una de las que más ha repetido Pablo Turrillas en sus declaraciones, tanto para referirse a la temporada que está haciendo su club como a lo que personalmente le supondría un hipotético ascenso con el Lagun Onak.

R: En efecto. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un equipo que en el grupo vasco, que es tremendamente competitivo e igualado, ha quedado tercero a pesar de partir con uno de los cinco o seis presupuestos más bajos de la categoría, y por ello a principio de temporada nadie daba un duro por nosotros. Los chavales se lo han ido creyendo a medida que avanzaba la competición, convirtiéndose en el equipo que menos partidos ha perdido del grupo (6) además del menos goleado. Y es que si los ataques ganan partidos, las defensas ganan campeonatos. Estos datos son los que te traen aquí como un premio que, repito, nadie esperaba, ni siquiera yo que soy su entrenador. Estamos muy contentos por ello, pero también avisamos que una vez que estamos aquí vamos a pelear a muerte por llegar al final.

P: No podemos olvidar que hace apenas dos meses Pablo Turrillas superaba la cifra de 500 partidos como entrenador en Tercera División. ¿Es de suponer que no le molestará que le llamen un entrenador de Tercera?

R: En absoluto, yo estoy encantado en Tercera División. Son 507 partidos en esta categoría sin contar los que he dirigido en División de Honor, en Preferente y en el fútbol base. Me encuentro muy cómodo trabajando aquí en Azpeitia, cerca de casa, pero también de haberlo hecho en equipos fantásticos y con solera como por ejemplo el Gernika, donde estuve cinco años y disputé dos playoffs, o en el histórico Arenas de Getxo en el año de su centenario. Así que encantado de que me presenten como ‘entrenador de Tercera’, ya sea con mayúsculas, en negrita o con un lazo si hace falta.

P: En este contexto llama la atención la proliferación y consolidación de muchos técnicos vascos que hace no mucho compartían categoría con usted: Movilla, Luaces, Docando, Jon González, Gordobil o el mismo Zulaika, predecesor suyo en el banquillo azpeitiarra. ¿Algún día le tocará a usted?

R: Es una pregunta que ya me han hecho varias veces. Yo soy de los que viven el día a día, y si en algún momento se aparece la posibilidad ya se verá. Pero no pierdo un segundo de sueño por eso, porque soy consciente de la dificultad de entrenar en categorías superiores.

P: La Segunda B, una categoría que no conoce como técnico pero sí como jugador.

R: En efecto, estuve dos años en 2ªB en las filas de la Cultural de Durango y otro en el Elgoibar. Como entrenador en cambio, tengo esa 'espinita clavada' de que siempre me he quedado en el último partido a las puertas del ascenso: dos veces en Gernika y una en Ondárroa.

P: Para los que desde la distancia desconocen la estructura e idiosincrasia de un club como el Lagun Onak, ¿se podría decir que el éxito radica en formar una gran ‘cuadrilla de amigos’, haciendo honor al nombre ( Lagun Onak es ‘Buenos Amigos’ en castellano) que les representa?

R: Tienes toda la razón del mundo. Creo que es una de las claves principales del éxito del Lagun. He conocido a lo largo de mi carrera muchos vestuarios fantásticos, pero éste, de verdad, desde que comencé la temporada, sabía que sólo por lo que generaba iba a conseguir muchos puntos, y así se lo transmití a los jugadores. Esa solidaridad que muestra la plantilla ha propiciado que hayamos sumado mucho, sobre todo en situaciones adversas. Nadie destaca individualmente por encima del resto, compiten como entrenan, como auténticos ‘diablos’, y ha sido una de las claves para llevarnos hasta aquí.

"El día del Avilés se multiplicó por 10 la asistencia de espectadores a Garmendipe "

P: Como dato, su anterior rival, el Avilés, afrontaba la temporada con el claro objetivo del ascenso y un presupuesto superior a los 200.000 euros. Usted aseguraba en la previa que eran uno, sino el que menos presupuesto tendría de todos los que integraban el bombo de clasificados para los playoffs.

R: Ya he comentado ese aspecto, aquí los jugadores cobran dos cifras a final de mes, así que ya puedes imaginar el presupuesto. Nosotros sabemos que el dinero es importante en la vida, pero no lo es todo. Muchas veces cuando un equipo humilde como nosotros se enfrenta a otro casi profesional como el Avilés parece que te da un plus de motivación: nos ganaban en veteranía, en experiencia y en un montón de aspectos, pero en ilusión me da la sensación que ni ellos ni ningún otro equipo nos iba a superar.

