El recuerdo de una racha mágica: Las Palmas hipnotiza al Valencia
Once de Las Palmas en un partido de la temporada 1976-1977 | Fotografía: www.pesmitidelcalcio.com

Las Palmas y Valencia han disputado un total de 71 partidos en su historia. Los enfrentamientos entre amarillos y chés han tenido instantes para todos los gustos, si bien es un duelo sinónimo de entretenimiento. Desde que jugaran su primer encuentro, el 11 de noviembre de 1951 (donde los canarios se impusieron por cinco goles a tres) ambos conjuntos han promediado una ingente cantidad de goles por partido.

Si una década recuerda el aficionado de la Unión Deportiva es el periodo de los setenta. Como dijera el cantante Luis Quintana en su tema Amarillo es mi color, el cuadro grancanario jugaba “rozando el cielo jugando al toque con el balón”. Una plantilla comandada por Brindisi, Morete y Carnevalli llegó a lo más alto, y prueba de ello fue la concatenación de resultados positivos ante el Valencia.

Una racha de seis victorias consecutivas

La cadena de victorias comenzó en 1976 y llegó a su fin en 1979, cuando el Valencia se impuso por tres goles a uno el día 11 de febrero. Los tres años anteriores se habían convertido en una pesadilla para los chés cuando afrontaban un choque ante Las Palmas. Y todo comenzó en el estadio de Mestalla, a orillas del río Turia. Fue un domingo, día de fútbol por antonomasia. Los transistores rebozaban sorpresa y estupefacción ante la victoria amarilla. El inicio de una racha dorada.

Valencia 0-1 Las Palmas - 8 de febrero de 1976

Mestalla recibía, en la vigésima primera jornada liguera, un duelo de altos vuelos. El partido, que sería televisado en directo, comenzó con viento favorable a los visitantes. En el minuto 5 de juego llegó el primer y único tanto, obra de Miguel Ángel. Un error de coordinación entre la zaga y el cancerbero propició un acto de inteligencia por parte del extremo izquierdo amarillo.

Las Palmas, entonces, tomó la manija del encuentro ante el vago e indefinido juego local. Sin embargo, los valencianistas también tuvieron ocasiones, en este caso de igualar la contienda. Sancayetano erró una jugada tras conducción de Claramunt, al enviar fuera su disparo. En la segunda mitad, el Valencia incomodó y merodeó el área rival, pero no tuvo suerte en la definición. 

Las Palmas 2-1 Valencia - 16 de octubre de 1976

El Estadio Insular acogió la segunda victoria de la inmaculada racha amarilla. El cuadro de Heriberto Herrera llegaba como visitante, y no defraudó en la primera mitad. El Valencia se adelantó en el marcador merced al tanto de Lobo Diarte en el minuto 29. Su disparo fuerte batió a Carnevalli, dejándole sin oposición posible. El encuentro llegó al descanso con las espadas en todo lo alto, pero con un conjunto ché que había dejado mejores sensaciones.

Como por arte de birlibirloque, Las Palmas salió en los segundos cuarenta y cinco minutos a un partido nuevo. La intensidad local varió, Brindisi y Wolff tomaron la batuta y el panorama cambió radicalmente. En el minuto 60, Juani perforó la red de tiro raso. Once minutos más tarde, pasado el ecuador de la segunda mitad, un penalti de Cervero otorgó la posibilidad a Morete de volcar el marcador. 2-1 final que perpetuó la racha triunfal.

Valencia 1-2 Las Palmas - 20 de febrero de 1977

Una vez más Mestalla acogía un encuentro entre ambos equipos. Con la espina clavada desde la temporada 1975-1976, en Valencia se respiraba cierto anhelo de venganza. Las Palmas llegaba con varias bajas, y los locales con la posibilidad de alzarse en lo más alto de la tabla. Cuando dominaban los chés, un contragolpe de libro por parte de la Unión Deportiva terminó en gol de Miguel Ángel. El electrónico se presentaba favorable a los canarios desde el minuto 26.

Cinco minutos antes del descanso, Diarte puso las tablas en el electrónico. El paraguayo consiguió, de este modo, uno de los llamados ‘goles psicológicos’ que estaba llamada a desbaratar el entramado rival. Sin embargo, la segunda mitad le fue esquiva al cuadro valenciano. Otro contraataque desajustó a la defensa y el error de Pereira provocó el testarazo imperial de Félix. Era la consagración de un equipo que, aun sin sus estrellas, había dado una lección de maestría, buen juego y estrategia. 

Las Palmas 1-0 Valencia - 2 de octubre de 1977

Un cálido día de otoño esperaba el comienzo de la jornada 3 en Gran Canaria. El cuarto triunfo consecutivo llegaría en el Estadio Insular, perfectamente engalanado para recibir el triunfo con gozo. El cuadro local llegaba tras haber jugado Copa de la UEFA entre semana frente al Sloboda, con lo que pretendía no caer en las garras de la resaca europea. No obstante, la Unión Deportiva agigantó su figura y logró realizar un encuentro solvente.

El primer y único gol llegó en el minuto 53. Un pase de Jorge a Brindisi dejó solo al centrocampista, que superó a Manzenedo sin problema. El Valencia trató de empatar el choque, pero le faltó incisión y soltura para llevar las riendas del partido. El resultado final perpetuó la racha amarilla, que además mantenía su imbatibilidad en la temporada 1977-1978. 

Valencia 0-1 Las Palmas - 19 de febrero de 1978

La quinta victoria llegó a domicilio ante un estadio de Mestalla que exhibió su mejor cara. Aforo prácticamente completo en un día donde acompañaron las condiciones meteorológicas para ver el espectáculo. El Valencia tomó la manija en la primera mitad, pero se mostró incapaz de penetrar la barrera amarilla.

La solvencia en la zaga que evidenciaban los canarios fue clave para decantar la balanza en la segunda mitad.La escuadra ché seguía intentándolo, pero en un contragolpe fugaz llegó el tanto visitante. Brindisi logró la internar en el área y superar al guardameta. Sin haber sido superior en la mayor parte de fases, la Unión Deportiva fue incesante y cruento como una daga con el balón en los pies. 

Las Palmas 2-0 Valencia - 17 de septiembre de 1978 

El sexto y último triunfo consecutivo de Las Palmas sobre el Valencia tuvo lugar en 1978. Pudo saldarse con goleada en favor del conjunto local, pero una magnífica actuación de Manzanedo evitó una brecha mayor. El héroe del partido fue Morete, con un doblete en su haber. En el primer minuto de juego ya había adelantado a los suyos, poniendo a los visitantes entre la espada y la pared.

Brindisi, erigido en estandarte con la elegancia que le caracterizaba, marcó las directrices en la medular. Mientras, en el minuto 51 era Morete quien ampliaba diferencias. Las Palmas no dio opción a su rival para poner punto y final a la racha de resultados favorables. Durante las fiestas carnavalescas de 1979, los valencianistas se cobraron su particular venganza imponiéndose por 3-1 y quitándose la espina. 

Nueve tantos a favor y dos en contra arrojaron un saldo favorable a los amarillos durante los tres años que perduró la racha. Ahora, 37 años después, el espíritu de los setenta se cernirá sobre Mestalla para presenciar el debut liguero de ambos conjuntos. Setién y Ayestarán, frente a la historia. 

Fuente de datos: www.ciberche.net

VAVEL Logo