Rakitic y Arda, estreno europeo con influencia desigual
foto:elperiodico

El 12 de junio del presente año, en desarrollo la primera jornada en el grupo C de la Eurocopa de Francia 2016, en el cual está encuadrado España, han debutado los dos primeros futbolistas pertenecientes al FC Barcelona. El azar hizo que sus respectivos combinados quedasen distribuidos en el mismo grupo, así como que el partido inicial a disputar por ambas selecciones fuera el cara a cara de dos compañeros. Croacia, una de las selecciones que a priori se perfila entre las más potentes del segundo escalón, y Turquía, cuya mejor generación está siendo sustituida paulatinamente y su juego es errante, abrieron la jornada vespertina de este domingo, a las 15:00 horas, en el Parque de los Príncipes.

La Turquía de Arda Turan

Con la renovación de la otomana pocas son las piezas que el mítico entrenador Fatih Terim ha decidido conservar. La más importante sin lugar a dudas es la del 10, su estrella, el fenomenal media punta del FC Barcelona Arda Turan.

Arda formó de inicio en un centro del campo de cinco hombres, partiendo como volante, escorado a la izquierda.

La temporada del turco, con su tardío debut con el equipo azulgrana dada la sanción UEFA que le impidió jugar desde el inicio, no fue todo lo satisfactoria que se esperaba. Aun así, Terim, sabedor de su talento, decidió dejar al margen su inactividad y otorgarle la capitanía y el mando del ataque de los suyos en este inicio de Eurocopa. Arda formó de inicio en un centro del campo de cinco hombres, partiendo como volante escorado a la izquierda, quizá su mejor posición, guarecido por Ozyakup, Inan y Tufan tras él, y secundado por Calhanoglu en la derecha y Tosun como hombre más adelantado, para las metas de vanguardia.

Arda orientándose (foto:publinews)
Arda orientándose (foto:publinews)

Su labor, a todas luces evidente, era la de hacer llegar el balón en las mejores condiciones al frente de ataque, conectar con el 9, asistir a Tosun. Su talento debía ser clave, su implicación, necesaria. El encuentro lo dominó de principio a fin el conjunto croata, pero los primeros minutos no fueron del todo malos para Arda. El 10 se ofreció en varias ocasiones, cumpliendo así con el principio básico del media punta del fútbol de alto nivel: hacer notar su presencia en la zona media, bajar a pedirla, tomar la responsabilidad del juego.

Su figura se fue diluyendo por momentos hasta que prácticamente desapareció. El estado anímico o la preparación física, dado que la innegable técnica está fuera de todo juicio, junto al mal juego de los suyos, debieron ser los principales factores para su inoperancia. Medida la segunda parte y ya sin noticias de Arda, fue sustituido en el minuto 64.

El eje Badelj-Modric-Rakitic

Badelj de medio centro de posición, manteniendo a su equipo como 5; Modric a su lado, mezcla de organizador e interior, de centrocampista absoluto; y el jugador de FC Barcelona adelantado a ambos, prácticamente como media punta único. Ellos tres se bastaron y sirvieron para dominar toda la anchura central y con ello el partido, permitiendo la victoria final por un gol a cero de Croacia sobre Turquía.

Con más espacios en torno suyo y liberado del estricto juego de posición del FC Barcelona, el croata volvió a jugar de manera más desenvuelta e imaginativa.

Modric estuvo estelar, anotando el gol y siendo la principal figura en el debut. La posición de Rakitic y sus funciones recordaron a las de su pasado sevillista. Con más espacios en torno suyo y liberado del estricto juego de posición del FC Barcelona, el croata volvió a jugar de manera más desenvuelta e imaginativa, no limitándose al toque sencillo y la recuperación de la zona y el balón como principales objetivos. Así durante todo el partido se vieron apoyos, conducciones en la media punta y llegadas en ruptura como un segundo delantero, que alternadas con aperturas a las bandas de Perisic y Brozovic y pases filtrados tanto a estos como a Mario Mandzukic hicieron del partido del azulgrana un inicio soñado.

Rakitic en conducción (foto:peru)
Rakitic en conducción (foto:peru)

Similar función, distinto resultado

Las posiciones de Turan y Rakitic, así como las principales misiones asignadas, diferían poco antes de empezar el partido. Mucho más dependientes los turcos de Arda, dado que su menor calidad de jugadores así lo exigía, pero actuando ambos cerca del ataque, prestos para servirlo y permitir un flujo constante. La llegada de segunda línea y los tiros lejanos, igualmente puntos fuertes de los dos futbolistas, serían otros de los objetivos. Finalmente sólo el croata pudo llevar a cabo la labor, saliendo, sin lugar a dudas, victorioso en este duelo particular entre dos amigos pese a la rivalidad.

Disputan el balón (foto:cooperativa)
Disputan el balón (foto:cooperativa)

El futuro en Barcelona

Los movimientos de mercado están siendo lentos, en general en el panorama futbolístico y en particular en el club catalán. Parece que la inminente llegada de Denis Suárez es la única novedad por el momento. La posición del joven español en principio no afectará a la titularidad de Ràkitic, ya que con Luis Enrique en la dirección, aquél seguirá jugando como interior derecho del 4-3-3, puesto que volverá a serle disputado bien por el brasileño Rafinha o bien por un maduro Sergi Roberto.

El caso de Arda Turan es diferente, su situación aún peor que la del año pasado. La inamovilidad de Neymar hizo y hará imposible que el turco dispute minutos pegado a la banda izquierda, siendo la única opción factible la de interior zurdo, donde se desenvuelve con facilidad. Este año disputó pocos minutos, ya que Iniesta sigue siendo el amo y señor de esa zona. La contratación de Denis acarrea así nuevos problemas para Arda, al tratarse de una tercera pieza para el mismo espacio. Iniesta, dada su edad, necesitará momentos de relevo durante la campaña 2016/17. Los minutos que antes cogía Turan fuera cual fuese su estado físico o mental ahora los tendrá que competir con Denis Suárez, que siendo como ha sido, una insistencia de Lucho, parece que estarán muy caros. El futuro de Arda Turan en el FC Barcelona es incierto. Dudar de su calidad, nunca, bastante demostrada está. Ser escéptico en cuanto a si es un futbolista al que la suplencia e inactividad perjudican por completo sus virtudes, parece que sí. La decisión de su continuidad deberá ser sopesada con tranquilidad por él y su entrenador. Hasta el momento no se han escuchado ofertas, pero el verano es largo y las oficinas del Camp Nou prevén vaivenes.

VAVEL Logo