P: En esa tesitura se entiende que lo que más le preocupara a la hora del sorteo era la distancia del desplazamiento. Se puede intuir que no habrá sido de su agrado el emparejamiento con el Águilas en ese sentido.

R: La verdad que no, y es una pena, En los partidos nuestros de liga suele ir poca gente, poco más de un centenar de personas quizá. Pero este domingo en Asturias estaban todos allí, y notamos su calor desde la grada como no te puedes imaginar. Los momentos que viví después del partido, y llevo unos cuantos años en esto, creo que no lo he vivido nunca. La comunión con el público, los cánticos, la alegría que transmitía la gente de un pueblo, lamentablemente muy castigado por el paro, es lo que merece la pena de lo que hemos hecho. Por ello me duele no poder volver a repetirlo debido a la distancia, porque me consta que los que fueron a Avilés repetirían encantados la experiencia de acompañarnos.

P: Alrededor de 1200 espectadores acudieron a Garmendipe en el partido de ida de la anterior eliminatoria. No son los 2500 de Avilés, pero suponen una cifra nada desdeñable en estos tiempos para la Tercera vasca, y que se entiende confían repetir el próximo sábado cuando reciban al Águilas.

R: Sin duda. Yo calculo que un día normal de partido podemos movernos entre los 120 o 150 espectadores, así que el día del Avilés podemos decir que multiplicamos por 10 la asistencia a Garmendipe. Imagina lo que es eso. Espero y deseo que vaya no sólo esa gente sino incluso más, porque estamos un poquito justitos de verdad que necesitamos el aire y la energía que nos dan.

P. El desplazamiento a tierras murcianas debería compensarse por la posibilidad de tener  informes de primera mano de Iban Urbano, el técnico del Balmaseda, eliminado por el Águilas en primera ronda. Máxime si tenemos en cuenta las limitaciones del scouting en estos niveles.

R: Es cierto, porque además tengo muy buena relación no sólo con Iban sino con algunos jugadores del Balma, con los que ya he hablado. Nos viene bien que un equipo conocido nuestro se haya enfrentado ya al Águilas y así al menos tienes algo de información sobre un rival desconocido. Nosotros somos un equipo muy humilde, que no tenemos departamento específico para el tema, así que soy yo el encargado de seguir y analizar a los rivales viéndolos una semana antes. Con esas limitaciones hemos aprendido a competir, y por ello informes como éstos suponen una herramienta muy importante para nuestro trabajo.

P: El Águilas, segundo clasificado del grupo 13 a un solo punto del campeón, se presenta con la vitola de haber eliminado al Balmaseda, pero también de ser un habitual en los playoffs de ascenso, donde ha participado los tres últimos años.

R: Es un equipo veterano, rocoso, con referencias muy claras en ataque como Cantarutti, que marcó dos goles al Balmaseda, o Juan en banda. En su campo aprieta mucho al rival, por lo que insisto en que debemos esforzarnos por sacar la mayor renta posible en el partido de ida.

" Ocho de los once titulares del domingo eran chavales del pueblo"

P: En contraposición a la experiencia del rival, la primera y única presencia del Lagun Onak en playoffs se remonta a la temporada 2008/09. ¿Qué queda a día de hoy de ese equipo que se proclamó campeón de grupo y acarició el ascenso?

R: De ese equipo sólo queda un jugador, nuestro capitán Hodei Tena, el único que ha disputado un playoff de ascenso. El resto forma una plantilla muy joven, pero con una filosofía preciosa, y es que, por darte el dato, ocho de los once titulares del domingo eran chavales del pueblo. Creo que es un dato muy significativo, que en muy pocos equipos de los que están disputando playoffs me atrevo que puedan contar, y más en una localidad como Azpeitia, con poco más de 12000 habitantes.

P: Un dato que habla muy bien de la gente de casa y de la labor de cantera del club azpeitiarra, pero que deja entrever también otro de los hándicaps con los que ha contado el Lagun Onak en el momento de planificar la temporada: la presencia en el grupo IV del CD Vitoria y del Berio, equipos que restringen la llegada de cedidos a Garmendipe desde el Eibar o la Real.

R: Es un aspecto muy importante que ya destacamos en pretemporada a la hora de formar la plantilla. El año anterior teníamos un acuerdo con el Eibar, no como filial sino como club convenido, de forma que nos cedían hasta cinco jugadores suyos, desde el juvenil, para que se foguearan en Tercera con nosotros. Al comprar el Eibar la plaza del CD Vitoria todos esos jugadores se iban a ir para allá, de tal forma que en la primera semana de septiembre apenas contábamos con siete jugadores. Tuvimos que rehacer la plantilla deprisa hasta completar un plantel corto de efectivos pero tremendamente implicado.

P: Es el segundo año de Pablo Turrillas como máximo responsable  del cuerpo técnico en Garmendipe, tras acabar en 15º lugar la pasada campaña. ¿Qué ha sucedido para este sustancial cambio en el rendimiento del equipo?

R: Llegué en verano del 2014, mi primer año en el equipo, y recuerdo que también nos costó hacer plantilla. Vinieron por ejemplo los chavales del Eibar, casi todos de 19 años, y que lógicamente acusaron el adaptarse a la competición. Es verdad que apenas estuvimos una jornada en puestos de descenso, pero sí que tuvimos problemas para despegar hacia arriba. Este año, además de todos los inconvenientes comentados, partíamos con el riesgo añadido de que al haber tantos equipos vascos en 2ª B, el descenso de alguno de ellos propiciaría posibles arrastres en Tercera. Para colmo arrancamos la liga perdiendo los dos primeros partidos, pensando que íbamos a tener problemas, pero a partir de ahí el equipo comenzó a encadenar buenos resultados, coger confianza y subir puestos en la tabla. Ni siquiera hemos acusado la juventud de un plantel en el que el capitán apenas andará sobre los 30 años, y que casi sin creérnoslo nos ha llevado hasta aquí.

P: Ser a día de hoy el cuarto equipo de Gipúzcoa debe de ser muy valorado en su entorno futbolístico. En ese contexto, ¿podría hacer un breve análisis de por qué los clubes de fútbol de Guipúzcoa, a excepción de la máxima categoría, parecen encontrarse un par de peldaños por debajo de los vizcaínos en Segunda B y Tercera?

R: No se puede comparar Guipúzcoa con Vizcaya en ese sentido, y te lo dice alguien  que he entrenado en equipos vizcaínos. Allí tienen más gente, más equipos, poblaciones mmás grandes. Aquí en Guipúzcoa apenas si teníamos al Beasaín que era el referente y el que al final solía meterse en playoffs discutiéndole los puestos de privilegio a los vizcaínos. Aunque el grifo económicamente se ha cerrado y las distancias con respecto a Vizcaya se han reducido algo, se sigue viendo que no hemos sido capaces de igualarlas. Te puedo decir que incluso en algunos equipos de División de Honor en Vizcaya se están cobrando sueldos que aquí en Guipúzcoa en Tercera no se cobran ni por asomo, y en ese sentido es difícil igualar. El mercado en Vizcaya es más amplio, muchos jugadores que cambian de equipo cada año, incluso de Segunda B que recalan en equipos de Tercera. Y si a eso añades el dato de que la Real Sociedad y el Eibar incorporan en su estructura a equipos como el Berio y el Vitoria que nos restringe la posibilidad de ceder jugadores, las dificultades se hacen máximas.

"Muchos técnicos nos empecinamos en acumular informes y vídeos, y se nos olvida pensar más en nosotros"

P: Tiene usted merecida fama de ser un técnico con gran capacidad para motivar a sus jugadores, haciendo gala de un lenguaje muy directo. Si tuviera que elegir un tópico para arengar a su vestuario en estos momentos, ¿se quedaría con el de ‘estamos a cuatro partidos de ascender’, ‘aún no hemos hecho nada’ o ‘ tenemos mucho que ganar y poco que perder’?

R: La última frase que has dicho seguro que no, porque no me gusta nada. Una vez que estamos aquí, jugándonos nada menos que un ascenso, sí que tenemos mucho que perder, Yo les digo a los jugadores que tenemos que ser nosotros. Más que mirar al contrario, porque muchas veces los técnicos nos empecinamos en acumular informes, tirar de vídeos y en general esa labor que ahora llaman de scouting, y se nos olvida pensar más en nosotros, saber que las virtudes que tenemos son las que nos han traído hasta aquí, y reforzar lo bueno que tenemos para tirar hacia adelante.

P: Para terminar esta entrevista, Su sorprendente trayectoria a lo largo de la temporada regular, su gran rendimiento colectivo y competitividad, ha propiciado que algún compañero de profesión haya definido al Lagun Onak como el ‘Leicester de Azpeitia’. ¿Le parece acertada la comparación salvando las distancias y las categorías?

R: Pues recuerdo que en la semana del partido de liga ante el Vitoria, decisivo para nuestra clasificación si gánabamos, les dije a los futbolistas que iba a escribir en facebook un artículo que se iba a titular precisamente ‘el Leicester de la Tercera División’. Estuve a punto, no iban a ser más de cuatro líneas utilizando ese símil, pero al final no me decidí a hacerlo.

VAVEL Logo